¿Podría la vacuna contra la gripe reducir el riesgo de Alzheimer?

¿Podría la vacuna contra la gripe reducir el riesgo de Alzheimer?

Vacunarse para protegerse de la neumonía y la gripe podría ofrecer un beneficio inesperado: un riesgo más bajo de enfermedad de Alzheimer, sugieren unas investigaciones recientes.

Dos estudios nuevos, que se presentaron el lunes en la reunión virtual de este verano de la Asociación del Alzheimer (Alzheimer's Association), encontraron una incidencia más baja de Alzheimer en las personas que se vacunaron contra la gripe y la neumonía. Un tercer estudio subrayó la importancia de la prevención, y reportó que las personas con demencia son más propensas que las demás a fallecer si contraen una infección grave.

"Para las personas preocupadas por la enfermedad de Alzheimer, estas vacunas podrían ofrecer un efecto protector adicional", señaló Albert Amran, que presentó sus hallazgos sobre la vacuna contra la gripe y el Alzheimer. Amran es estudiante de medicina de la Facultad de Medicina McGovern del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas, en Houston.

Él y su equipo observaron una base de datos nacional de más de 9,000 personas de a partir de 60 años. Encontraron que las personas que habían recibido al menos una vacuna contra la gripe presentaban una reducción del 17 por ciento en el riesgo de enfermedad de Alzheimer. Y las que se vacunaban contra la gripe cada año de forma constante tenían un riesgo incluso más bajo, aseguró Amran.

En las personas de 75 a 84 años, esto se traducía en un riesgo de Alzheimer casi un 6 por ciento más bajo a lo largo de 16 años, anotaron los investigadores.

Amran apuntó que el estudio solo puede mostrar un vínculo entre las vacunas y una reducción en el riesgo de enfermedad de Alzheimer.

"Sin un ensayo clínico, no podemos decir con certeza que haya un efecto causal", observó.

Svetlana Ukraintseva, profesora asociada de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte, dirigió el segundo estudio, que examinó el riesgo de Alzheimer en más de 5,100 personas mayores. Encontró que las personas que desarrollaron una neumonía y que se vacunaron contra la gripe entre los 65 y los 75 años tenían unas probabilidades de Alzheimer un 30 por ciento más bajas.

Las personas con unos genes que aumentan el riesgo de Alzheimer no presentaron una reducción tan grande relacionada con la vacuna. El estudio no encontró una reducción en el riesgo de Alzheimer basado solo en las vacunas.

Heather Snyder, vicepresidenta de medicina y asuntos científicos de la Asociación del Alzheimer, dijo que todavía no está claro cómo vacunarse podría ayudar a reducir el riesgo de Alzheimer. ¿Sufrir una infección en particular afecta al cerebro de alguna forma, preparando el terreno para el Alzheimer? ¿Vacunarse conduce a una reducción en la inflamación y otros factores vinculados con la enfermedad? ¿O las personas que se vacunan tienen unos hábitos más saludables, por ejemplo hacer ejercicio con regularidad, que pueden proteger sus cerebros?

"Es demasiado pronto para decirlo", comentó Snyder, y añadió que con el surgimiento de la COVID-19, averiguarlo podría ser incluso más importante. "Cuando se observa lo que puede contribuir al riesgo de enfermedad de Alzheimer a lo largo de la vida, esta podría ser una pieza de un gran rompecabezas".

Pero el tercer estudio muestra que prevenir la gripe y la neumonía es esencial para las personas que ya sufren de demencia, porque tienen un riesgo mucho más alto de fallecer por una infección grave.

El estudio, dirigido por Janet Janbeck, del Centro Danés de Investigación sobre la Demencia del Rigshospitalet, en Copenhague, observó a alrededor de 1.5 millones de personas en Dinamarca. Encontró que las personas con demencia que fueron hospitalizadas debido a una infección tenían un riesgo de morir más de seis veces más alto, en comparación con las personas sin demencia ni una infección.

Además, el riesgo siguió siendo más alto durante hasta 10 años, encontró el estudio.

Aunque estos estudios no muestran un vínculo causal definitivo entre la enfermedad de Alzheimer y las vacunas contra la gripe y la neumonía, Amran y Snyder dijeron que de cualquier forma es una buena idea seguir las recomendaciones sobre la inmunización de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Los CDC recomiendan una vacuna anual contra la gripe para casi todas las personas a partir de los 6 meses de edad. En general, la vacuna contra la neumonía se administra a las personas mayores de 65 años.

Los hallazgos presentados en reuniones en general se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Comparte tu opinión