Muchos de la generación Z de EE. UU. se equivocan del todo respecto a la protección solar

MIÉRCOLES, 6 de julio de 2022 (HealthDay News) -- Quizá piense que todo el mundo ya sabe que hay que protegerse de los rayos del sol, pero muchos miembros de la generación Z aparentemente no han recibido el mensaje.

En una encuesta reciente de 1,000 adultos de EE. UU., llevada a cabo por la Academia Americana de Dermatología (American Academy of Dermatology), muchas de estas personas de 18 a 25 años no eran conscientes de los riesgos del bronceado.

Muchos de la generación Z de EE. UU. se equivocan del todo respecto a la protección solar

Alrededor de un 60 por ciento de los encuestados de la generación Z dijeron que se habían bronceado en 2021. Más o menos un 27 por ciento dijeron que pensaban que tener un bronceado base reducía el riesgo de desarrollar un cáncer de piel (no es así). Un 38 por ciento adicional dijo que broncearse es seguro siempre y cuando no haya quemaduras, lo que es otra falacia.

"Es frustrante que las personas todavía piensen que un bronceado tiene un aspecto sano, y que un bronceado base las protege", señaló la Dra. Brittany Craiglow, profesora asociada de dermatología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale. "Que no se queme no significa que la piel no se dañe".

De hecho, apenas una quemadura de sol en la niñez o la adolescencia casi duplica las probabilidades de que una persona desarrolle un melanoma, la forma más letal de cáncer de piel, aseguró la academia. El bronceado de cualquier tipo, ya sea bajo el sol, en camas de bronceado o de lámparas solares, aumenta el riesgo de cáncer de piel.

"Todo ese daño por los UV es acumulativo, de forma que lo que hace ahora lo afectará en el futuro", advirtió Craiglow en un comunicado de prensa de la academia.

La encuesta mostró algunas otras ideas erróneas clave sobre la protección solar entre los miembros de la generación Z: un 54 por ciento pensaban que un FPS de 30 ofrece el doble de protección que un FPS de 15, un 39 por ciento dijeron que un FPS alto se puede aplicar con menos frecuencia, y un 23 por ciento no sabían que el protector solar se debe reaplicar al menos cada dos horas cuando se está al aire libre.

Además, casi la mitad no sabían que es posible sufrir una quemadura de sol en un día nublado. Alrededor de un 37 por ciento no sabían que los rayos UV del sol pueden penetrar la ropa, y casi 3 de cada 10 no sabían que la sombra protege de los rayos UV.

Craiglow ofreció su propio ejemplo admonitorio. Comentó que no pensaba mucho en las múltiples quemaduras de sol que sufrió en la niñez hasta que le diagnosticaron un cáncer de piel a mediados de la veintena.

"Cuando estaba en la facultad de medicina, fui a un dermatólogo para revisar una mancha que no se me curaba en la espalda", dijo. "Mi dermatólogo realizó una biopsia, y me diagnosticaron cáncer de piel de células basales. Desde entonces, me hago exámenes de piel con regularidad".

Cuando se convirtió en dermatóloga, Craiglow sabía las señales de cáncer de piel a las cuales estar atenta. A lo largo de los años, ha tenido múltiples cánceres de piel de las células basales, y hace un año le diagnosticaron melanoma.

Más de la mitad de los encuestados de la generación Z dijeron que deseaban haber hecho más para protegerse cuando eran más jóvenes. Alrededor de un 22 por ciento dijeron que ya veían señales de daños por el sol. Casi un 28 por ciento no sabían que la exposición al sol envejece a la piel.

"No hay muchas personas que quieran arrugas y manchas de edad en la piel", apuntó Craiglow. "Pero la cicatriz de 4 pulgadas [10 centímetros] en mi brazo por la cirugía para mi melanoma es incluso más terrorífica que esas señales de envejecimiento prematuro".

Si nota una mancha en su piel que es distinta de las demás o que cambia, pica o sangra, debe consultar a un dermatólogo, recomendó Craiglow.

Mientras tanto, busque la sombra cuando pueda, sobre todo cuando los rayos del sol son más fuertes, entre las 10 a.m. y las 2 p.m.

Use ropa que lo proteja del sol, como una camisa manga larga ligera, pantalones, un sombrero de ala ancha y gafas de sol con protección UV, cuando sea posible. Elija ropa que tenga un número de factor de protección ultravioleta (FPU) en la etiqueta.

Aplique un protector solar de espectro amplio y resistente al agua con un FPS de 30 o más en toda la piel que la ropa no cubra. Vuelva a aplicarlo cada dos horas o después de nadar o sudar.

Para aprender más sobre los hábitos de protección solar, visite el sitio de la academia, PracticeSafeSun.org.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el cáncer de piel.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: American Academy of Dermatology, news release, June 28, 2022

Comparte tu opinión