Un estudio confirma la eficacia del enfoque de "observar y esperar" para el cáncer de próstata

JUEVES, 30 de mayo de 2024 (HealthDay News) -- Para un gran porcentaje de hombres con cáncer de próstata, el tumor podría crecer tan lentamente que los médicos aconsejan un método de "observar y esperar" en lugar de un tratamiento activo.

Ahora, un estudio de casi 2,200 pacientes seguidos durante hasta una década encuentra que, para la mayoría, esa decisión puede ser sabia.

Un estudio confirma la eficacia del enfoque de "observar y esperar" para el cáncer de próstata

"En este estudio, 10 años después del diagnóstico, un 49 por ciento de los hombres permanecieron libres de progresión o tratamiento, menos de un 2 por ciento desarrollaron enfermedad metastásica y menos de un 1 por ciento murieron de su enfermedad", informó un equipo dirigido por Lisa Newcomb. Es investigadora de prevención del cáncer en el Centro Oncológico Fred Hutchinson de Seattle.

Según Newcomb, "nuestro estudio mostró que el uso de una vigilancia activa que incluye exámenes regulares de PSA y biopsias de próstata es una estrategia de manejo segura y efectiva para el cáncer de próstata de riesgo favorable".

Los hallazgos se publicaron en la edición del 30 de mayo de la revista Journal of the American Medical Association.

Hace unas décadas, muchos, si no la mayoría, de los hombres recién diagnosticados con cáncer de próstata eran enviados rápidamente a tratamiento, por lo general a cirugía (prostatectomía) y/o tratamientos supresores de hormonas.

Ambas intervenciones pueden tener efectos secundarios como impotencia o problemas urinarios, que pueden afectar seriamente la calidad de vida de un hombre.

Sin embargo, en las últimas dos décadas, los nuevos conocimientos sobre la naturaleza variada de los tumores de próstata han cambiado todo eso.

Sobre la base de ciertas pruebas, los médicos ahora pueden detectar tumores agresivos y de rápido movimiento que podrían representar una amenaza inminente, en comparación con los llamados tumores "indolentes", que progresan muy lentamente.

En los casos que involucran a hombres mayores, especialmente, los tumores indolentes pueden no ser una amenaza tan grave para la salud como otras afecciones, como las enfermedades cardíacas.

Todo esto ha llevado a que a muchos pacientes con cáncer de próstata se les ofrezca lo que clínicamente se conoce como un enfoque de "vigilancia activa" para su atención.

En este escenario, no se administra ningún tratamiento. En su lugar, se les pide a los pacientes que se sometan a pruebas rutinarias para verificar si un tumor sospechoso de ser "indolente" ha progresado a algo más peligroso.

Pero, ¿qué tan bien funciona esta estrategia para que los hombres vivan vidas largas y de alta calidad?

En su estudio, el grupo de Newcomb observó los datos más recientes de un estudio lanzado en 2008 para rastrear los resultados del cáncer de próstata.

En el estudio se incluyeron 2,155 hombres "con cáncer de próstata de riesgo favorable y sin tratamiento previo" que estaban siendo atendidos en uno de los 10 centros de América del Norte.

Se realizó un seguimiento de la salud de los hombres durante un máximo de 10 años (el seguimiento medio fue de 7,2 años). Tenían una edad promedio de 63 años en el momento en que se recopilaron los datos, y el 83% eran blancos. Casi todos (90 %) habían sido diagnosticados con un tumor de próstata de grado 1 menos grave cuando ingresaron al estudio.

En un plazo de 10 años tras el diagnóstico, un 43 por ciento de los hombres sí vieron un cambio en el estado de su tumor, según los resultados de la biopsia, y luego fueron remitidos a algún tipo de tratamiento, reportaron los investigadores. En este grupo, el 11 % experimentó una recurrencia del tumor.

Sin embargo, la estrategia original de "observar y esperar" pareció haber dado sus frutos: entre la cohorte original, casi la mitad nunca necesitó recurrir a un tratamiento activo, y solo una pequeña fracción desarrolló cáncer metastásico (2 por ciento) o murió de él (1 por ciento), concluyó el grupo de Seattle.

"Un hallazgo importante fue que los resultados adversos, como la recurrencia o la metástasis, no parecen peores en las personas tratadas tras varios años de vigilancia frente a un año de vigilancia, lo que alivia la preocupación sobre la pérdida de una ventana de curabilidad", señaló Newcomb en un comunicado de prensa de la revista.

"Esperamos que este estudio fomente la aceptación nacional de la vigilancia activa en lugar del tratamiento inmediato para el cáncer de próstata", añadió.

Más información

Hay más información sobre las opciones de tratamiento para el cáncer de próstata en la Sociedad Americana Contra El Cáncer.

FUENTE: Revista de la Asociación Médica Americana, 30 de mayo de 2024

Comparte tu opinión