Un estudio con teléfonos inteligentes no encuentra efectos cardiacos inusuales con los refuerzos de COVID

MIÉRCOLES, 4 de enero de 2023 (HealthDay News) -- Los refuerzos de las vacunas contra la COVID parecen ser del todo seguros para el corazón, muestran unos datos reunidos de casi 5,000 usuarios de teléfonos inteligentes.

Los investigadores monitorizaron la salud cardiaca de miles de usuarios de teléfonos inteligentes israelíes, entre ellos más de 2,000 que recibieron una dosis de refuerzo de la vacuna contra la COVID de Pfizer.

Un estudio con teléfonos inteligentes no encuentra efectos cardiacos inusuales con los refuerzos de COVID

El resultado fue que no hubo ningún efecto duradero en el corazón de una persona tras recibir la vacuna, en comparación con los que no la recibieron.

"Observamos unos cambios claros y significativos tras la administración de la vacuna, por ejemplo un aumento en la frecuencia cardiaca en comparación con el pulso medido antes de la vacunación, y entonces vimos que regresó al punto de referencia del paciente, es decir, los niveles de pulso tras la vacunación volvieron a los niveles anteriores tras seis días", señaló el coinvestigador, Dan Yamin, director del Laboratorio de Investigación sobre las Epidemias de la Universidad de Tel Aviv.

"Por tanto, nuestro estudio confirma la seguridad de la vacuna", añadió Yamin en un comunicado de prensa de la universidad.

Los teléfonos inteligentes se usaron para monitorizar una variedad de parámetros de salud distintos, como la frecuencia cardiaca, la variación en la actividad cardiaca, la calidad del sueño y el número de pasos que daban. Los participantes también completaron cuestionarios diarios sobre su salud, usando una aplicación personalizada.

"El hallazgo más sorprendente fue que los relojes eran más sensibles que las personas a quienes monitorizaban. Muchos participantes reportaron fatiga, dolor de cabeza, etc., tras recibir la vacuna, y después de dos o tres días reportaron que se sentían normales y bien", informaron los investigadores.

"Al contrario, al examinar sus relojes, observamos cambios distintivos en la frecuencia cardiaca, que continuaron varios días más. También hubo pacientes vacunados que no reportaron ningún efecto secundario en lo absoluto, y que sin embargo sin duda sí experimentaron cambios fisiológicos, según los datos de sus teléfonos inteligente", apuntaron. "En otras palabras, averiguamos que los teléfonos inteligentes son más sensibles a los cambios en la sensación general que los pacientes mismos".

Para verificar estos hallazgos, el equipo de la investigación también analizó datos de un cuarto de millón de miembros de una HMO israelí, Maccabi Healthcare Services. Compararon la condición de referencia de las personas 42 días antes de que recibieran la vacunación con su salud 42 días tras recibirla.

En el estudio, que se publicó en una edición reciente de la revista Lancet Respiratory Medicine, los investigadores no encontraron ningún aumento en los incidentes graves de ningún tipo asociados con la vacunación.

"Realizamos un análisis integral de... 25 efectos secundarios inusuales, y no observamos un aumento en su incidencia entre los que recibieron el refuerzo. Encontramos que el uso de la vacuna es seguro", concluyó Yamin.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre las vacunas contra la COVID.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Tel Aviv University, press release, Nov. 18, 2022

Comparte tu opinión