¿Tiene mala salud en la veintena? Su mente podría pagar un precio décadas después

JUEVES, 18 de mayo de 2021 (HealthDay News) -- Si usted tiene 20 y tantos años y desea mantenerse agudo, preste atención: un nuevo estudio sugiere que unos malos hábitos de salud ahora podrían aumentar su riesgo de deterioro mental más adelante en la vida.

Sus autores señalan que la adultez temprana quizá sea el momento más crítico para adoptar un estilo de vida saludable, con el objetivo de mantener al cerebro agudo a una edad más avanzada.

¿Tiene mala salud en la veintena? Su mente podría pagar un precio décadas después

Esa es la conclusión de un análisis de datos de unos 15,000 adultos que participaron en cuatro proyectos de investigación a largo plazo. Los participantes tenían de 18 a 30 años y de 45 a 95 años cuando la investigación comenzó.

El estudio vinculó una mala dieta, fumar, y la inactividad en la adultez temprana con un mayor deterioro mental más adelante en la vida.

Los factores de riesgo relacionados incluyeron un azúcar alto en sangre, la hipertensión y un índice de masa corporal (IMC) alto. El IMC es un estimado de la grasa corporal basado en la estatura y el peso.

Tener estos factores de riesgo en la adultez temprana se vinculó con una tasa promedio de deterioro mental dos veces más alta más adelante, según los hallazgos, que se publicaron en la edición en línea del 17 de marzo de la revista Neurology.

La obesidad por sí sola durante la adultez temprana se asoció con una tasa promedio del doble de deterioro mental, y se encontró un impacto similar del azúcar alto en sangre y de la presión arterial sistólica alta. (La presión arterial sistólica es una medida de la fuerza que se ejerce en los vasos sanguíneos cuando el corazón impulsa a la sangre por todo el cuerpo, y es el número superior en una lectura de la presión arterial).

Los investigadores no encontraron ningún vínculo entre el colesterol alto en la adultez temprana y un mayor deterioro mental más adelante.

Aunque investigaciones anteriores han mostrado un vínculo entre estos factores de riesgo cardiacos en la mediana edad y un peor deterioro mental, se sabía poco sobre su impacto en la adultez temprana, según la primera autora, la Dra. Kristine Yaffe, profesora de psiquiatría, neurología y epidemiología de la Universidad de California, en San Francisco.

"Los factores de riesgo cardiovasculares están entre los factores de riesgo modificables más promisorios para la prevención del envejecimiento cognitivo y la demencia", aseguró Yaffe en un comunicado de prensa de la universidad.

"Nuestros hallazgos sugieren que se debe ampliar la atención para tomar en cuenta a la salud cardiovascular en la adultez temprana, dado que unas tendencias crecientes a la diabetes y la obesidad en este grupo de edad, junto con un nivel más alto de factores de riesgo sin diagnosticar, podrían tener unas implicaciones de salud pública significativas en cuanto a la salud cognitiva", añadió.

Yaffe anotó que el estudio muestra un vínculo, pero que no prueba causalidad.

Pero, añadió, las tendencias en la obesidad, la diabetes y la conducta sedentaria son preocupantes.

"Debemos considerar que a pesar de las mejoras en el tratamiento, los factores de riesgo cardiovasculares se quedan sin diagnóstico y sin tratamiento, sobre todo en los adultos más jóvenes", advirtió Yaffe.

En 2017-2018, un 40 por ciento de los estadounidenses de entre 20 y 39 años eran obesos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Esto es en comparación con una tasa general de obesidad adulta de un 10 por ciento en la década de los 1950.

Más información

La Asociación del Alzheimer (Alzheimer's Association) ofrece más información sobre la salud del cerebro.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: University of California, San Francisco, news release, March 17, 2021

Comparte tu opinión