Se disparan las muertes por fentanilo en EE. UU., sobre todo en el Oeste

MARTES, 14 de diciembre de 2021 (HealthDay News) -- Las formas sintéticas del fentanilo, un opioide potencialmente letal, están inundando los mercados de drogas ilícitas, lo que tiene como consecuencia un creciente número de sobredosis letales, encuentra un nuevo informe de EE. UU.

Los datos más recientes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. encuentran que entre mayo de 2020 y abril de 2021, casi dos tercios (un 64 por ciento) de las más de 100,000 muertes por sobredosis de drogas en el país se vincularon con el fentanilo de fabricación ilegal o sus parientes químicos.

Se disparan las muertes por fentanilo en EE. UU., sobre todo en el Oeste

Pero la tendencia comenzó meses antes. Unos nuevos datos publicados por los CDC encontraron unas crecientes tasas de sobredosis letales vinculadas con el fentanilo en todo el país entre 2019 y 2020.

Estas muertes "aumentaron de forma marcada en las jurisdicciones de los estados del Medio Oeste (un 33.1 por ciento), el Sur (un 64.7 por ciento) y el Oeste (un 93.9 por ciento", según un informe de los CDC que resume los datos de julio de 2019 a diciembre de 2020.

El fentanilo tiene una potencia extrema y mata muy rápido. De hecho, más de un 56 por ciento de las personas que fallecieron de una sobredosis letal de la droga "no tenían pulso cuando llegaron los socorristas" al lugar de los hechos, según un equipo de investigadores dirigido por Julie O'Donnell, de la División de Prevención de las Sobredosis del Centro Nacional de Prevención y Control de las Lesiones de los CDC.

Esta estadística sorprendió a un experto.

"Dado que se reportó que más de la mitad de los fallecidos no tenían pulso cuando los socorristas llegaron, es importante mejorar el tiempo de respuesta en las emergencias reportadas con estos agentes", planteó el Dr. Scott Krakower, un psiquiatra infantil y adolescente del Hospital de Zucker Hillside en Glen Oaks, Nueva York, que se especializa en el tratamiento del abuso de sustancias en los adolescentes.

Al observar los datos demográficos de las personas que están muriendo, el estudio encontró que los hombres conformaban la mayor parte de estas tragedias, con un 73 por ciento. Muchas sobredosis acaban con las vidas de personas jóvenes: alrededor de 1 de cada 5 muertes relacionadas con el fentanilo en el Oeste implica ahora a hombres menores de 25 años, según los datos.

Lo más frecuente fue que las sobredosis letales implicaran el uso de drogas inyectadas, aunque en los estados del Oeste "se reportaron evidencias de que se inhalaron, fumaron o ingirieron en un 57.1 por ciento de las muertes", anotó el equipo de O'Donnell.

Estas muertes están yendo más allá del abuso de los opioides: según las estadísticas de los CDC, 4 de cada 10 muertes vinculadas con el fentanilo implican ahora a un estimulante, como la cocaína o la metanfetamina.

"Un gran número de casos coexisten con el uso de estimulantes u otras sustancias, y sería recomendable una mejor educación para el público sobre los peligros de mezclar estos agentes", planteó Krakower. "Un mejor acceso a los programas de uso de sustancia y a los diagnósticos dobles permitiría que la población recibiera tratamiento. La educación para los proveedores, los familiares y el público general sobre los kits de rescate de naloxona [dónde localizarlos y acceder a ellos] también sería útil".

La plaga de muertes por el fentanilo solo parece haberse "acelerado durante la pandemia de COVID-19", enfatizaron los autores del estudio. Dijeron que solo ha habido alguna señal de "estancamiento" en el Noroeste.

Según el equipo de O'Donnell, el fentanilo sintético "se introdujo sobre todo como adulterante o reemplazo de la heroína blanca en polvo", pero entonces se adueñó de los mercados ilícitos antes dominados por la heroína.

Más recientemente, el fentanilo "se ha usado para crear pastillas falsas que se parecen a la oxicodona, al alprazolam [Xanax] u otras pastillas recetadas, y se ha expandido a nuevos mercados, incluso en el Oeste de Estados Unidos", lamentó el grupo de O'Donnell.

Se necesitan con urgencia iniciativas de prevención de las sobredosis, aseguraron los investigadores.

El 1 de diciembre, los primeros "centros de prevención de sobredosis" de EE. UU. abrieron sus puertas en la ciudad de Nueva York, en los vecindarios de East Harlem y Washington Heights de Manhattan. Los funcionarios de la ciudad dijeron que en estos centros, las personas podrán llevar sus drogas y usarlas bajo la supervisión de un personal entrenado, que proveerá agujas limpias, prevendrá sobredosis y ofrecerá conexiones a servicios para la adicción a los interesados.

Es un modelo que ha funcionado en otros países para frenar las tragedias por sobredosis.

"La epidemia nacional de sobredosis es un incendio de cinco alarmas en la salud pública, y debemos afrontar esta crisis junto con nuestra lucha contra la COVID", planteó en una declaración el comisionado de salud de la ciudad de Nueva York, el Dr. David Chokshi. "Proveer a las personas un espacio seguro y de respaldo salvará vidas, y protegerá a las personas de la calle, lo que mejorará la vida de todos los implicados. Los centros de prevención de sobredosis son una parte clave de una reducción del daño más amplia".

El nuevo informe se publicó en la edición del 14 de diciembre de la revista de los CDC, Morbidity and Mortality Weekly Report.

Más información

Aprenda más sobre la prevención de las sobredosis de opioides en el Departamento de Asuntos de Veteranos de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Scott Krakower, DO, child and adolescent psychiatrist, Zucker Hillside Hospital, Glen Oaks, N.Y.; Office of the Mayor/NYC, news release, Nov. 30, 2021; Morbidity and Mortality Weekly Report, Dec. 14, 2021

Comparte tu opinión