Otro peligro del vapeo: un cigarrillo electrónico explota en la cara de un adolescente

Otro peligro del vapeo: un cigarrillo electrónico explota en la cara de un adolescente

JUEVES, 20 de junio de 2019 (HealthDay News) -- Un cigarrillo electrónico explotó en la cara de un chico de 17 años de Nevada; le rompió la mandíbula y necesito varias cirugías para reparar el daño, según un informe de caso publicado en la edición más reciente de la revista New England Journal of Medicine.

El incidente de 2018 resalta un peligro poco conocido de los cigarrillos electrónicos: los dispositivos pueden explotar de forma inesperada, provocando quemaduras y graves daños en la cara.

"Estaba [usando] el cigarrillo electrónico, y explotó en su cara mientras lo [usaba]", comentó uno de los médicos que lo trataron, la Dra. Katie Russell, cirujana pediátrica en la Universidad de Utah, en Salt Lake City.

La explosión del cigarrillo electrónico tuvo la potencia suficiente como para fracturar huesos y reventar dientes.

"Se rompió la parte inferior de la mandíbula, lo que conlleva una gran fuerza", señaló Russell. Los médicos tuvieron que insertar una placa de dos pulgadas (unos cinco centímetros) en la parte baja de su mandíbula para estabilizar la fractura.

"Tuvo la mandíbula cerrada con alambre durante unas seis semanas", dijo. "Solo podía comer alimentos blandos durante seis semanas, hasta que sanó, y entonces tuvo que volver y someterse a otra cirugía para sacar los alambres".

Aunque el chico se ha recuperado del todo de sus lesiones, todavía le faltan cuatro dientes, porque no tenía la cobertura de seguro para poder costear su reemplazo, dijo Russell.

"Todavía le faltan todos esos dientes, pero tiene la esperanza de arreglárselos este verano", añadió.

Entre 2009 y 2016, hubo 196 incidentes documentados de explosiones e incendios de cigarrillos electrónicos, según la Administración de Incendios de EE. UU. (USFA).

Los incidentes resultaron en 133 lesiones, 38 suficientemente graves como para ameritar la hospitalización, según la USFA.

En octubre de 2016, médicos del Centro Médico de la Universidad de Washington, en Seattle, reportaron que habían tratado a 15 pacientes por explosiones de cigarrillos electrónicos en un periodo de nueve meses, según una carta que publicaron en la revista New England Journal of Medicine.

Las lesiones incluyeron quemaduras con fuego, quemaduras químicas y lesiones por las explosiones en el rostro, las manos, los muslos o la ingle, apuntaron los médicos de Seattle.

El Dr. Hamad Husainy, médico de planta en el Hospital Helen Keller en Florence, Alabama, dijo que "no lo consideramos un evento insólito, porque no es tan poco común. Es un problema potencial, y a medida que la popularidad de estas cosas aumenta, es probable que se haga más prevalente".

Husainy dijo que en su hospital hubo dos casos en una semana hace un par de años, en que las explosiones de los cigarrillos electrónicos provocaron quemaduras y fracturas de los huesos de la cara.

Según la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU., nadie sabe exactamente cuál es el motivo de que los cigarrillos electrónicos exploten.

"No puede decir por qué explotó", comentó Russell respecto al adolescente que trató. "Dijo que lo estaba [usando] como siempre y que simplemente estalló".

Algunas evidencias sugieren que las baterías de iones de litio que alimentan a los dispositivos podrían tener la culpa, anotó la FDA.

Para ayudar a prevenir explosiones de cigarrillos electrónicos, la FDA recomienda que los usuarios:

  • Compren dispositivos de vapeo con características de seguridad, como orificios de ventilación y protecciones contra las cargas excesivas.
  • Cambien las baterías de los cigarrillos electrónicos si se dañan o mojan.
  • Guarden las baterías sueltas en una funda para prevenir el contacto con las monedas, las llaves u otros objetos metálicos que tengan en los bolsillos.
  • Siempre carguen un dispositivo de vapeo con el cargador original, nunca con uno para teléfonos o tabletas.
  • No carguen un dispositivo de vapeo durante toda la noche, ni los dejen cargando sin supervisión.

Según Gregory Conley, presidente de la Asociación Americana del Vapeo (American Vaping Association), "la inmensa mayoría de los dispositivos de vapeo que hay en el mercado conllevan el mismo riesgo de incendio que otros productos que tienen baterías de iones de litio, como los teléfonos celulares y las computadoras portátiles".

Conley dijo que "los adultos que usan esos productos para dejar de fumar no deben dejarse disuadir por eventos como este, sobre todo dado que la gran mayoría o todos los incidentes vinculados con las lesiones presentadas aquí implican dispositivos avanzados de 'modo mecánico', que es probable que representen menos de un 1 por ciento de las ventas actuales de productos de vapeo en EE. UU.".

Los dispositivos de modo mecánico no contienen características de seguridad, como el apagado automático, apuntó Conley. Si una batería en modo mecánico administra una carga excesiva y el dispositivo carece de suficientes agujeros de aire para ventilar, hay un riesgo de explosión, explicó.

Más información

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. ofrece más información sobre la seguridad de los cigarrillos electrónicos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión