Muchas mujeres mayores de EE. UU. reciben pruebas innecesarias para el cáncer de cuello uterino

MIÉRCOLES, 30 de noviembre de 2022 (HealthDay News) -- Unos investigadores advierten que unas tasas altas de pruebas de detección del cáncer de cuello uterino en las mujeres de a partir de 65 años sugieren que algunas estadunidenses mayores están recibieron pruebas innecesarias.

Se necesitan más datos de salud sobre estas pruebas de detección en las mujeres mayores, para prevenir un daño potencial y unos costos innecesarios, planteó el equipo de la Universidad de Illinois en Chicago (UIC), la Universidad de California en San Francisco (UCSF) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Muchas mujeres mayores de EE. UU. reciben pruebas innecesarias para el cáncer de cuello uterino

El equipo analizó las pruebas de detección del cáncer de cuello uterino en mujeres de a partir de 65 años usando datos sobre las reclamaciones de Medicare de 1999 a 2019. En 2019, más de 1.3 millones de mujeres de a partir de 65 años recibieron un frotis de Papanicolau, una colposcopia u otro procedimiento del cuello uterino, con un costo total de 83 millones de dólares.

"Las prueba de detección del cáncer de cuello uterino y otros servicios preventivos están entre las herramientas más importantes para mantener a las personas sanas a lo largo de toda la vida, pero las pruebas también deben seguir las directrices basadas en las evidencias para prevenir un gasto excesivo, complicaciones potenciales e incomodidad para los pacientes", explicó el coautor del estudio, el Dr. Hunter Holt, profesor asistente de medicina familiar y comunitaria de la UIC.

El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU., la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society) y el Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología (American College of Obstetrics and Gynecology) plantean que las mujeres pueden dejar de hacerse prueba de detección del cáncer de cuello uterino a los 65 años si tienen un riesgo promedio y se han sometido antes a unas pruebas adecuadas.

"Quizá las mujeres estén recibieron pruebas que no necesitan, o se considera que estas mujeres tienen un riesgo más alto que el promedio, por ejemplo porque no han recibido pruebas adecuadas antes de los 65 años. No queremos ver ninguna de estas cosas y, lamentablemente, no hay suficientes datos de salud pública para iluminar las causas", apuntó Holt en un comunicado de prensa de la UIC.

El estudio también encontró que un 3 por ciento de las mujeres de a partir de 80 años recibieron al menos un servicio relacionado con las pruebas de detección.

"La Sociedad de Medicina Interna General (Society for General Internal Medicine) no recomienda que las pruebas de detección del cáncer se realicen en individuos con una esperanza de vida inferior a 10 años, lo que se corresponde con una edad de 80 años en EE. UU.", comentó el coautor del estudio, el Dr. George Sawaya, profesor de obstetricia, ginecología y ciencias de la reproducción de la UCSF.

Las mujeres blancas eran más propensas a recibir las pruebas de detección después de los 65 años, mientras que las mujeres negras eran más propensas a someterse a una colposcopia diagnóstica y a procedimientos adicionales del cuello uterino.

"Las pruebas de detección del cáncer implican una consideración juiciosa del equilibrio entre los beneficios y los daños. A medida que las personas envejecen, los beneficios potenciales se reducen y los daños potenciales aumentan", advirtió Sawaya.

Aunque sigue siendo alto, el porcentaje de mujeres que se someten a pruebas de detección se redujo durante el periodo del estudio. En 1999, alrededor de un 19 por ciento de las mujeres de a partir de 65 años se habían sometido a un frotis de Papanicolau, mientras que esta cifra fue de un 9 por ciento en 2019, una reducción del 55 por ciento. Las tasas de colposcopias y procedimientos del cuello uterino también se redujeron, en un 43 y un 64 por ciento, respectivamente.

Los hallazgos se publicaron en una edición reciente en línea de la revista JAMA Internal Medicine.

"Aunque el cáncer de cuello uterino es una preocupación más obvia para las mujeres más jóvenes que para las mayores, las mujeres de a partir de 65 años representan alrededor de un 20 por ciento de los diagnósticos y un 36 por ciento de las muertes debidas al cáncer de cuello uterino", aclaró Holt. "Es esencial que desarrollemos unos mejores datos para comprender cómo las pruebas de detección se están utilizando en esta población, y si los servicios de pruebas de detección se están usando de forma adecuada".

Más información

El Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. ofrece más información sobre el cáncer de cuello uterino.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTE: University of Illinois Chicago, news release, Nov. 28, 2022

Comparte tu opinión