Un diagnóstico de cáncer podría cuadruplicar el riesgo de suicidio

Un diagnóstico de cáncer podría cuadruplicar el riesgo de suicidio

MIÉRCOLES, 16 de enero de 2019 (HealthDay News) -- El riesgo de suicidio es más de cuatro veces más alto entre los estadounidenses con cáncer que entre los que no tienen la enfermedad, encuentra un estudio reciente.

"Aunque el cáncer es una de las principales causas de mortalidad en Estados Unidos, la mayoría de los pacientes no mueren por el cáncer, sino que usualmente fallecen por otra causa", señaló el investigador Nicholas Zaorsky, oncólogo de la radiación en el Instituto Oncológico de la Penn State.

"Hay varios riesgos de muerte en competencia, y uno de ellos es el suicidio. Un diagnóstico de cáncer, el tratamiento, el estrés financiero y otras causas pueden generar distrés y depresión. En última instancia, el distrés y la depresión pueden conducir al suicidio. Nuestra meta era cuantificar el riesgo de suicidio entre los pacientes con cáncer", indicó Zaorsky en un comunicado de prensa de la Penn State.

El riesgo de suicidio entre los pacientes con cáncer fue más alto entre los hombres blancos; en las personas diagnosticadas a una edad más temprana; y entre los que tenían cáncer de pulmón, de cabeza y cuello, de testículo y linfomas. Pero el estudio no probó que un diagnóstico de cáncer en realidad cause que el riesgo de suicidio aumente.

Los hallazgos provienen de un análisis de datos de 8.6 millones de pacientes de cáncer de EE. UU. diagnosticados con un cáncer invasivo, es decir, un cáncer que se ha propagado de su ubicación original al tejido circundante, entre 1973 y 2014.

Los investigadores encontraron que un 0.15 por ciento de los pacientes murieron por el suicidio, una tasa que es más de cuatro veces más alta que en la población general.

Aunque el riesgo de suicidio entre la mayoría de pacientes de cáncer se redujo en un plazo de cinco años tras el diagnóstico, el riesgo siguió siendo alto entre los que tenían un linfoma de Hodgkin y cáncer de testículo, mostraron los hallazgos.

El estudio, que aparece en la edición del 14 de enero de la revista Nature Communications, muestra la necesidad de un método integral para la atención del cáncer, según los investigadores.

Aunque ha habido avances significativos en el tratamiento del cáncer, se ha prestado menos atención a los impactos mentales y emocionales de la enfermedad, anotó Zaorsky.

"Algo interesante que encontramos es que parece que la edad del diagnóstico del paciente y el tipo de cáncer que tiene la persona parecen ser importantes", dijo.

"Los tratamientos de algunos tipos de cáncer (como la leucemia y el cáncer de testículo entre los adolescentes y adultos jóvenes, por ejemplo), pueden reducir la fertilidad de un paciente, y eso parece ser uno de los riesgos de suicidio a largo plazo", explicó Zaorsky.

"Por el contrario, los pacientes mayores que son diagnosticados con un cáncer de pulmón, próstata y de cabeza y cuello tienen un riesgo más alto de suicidio durante el resto de sus vidas", continuó.

Estos hallazgos "podrían ser útiles para desarrollar directrices y estrategias sobre cómo y cuándo evaluar la depresión y el distrés en los pacientes con cáncer", planteó Zaorsky. "Por ejemplo, dirigir las estrategias de prevención del suicidio a los pacientes mayores con ciertos tipos de cáncer (por ejemplo de próstata, pulmón, leucemia y linfoma) podría resultar beneficioso".

Más información

La Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society) ofrece más información sobre el cáncer y la salud emocional.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión