Un estudio compara los baipás y los stents en pacientes con una enfermedad cardiaca grave

VIERNES, 5 de noviembre de 2021 (HealthDay News) -- La cirugía de baipás es en general un poco mejor que la colocación de stents (endoprótesis) para abrir las arterias bloqueadas de las personas con una enfermedad grave de la arteria coronaria, muestra una investigación reciente.

Pero las decisiones deben tomarse según cada caso: la colocación de stents pareció tener más beneficios para algunos pacientes, en particular si no tenían una enfermedad compleja.

Un estudio compara los baipás y los stents en pacientes con una enfermedad cardiaca grave

Los hallazgos pueden ayudar a orientar las decisiones sobre qué tratamiento es el más adecuado para cada paciente, según los autores del estudio, publicado en la edición en línea del 4 de noviembre de la revista New England Journal of Medicine.

"La buena noticia para los pacientes es que a ambos grupos les fue mejor de lo que se había encontrado en estudios anteriores, y se redujeron las diferencias entre las dos estrategias", señaló el Dr. William Fearon, investigador principal, profesor de medicina cardiovascular y director de cardiología intervencionista de Stanford Medicine, en California.

"Creo que tendrá un impacto inmediato en cómo los pacientes y los médicos eligen el tratamiento", añadió Fearon en un comunicado de prensa de la universidad.

Hasta el 40 por ciento de los estadounidenses mayores de 60 años tienen algún tipo de estrechamiento de las arterias coronarias, según la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association). La mayoría de los casos se pueden tratar con estatinas o aspirina, mientras que otros requieren stents o cirugía.

Los stents, en particular, han mejorado con el tiempo, señaló el grupo de Fearon. Hoy en día son más finos que las versiones anteriores y, por lo general, son "liberadores de medicamentos", es decir, se fabrican con un recubrimiento especial que libera de forma lenta un fármaco que ayuda a prevenir un nuevo estrechamiento de la arteria en toda la zona del stent. Los stents más nuevos también tienen unos recubrimientos especiales de polímero que tienden a reducir la inflamación.

El nuevo estudio incluyó a 1,500 pacientes, con una edad promedio de 65 años, que tenían una enfermedad cardiaca grave que provocaba el bloqueo de tres arterias coronarias. Alrededor de la mitad recibieron pequeños stents mecánicos para ayudar a mantener abiertas las arterias, mientras que la otra mitad se sometió a una cirugía de baipás.

Un año después, las tasas de complicaciones importantes, como la muerte, el ataque cardiaco, el accidente cerebrovascular (ACV) y la necesidad de repetir la intervención, fue de un 10.6 por ciento en el grupo de los stents y de un 6.9 por ciento en el grupo del baipás, señaló el equipo de Stanford.

Pero cuando no se incluyó en el análisis la necesidad de una repetición del procedimiento, las tasas bajaron hasta el 7.3 y el 5.2 por ciento, respectivamente, que no es una diferencia estadísticamente significativa, según Fearon.

Los investigadores también encontraron que a los pacientes con enfermedades de las arterias coronarias menos complejas les fue mejor con los stents, debido a que necesitaron menos stents que los que tenían una enfermedad compleja. Una enfermedad compleja incluye la acumulación de placa calcificada en los vasos sanguíneos, provoca el bloqueo completo de un vaso sanguíneo, sucede en los puntos de ramificación o es muy extensa, explicó el equipo.

"Creo que los resultados del estudio orientarán tanto a los médicos como a los pacientes sobre la mejor estrategia según sus circunstancias", dijo Fearon. "Si los pacientes tienen una enfermedad muy compleja que requiere varios stents, el baipás puede ser una mejor opción. Si tienen una enfermedad menos compleja pueden sentirse tranquilos de que recibiendo un stent liberador de fármaco de última generación... los resultados serán tan buenos como lo serían con una cirugía".

Un cardiólogo sin vínculos con el estudio afirmó que la elección entre la colocación de un stent o el baipás se basa en los detalles particulares de cada paciente.

"En general, el estudio sugiere que tanto la colocación de un stent como la cirugía son opciones de tratamiento importantes, y que la decisión de utilizar cualquiera de ellas se debe tomar tras hablar con el cirujano cardiotorácico, el cardiólogo intervencionista y el paciente, teniendo en cuenta las preferencias del paciente", planteó el Dr. Michael Goyfman. Goyfman es director de cardiología clínica de Long Island Jewish Forest Hills, en la ciudad de Nueva York.

"Por ejemplo, una recuperación más rápida después de la colocación de un stent, ¿sería más importante para un paciente que un riesgo más alto de necesitar una repetición del procedimiento?", preguntó Goyfman. "Algunos pacientes a los que se les colocó un stent no necesitaron nunca la repetición de la intervención, por lo que evitaron someterse a una cirugía mayor (al menos durante el seguimiento de un año de este estudio)".

Para otros pacientes, los procedimientos de baipás pueden ser una mejor opción. "Los pacientes con bloqueos de la arteria coronaria principal izquierda fueron excluidos del ensayo debido a que ya tenemos estudios anteriores que muestran que parecen beneficiarse de la cirugía", señaló Goyfman.

"También queda por ver la comparación a largo plazo de los pacientes de cualquiera de las intervenciones con seguimientos planeados de 3 y 5 años", afirmó.

El Dr. Rajiv Jauhar es vicepresidente del Hospital Cardiaco Sandra Atlas Bass de Northwell Health en Manhasset, Nueva York. Tras la lectura de los hallazgos, dijo que también mostraban la importancia de las tecnologías más novedosas para una mejor evaluación del estado de las arterias, "lo que permite una remisión adecuada para la cirugía de baipás".

Con la utilización de este tipo de intervenciones "se mostró en este estudio que se estaba derivando a los pacientes correctos a los procedimientos adecuados", concluyó Jauhar.

Más información

La Academia Estadounidense de Médicos de Familia (American Academy of Family Physicians) ofrece más información sobre la enfermedad de las arterias coronarias.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Michael Goyfman, MD, director of clinical cardiology, Long Island Jewish Forest Hills, New York City; Rajiv Jauhar, MD, vice chairman, Northwell Health's Sandra Atlas Bass Heart Hospital, Manhasset, N.Y.; Stanford Medicine, news release, Nov. 4, 2021

Comparte tu opinión