Se acaban los trabajos de manufactura, y las muertes por sobredosis de opioides podrían aumentar

Se acaban los trabajos de manufactura, y las muertes por sobredosis de opioides podrían aumentar

LUNES, 30 de diciembre 2019 (HealthDay News) -- Se trata de una conexión que quizá las autoridades de la salud pasen por alto, pero un alarmante estudio nuevo muestra que, cuando las fábricas cierran, las muertes por sobredosis de opioides se disparan.

"Las personas sienten una mayor desesperación, sobre todo las personas de la clase trabajadora que han visto cómo sus oportunidades económicas desaparecen en las últimas décadas", señaló el investigador principal, el Dr. Atheendar Venkataramani.

Los hallazgos abordan a las oportunidades económicas menguantes como un motivo clave que impulsa la adicción a, y las muertes por, los opioides en Estados Unidos. El cierre de las plantas de ensamblaje de coches son un vívido ejemplo.

El equipo de Venkataramani observó las muertes relacionadas con los opioides en 112 condados cerca de plantas automotrices importantes, sobre todo en el Sur y en el Medio Oeste. De esos condados, en 29 había cerrado una planta entre 1999 y 2016.

En un plazo de cinco años del cierre, la mortalidad por sobredosis de opioides en esos condados fue un 85 por ciento más alta en comparación con los condados donde las plantas siguieron abiertas, encontró el estudio, aunque los resultados no prueban causalidad.

Las llamadas muertes por desesperación afectaron mucho a los hombres blancos no hispanos. Los que tenían entre 18 y 34 años experimentaron el aumento más grande en las muertes por opioides, seguidos por los de 35 a 65.

"Intentamos comprender qué sucede cuando hay un shock negativo inmenso respecto a las oportunidades económicas existentes de las personas, y quizá incluso su percepción sobre sus oportunidades económicas futuras", apuntó Venkataramani. "Específicamente, lo que sucede con las muertes por sobredosis de opioides cuando hay un evento catastrófico".

Venkataramani es profesor asistente de ética médica y políticas de la salud en la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania, en Filadelfia.

Venkataramani apuntó que esas muertes por sobredosis suceden no solo entre los trabajadores automotrices, sino entre otros cuyo sustento depende de una planta que ha cerrado. Un despido masivo afecta a otras empresas en esas comunidades.

"Afecta a la estructura de las comunidades", advirtió. "En muchas de esas comunidades, sobre todo en Michigan y Ohio, las plantas automotrices eran una fuente real de identidad para las personas que trabajaban en ellas, además de las personas que no trabajaban en ellas pero que vivían en esos lugares".

Linda Richter, directora de investigación y análisis de políticas del Centro de la Adicción, en la ciudad de Nueva York, dijo que el estudio subraya un error clave en la lucha contra la adicción a los opioides.

"Estos hallazgos resaltan la forma en que nuestro país no ha logrado responder de manera efectiva a la crisis de opioides, incluso cuando se acumulaban las evidencias de que se estaba enraizando en las comunidades que pasaban por dificultades, como las que exploró este artículo", lamentó.

Las personas que sufren de depresión, ansiedad y un estrés vital importante son más vulnerables a la adicción, sobre todo cuando sus comunidades están inundadas de drogas adictivas fácilmente accesibles, explicó Ricther.

"Las personas que experimentan un estrés económico, una pérdida de la identidad profesional, y una sensación de desesperanza respecto al futuro son particularmente vulnerables a la automedicación con opioides y otras sustancias adictivas, al mismo tiempo que no reciben la atención médica que necesitan para tratar de forma efectiva y adecuada su dolor físico y mental", apuntó.

Richter dijo que los esfuerzos por controlar la crisis de opioides se han enfocado en gran medida en intentar reducir el suministro y fortalecer las fuentes de tratamiento, pero que eso no es suficiente. De ahora en adelante, comentó, el mejor método es una intervención temprana de las personas en riesgo y un tratamiento efectivo de las que ya son adictas.

"Una mayor concienciación, una vigilancia compasiva y la promoción de la salud, en lugar de las medidas punitivas entre las familias, los educadores, los profesionales de la salud y las autoridades policiales son esenciales para controlar esta trágica crisis de drogas y prevenir que surjan crisis similares en el futuro", añadió Richter.

El informe se publicó en la edición en línea del 30 de diciembre de la revista JAMA Internal Medicine.

Más información

Para más información sobre la crisis de opioides, visite el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión