Este contenido ha sido archivado y puede no estar actualizado

Muchas sobrevivientes a un cáncer de mama quizá no necesiten mamografías en la vejez, según un estudio

JUEVES, 27 de abril de 2023 (HealthDay News) -- Las sobrevivientes a un cáncer de mama de más edad con frecuencia tienen otros problemas médicos, y una esperanza de vida más corta que las sobrevivientes a un cáncer de mama más jóvenes. Además, con frecuencia sus cánceres crecen con una mayor lentitud, y la vigilancia podría conducir a un tratamiento excesivo de cánceres que no acabarían con sus vidas, plantean unos investigadores.

A pesar de estas desventajas, las sobrevivientes a un cáncer de mama mayores se siguen sometiendo a mamografías, aunque su riesgo de desarrollar un cáncer de mama es bajo, encontró un nuevo estudio.

Muchas sobrevivientes a un cáncer de mama quizá no necesiten mamografías en la vejez, según un estudio

"Quizá sea adecuado prescindir de las mamografías, dado que hay un riesgo bajo de otro diagnóstico de un cáncer de mama en las mujeres con una esperanza de vida limitada o con tumores sensibles a las hormonas", comentó la autora del estudio, la Dra. Elizabeth Berger, profesora asistente de cirugía de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale. Ciertos cánceres de mama sensibles a las hormonas se consideran menos agresivos.

En el estudio, los investigadores analizaron los datos de casi 44,500 mujereres, de dos registros que abarcaban de 2003 a 2007. Las mujeres tenía a partir de 67 años cuando fueron diagnosticadas con su primer cáncer de mama, y la mayoría tenían unos cánceres de mama en etapa temprana y altamente tratables. Un 30 por ciento de las mujeres del estudio tenían más de 80 años.

A todas las mujeres se les hizo un seguimiento que comenzó un año tras su diagnóstico, hasta que desarrollaran un segundo cáncer de mama, murieran o el fin del estudio en 2017. Los investigadores estimaron su esperanza de vida según su edad y si tenían otros problemas médicos.

De estas mujeres, un 55 por ciento tenían al menos una afección médica adicional, mientras que un 16 por ciento tenían tres o más problemas médicos adicionales que no estaban relacionados con el cáncer de mama. Los problemas médicos concurrentes afectan a la esperanza de vida.

El riesgo de desarrollar un segundo cáncer de mama difería según la esperanza de vida de una mujer, encontró el estudio. Las mujeres con una esperanza de vida de menos de cinco años tenían un riesgo de un 3.7 por ciento de desarrollar un segundo cáncer de mama. En cambio, las mujeres con una esperanza de vida de 10 años o más tenían un riesgo de un 7.6 por ciento de que su cáncer de mama recurriera.

Las mujeres mayores con múltiples problemas médicos y una esperanza de vida más corta seguían sometiéndose a mamografías. En específico, un 51 por ciento de las mujeres con una esperanza de vida de menos de un año recibieron al menos una mamografía en los 12 meses anteriores a su fallecimiento.

Las mamografías de vigilancia brindan pocos beneficios a estas mujeres, anotó Berger. El estudio "debe llamar la atención a las altas tasas de vigilancia en mujeres con una esperanza de vida incluso mínima", comentó.

Pero no hay una recomendación universal, dado que algunas sobrevivientes a un cáncer de mama mayores tal vez sigan necesitando vigilancia y pruebas de detección.

"Las mujeres más jóvenes con unos subtipos más agresivos de cánceres de mama tienen unos riesgos más altos de un diagnóstico de cáncer de mama en el otro seno, y deben pensar en realizar mamografías de vigilancia continuas", planteó Berger. "Debe ser una decisión compartida entre el proveedor y la paciente, y se deben tomar en cuenta los riesgos [de otras enfermedades]".

Cualquiera que encuentre un bulto en su seno debe hablar con el médico sobre los próximos pasos, enfatizó.

Los hallazgos se presentaron el jueves en la reunión anual de la Sociedad Americana de Cirujanos del Seno (American Society of Breast Surgeons), en Boston. Las investigaciones presentadas en conferencias médicas se deben considerar preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Otros expertos en cáncer de mama apuntaron que muchos factores tienen un rol en las decisiones sobre las pruebas de detección del cáncer de mama para las sobrevivientes.

"Las decisiones sobre las pruebas de detección se deben hacer conociendo la salud general, la esperanza de vida, y la capacidad de tolerar el tratamiento de una paciente, en lugar de mediante un umbral de edad específico", señaló la Dra. Samantha Heller, profesora de radiología y directora de la sección de imágenes del seno de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York, en la ciudad de Nueva York.

"La población de este estudio son mujeres con antecedentes de cáncer de mama, lo que significa que tienen un riesgo más alto que el promedio de desarrollar un cáncer de mama posterior, y podrían derivar un beneficio particular de la continuación de la vigilancia mediante pruebas de detección", planteó Heller.

Se necesitan más estudios sobre las pruebas de detección y los resultados del cáncer de mama en este grupo de mujeres antes de realizar cualquier recomendación general, dijo.

Otras variables que podrían contribuir incluyen a los antecedentes familiares, ciertas mutaciones genéticas y la densidad de los senos, aclaró Heller.

"Estos factores también influyen en la determinación de los resultados de la detección, y podrían ayudar a determinar unos métodos de detección óptimos y personalizados para las mujeres mayores", añadió. "Las decisiones de una paciente y su disposición a someterse a tratamiento siempre son importantes, y también se deben tomar en cuenta".

Tener esta conversación también puede ser difícil, advirtió la Dra. Sarah Blair, oncóloga quirúrgica del Sistema de Salud de la Universidad de California, en San Diego.

"Es difícil no proveer atención, aunque el beneficio pueda ser pequeño", apuntó. "Este trabajo ofrece a los médicos datos a tener en cuenta y para comenzar a tener estas conversaciones".

Más información

La Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society) ofrece más información sobre las pruebas de detección tras un diagnóstico de cáncer de mama.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Elizabeth Berger, MD, assistant professor, surgery, Yale University School of Medicine, New Haven, Conn.; Samantha Heller, MD, PhD, professor, radiology, section head, breast imaging, New York University School of Medicine, New York City; Sarah Blair, MD, surgical oncologist, University of California, San Diego; presentation, American Society of Breast Surgeons, April 27, 2023, Boston

Comparte tu opinión