Sus amigos desean que usted los busque más de lo que cree

MARTES, 12 de julio de 2022 (HealthDay News) -- Si alguna vez ha titubeado antes de enviar un mensaje de texto o correo electrónico a unos amigos que hace tiempo que no ve, un nuevo estudio tiene un mensaje tranquilizador: es probable que lo agradezcan más de lo que usted piensa.

En una serie de experimentos en que participaron casi 6,000 adultos, los investigadores encontraron que, en general, las personas subestimaban el valor de "ponerse en contacto" con alguien en su círculo social con quien no habían tenido contacto por cierto tiempo.

Sus amigos desean que usted los busque más de lo que cree

Resultó que los receptores agradecían el pequeño gesto, con frecuencia tan solo una nota para saludar, más de lo que el remitente había anticipado.

Los expertos señalan que los hallazgos quizá no sean sorprendentes: después de todo, saber que alguien piensa en uno y que le importa lo suficiente como para ponerse en contacto es un buen sentimiento.

Pero la investigadora Peggy Liu dijo que es interesante que la persona que se está poniendo en contacto con frecuencia subestima el impacto que puede tener al hacerlo.

"Sabemos que las conexiones sociales mejoran nuestro bienestar, entonces, ¿por qué no lo hacemos con una mayor frecuencia?", se preguntó Liu, profesora asociada de la Facultad de Postgrados de Negocios Katz de la Universidad de Pittsburgh.

Podría haber muchas explicaciones, anotó, entre ellas unos horarios frenéticos. "Pero un motivo quizá sea que subestimamos lo mucho que lo van a agradecer", apuntó Liu.

Y ese mensaje de texto o correo electrónico quizá provoque el mayor agradecimiento, encontró el estudio, cuando es una verdadera sorpresa, es decir, cuando viene de alguien que es un amigo más casual, por ejemplo.

Para Liu, la moraleja de la historia está clara: si de repente piensa en un amigo o conocido, ¿por qué no se lo deja saber?

"No es muy costoso enviar un mensaje de texto para decir 'Justo pensaba en ti. ¿Cómo estás?'", apuntó.

Los hallazgos, que se publicaron en la edición en línea del 11 de julio de la revista Journal of Personality and Social Psychology, provienen de 13 experimentos en que participaron adultos de EE. UU. de distintas edades.

En la mayoría, los investigadores pidieron a los participantes que pensaran en alguien con quien tenían una amistad, pero con quien no habían estado en contacto (presencial ni virtual), y que se comunicaran con él o ella. Esto significaba enviar un mensaje corto, o tanto un mensaje como un pequeño regalo, por ejemplo una bolsa de galletas o de café.

Los remitentes calificaron el grado en que prevenían que se agradecería el gesto, y los investigadores se pudieron en contacto con los receptores para ver qué tan agradecidos se sintieron en realidad.

El equipo de Li encontró un patrón constante: los remitentes en general subestimaban el impacto que su gesto tendría. Y esto fue particularmente cierto, comentó Liu, cuando fue una sorpresa más grande, es decir, cuando el receptor no tenía motivo para esperarlo, o cuando provino de alguien que no era un amigo cercano.

Los hallazgos concuerdan con investigaciones sobre otros tipos de interacciones sociales, según James Maddux, experto sénior del Centro para el Avance del Bienestar de la Universidad George Mason, en Fairfax, Virginia.

Afirmó que se ha mostrado que las personas con frecuencia calculan mal cómo serán recibidas si intentan intercambiar algún comentario amable con un completo desconocido.

Al contrario de lo que la gente prevé, la "inmensa mayoría" de esos desconocidos responden de forma positiva, aseguró Maddux.

Hay cierto "riesgo", anotó, al ponerse en contacto con alguien con quien no se ha visto o hablado durante cierto tiempo. Quizá no contesten, lo que puede dejarlo sintiéndose rechazado.

Pero lo más probable es que enviar ese mensaje de texto valga la pena, según Maddux.

"Pienso que la conclusión de estos hallazgos es la siguiente: arriésguese", enfatizó. "Es probable que lo reciban bien".

El estudio aborda una situación hipotética específica: personas con unas relaciones positivas que simplemente han perdido el contacto, no relaciones que terminaron tras un conflicto. En este último caso, sugirió Liu, quizá un mensaje de texto no tenga una recepción tan buena.

Siempre ha sucedido que las personas pierden contacto con los amigos casuales, simplemente debido a los cambios vitales y las obligaciones. Pero Liu aseguró que la pandemia ha alterado las rutinas de muchas personas, de forma que quizá todavía no estén en contacto con amigos y conocidos que antes veían con regularidad.

"Pienso que estos hallazgos quizá tengan incluso más relevancia ahora", dijo.

¿Qué tan importantes son los pequeños momentos de conexión positiva?

Maddux afirmó que pueden funcionar como una "nutrición emocional", y otras investigaciones sugieren que contribuyen al bienestar.

"También tendemos a subestimar el impacto que tienen en nosotros", añadió. "Pero estas breves conexiones, incluso con desconocidos, pueden hacernos más felices".

Más información

Mental Health America ofrece más información sobre las conexiones sociales y la salud.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Peggy Liu, PhD, associate professor, business administration, and chair, marketing, University of Pittsburgh Katz Graduate School of Business, Pittsburgh, Pa.; James Maddux, PhD, senior scholar, Center for the Advancement of Well-Being, George Mason University, Fairfax, Va.; Journal of Personality and Social Psychology, July 11, 2022, online


¿Le ha sido útil esta página?

Was this page helpful?


¿Le ha sido útil esta página?

Was this page helpful?

Comparte tu opinión