Pfizer: según los datos finales, la pastilla para la COVID sigue siendo fuerte contra la enfermedad grave

MARTES, 14 de diciembre de 2021 (HealthDay News) -- Pfizer Inc. anunció el martes que un análisis final muestra que su pastilla antiviral experimental, Paxlovid, redujo de forma marcada las hospitalizaciones y las muertes entre las personas con un riesgo alto de una enfermedad grave.

Los resultados más recientes, que refuerzan a un análisis anterior publicado en noviembre, muestran que el medicamento de Pfizer reduce las hospitalizaciones y las muertes en casi un 90 por ciento cuando se toma de tres a cinco días tras el inicio de los síntomas, apuntó la compañía, y unos estudios de laboratorio preliminares también sugieren que la pastilla funcionará contra la variante ómicron.

"Esta noticia provee una corroboración adicional de que nuestro candidato a antiviral oral, si se autoriza o aprueba, podría tener un impacto significativo en las vidas de muchos, ya que los datos dan un mayor respaldo a la eficacia de Paxlovid para reducir la hospitalización y la muerte, y muestran una reducción sustancial en la carga viral. Esto subraya el potencial del candidato a tratamiento para salvar vidas de pacientes de todo el mundo", aseguró en un comunicado de Pfizer Albert Bourla, presidente y director ejecutivo de la compañía.

Pfizer: según los datos finales, la pastilla para la COVID sigue siendo fuerte contra la enfermedad grave

"Las variantes preocupantes emergentes, como la ómicron, han exacerbado la necesidad de opciones accesibles de tratamiento para los que contraen el virus, y nos sentimos confiados de que, si se autoriza o aprueba, este tratamiento potencial podría ser una herramienta crítica para ayudar a frenar la pandemia", añadió.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. está sopesando ahora a dos pastillas antivirales, la de Pfizer y una de Merck, y se prevé que para finales de año haya decisiones sobre ambas.

Cuando antes lleguen los nuevos tratamientos, mejor: la variante ómicron que se adueña con rapidez de Sudáfrica y Europa ya se ha detectado en 31 estados de EE. UU. Y lo que es incluso peor, una investigación inicial sugiere que es probable que la variante evada muchas formas del principal tratamiento con el que cuentan los médicos, conocido como anticuerpos monoclonales.

Regeneron Pharmaceuticals advirtió a finales de noviembre que su coctel de anticuerpos monoclonales podría ser menos potente contra la ómicron, y enfatizó su trabajo continuo en fármacos de próxima generación que funcionen contra la variante. Un estudio preimpresión que se publicó el jueves encontró que la ómicron podría evadir los cocteles de anticuerpos de Regeneron, Eli Lilly y AstraZeneca, que la semana pasada recibió la autorización para un anticuerpo monoclonal que previene la COVID-19 en personas cuyos sistemas inmunitarios no responden a las vacunas.

En su anuncio del martes, Pfizer también ofreció buenas noticias a las personas con un riesgo bajo de una COVID grave. En un análisis inicial, un segundo estudio en curso que evaluó si Paxlovid aliviaba los síntomas de la COVID-19 antes en las personas que no se consideran de alto riesgo no encontró ningún beneficio en el alivio de los síntomas. Pero los que tomaron el régimen de pastillas experimentaron una reducción drástica en el virus en sus cuerpos, y la pastilla redujo su riesgo de hospitalización y muerte, que ya era bajo. Ese estudio incluyó a los que estaban vacunados y tenían al menos un factor de riesgo de una COVID grave.

Aun así, las pastillas de Pfizer y Merck tienen ciertas limitaciones.

La pastilla de Merck, molnupiravir, ha planteado preocupaciones sobre su potencial de provocar mutaciones, ya sea en las personas que tomen la pastilla o en el virus en sí. Los asesores de la Administración de Alimentos y Medicamentos votaron a finales de noviembre para recomendar que el molnupiravir reciba la autorización para el uso de emergencia, pero es probable que el fármaco lleve recomendaciones de que no se utilice durante el embarazo.

Por otro lado, la pastilla de Pfizer contiene un medicamento, el ritonavir, que puede interactuar con muchos fármacos de uso común, y los médicos y farmacéuticos quizá tengan que gestionar estos riesgos.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre los tratamientos contra la COVID.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTE: Washington Post

Comparte tu opinión