Un clima más caliente podría provocar que haya más crisis de salud mental

JUEVES, 24 de febrero de 2022 (HealthDay News) -- El calor extremo por el cambio climático dificulta que las personas con enfermedad mental y adicción a las drogas salgan adelante, y empeora la presión en las salas de emergencias de EE. UU., que ya están abarrotadas debido a la pandemia.

Durante estos graves picos de temperaturas en el verano, los estadounidenses con depresión, ansiedad, trastornos del estado de ánimo y adicción a las drogas acuden cada vez más a las emergencias de los hospitales en búsqueda de ayuda, encuentra un nuevo estudio.

Un clima más caliente podría provocar que haya más crisis de salud mental

"Las temperaturas crecientes y las tasas de visitas a los departamentos de emergencias por la salud mental [alcanzan] una escala sin precedentes en EE. UU.", señaló la investigadora principal, Amruta Nori-Sarma, profesora asistente de salud ambiental de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Boston.

El calor en sí no provoca estas afecciones, anotó, pero hace que para las personas con estas afecciones salir adelante resulte más difícil.

"A medida que las temperaturas de verano aumentan, las personas que sufren afecciones subyacentes de salud mental preexistentes tienen un riesgo particular de necesitar servicios adicionales relacionados con la salud mental", apuntó Nori-Sarma.

Como el estudio solo observó los datos de las personas con planes de seguro de salud privado o Medicare Advantage, sospecha que el problema es incluso más común de lo que los datos muestran.

Y añadió que es probable que el problema aumente a medida que las temperaturas sigan subiendo, y la frecuencia y la intensidad de los eventos de calor extremo empeoren.

"A medida que las olas de calor se hagan más comunes en los veranos futuros, podemos prever que la necesidad de servicios de salud relacionados con la salud mental también aumente", advirtió Nori-Sarma.

En el estudio, su equipo observó los datos de las visitas a emergencias relacionadas con la salud mental de una base de datos de reclamaciones médicas, que incluye a más de 200 millones de personas de todo Estados Unidos.

El análisis cubrió a 3.5 millones de visitas a emergencias realizadas por más de 2.2 millones de adultos en primavera y verano, de 2010 a 2019.

Reveló que, en los días más calurosos, más personas con problemas conductuales y de uso de sustancias, además de trastornos del estado de ánimo, ansiedad y trastornos físicos relacionados con el estrés, fueron propensas a buscar ayuda en emergencias. El calor extremo también se vinculó con visitas a emergencias por la esquizofrenia.

El efecto fue similar para los hombres y las mujeres de todas las edades, y a todo lo largo de Estados Unidos, lamentó Nori-Sarma.

Pero los residentes de algunas regiones sufren más que otros, añadió. Las personas del Noroeste, el Medio Oeste y el Noroeste, donde las temperaturas son en general más bajas y las viviendas con aire acondicionado son menos comunes, quizá estén menos preparadas para afrontar el calor extremo que los residentes del Sureste o el Suroeste, donde las temperaturas veraniegas asfixiantes son la norma desde hace mucho tiempo.

"El calor no solo es un problema en algunas de las afecciones de salud física en las que podemos pensar, por ejemplo la insolación y el estrés por calor, sino que en realidad hemos podido mostrar que la salud y el bienestar mentales también son una consideración importante en épocas de calor extremo", enfatizó Nori-Sama.

Durante el verano, es importante que las personas se cuiden y que estén atentas a sus vecinos y familiares que tal vez sean vulnerables a un aumento en el estrés y la ansiedad, planteó.

"Además, el sistema de atención de la salud se debe preparar para proveer servicios a estas personas, para asegurarse de que estamos cuidando a las personas que más ayuda necesitan en los periodos de calor extremo", señaló Nori-Sarma.

El estudio se publicó en la edición en línea del 23 de febrero de la revista JAMA Psychiatry.

Nick Obradovich, investigador sénior del Instituto de Desarrollo Humano Max Planck, en Berlín, es coautor de un editorial que se publicó con los hallazgos.

Dijo que no está claro exactamente por qué el calor extremo empeora a los problemas de la salud mental.

A medida que el cambio climático continúa, añadió Obradovich, "de verdad es importante averiguar cómo ayudar a la sociedad y a los individuos a hacerse más resilientes y a adaptarse a estas causas de estrés ambientales".

Anotó que las personas deben aprender a afrontar no solo el calor extremo, sino también el frío extremo.

Cuando las temperaturas se disparan, las personas deben intentar protegerse del calor, aunque signifique usar el aire acondicionado o acudir a centros comunitarios para refrescarse, recomendó Obradovich. Practicar unos buenos hábitos de sueño también ayuda a mantener la salud mental durante una ola de calor, agregó.

"Honestamente, todavía no tenemos todas las respuestas", dijo Obradovich. "Debemos realizar más investigación para desarrollar las herramientas y las técnicas que puedan ayudar a las personas a afrontar, adaptarse y responder mejor a estos eventos climáticos".

Más información

Aprenda más sobre el cambio climático y la salud mental en la Asociación Americana de Psiquiatría (American Psychiatric Association).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Amruta Nori-Sarma, PhD, MPH, assistant professor, environmental health, Boston University School of Public Health; Nick Obradovich, PhD, senior research scientist, Center for Humans and Machines, Max Planck Institute for Human Development, Berlin, Germany; JAMA Psychiatry, Feb. 23, 2022, online

Comparte tu opinión