Mientras el abuso de alcohol se reduce en los adolescentes, el abuso de marihuana se dispara

LUNES, 5 de diciembre de 2022 (HealthDay News) -- Los jóvenes estadounidenses beben menos en exceso y abusan más de la marihuana, encuentra un nuevo estudio.

El abuso de la marihuana entre los niños y adolescentes de 6 a 18 años ha aumentado en un 245 por ciento desde 2000, mientras que el abuso infantil del alcohol se ha reducido de forma constante en esos años, señalan unos investigadores, que analizaron las intoxicaciones a lo largo de dos décadas.

Mientras el abuso de alcohol se reduce en los adolescentes, el abuso de marihuana se dispara

"Este aumento dramático coincide con un gran movimiento de descriminalización en EE. UU.", comentó la investigadora principal, la Dra. Adrienne Hughes, profesora asistente de medicina de emergencias de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón.

Y el uso del cannabis también ha evolucionado a lo largo de los años.

"Observamos que los adolescentes están alejándose de fumar la marihuana y se dirigen a modos alternativos de consumo", como los comestibles, dijo Hughes. "Muchas veces, se mercadean de formas que resultan atractivas para los jóvenes, y se consideran como más discretas, más cómodas y no obvias".

Este estudio amplía la creciente base de investigación que muestra los daños de la marihuana entre los jóvenes, en particular en la forma de comestibles, lamentó Linda Richter, vicepresidenta de investigación y análisis de la prevención de Partnership to End Addiction, en la ciudad de Nueva York.

"Estos productos parecen caramelos, y tienen sabrosos sabores y unas concentraciones altas de THC [el compuesto que crea el 'subidón']", comentó Richter, que no participó en el estudio. "La proliferación de estos productos, sobre todo en los estados donde el uso no médico de la marihuana se ha legalizado, normaliza el uso de la droga y reduce las percepciones de riesgo o daño entre los jóvenes".

En el estudio, Hughes y sus colaboradores usaron el Sistema Nacional de Datos de Intoxicaciones para observar casi 339,000 casos de mal uso y abuso intencionados de sustancias entre los niños y los adolescentes.

La mayoría de los casos (un 58 por ciento) ocurrieron en chicos, y más de un 80 por ciento fueron entre los 13 y los 18 años. Los investigadores anotaron que alrededor de un tercio de los casos resultaron en problemas médicos graves.

El informe apunta a unos patrones cambiantes de abuso de sustancias a lo largo del tiempo. Los medicamentos de venta libre para la tos que contenían dextrometorfano, un estimulante, provocaron la mayor cantidad de sobredosis, apuntó Hughes. Pero, desde su máximo en 2006, su abuso ha estado en declive, aseguró.

En 2000, la mayoría de los casos de abuso de sustancias implicaron al alcohol. El consumo abusivo de alcohol superó al abuso de la marihuana de 2000 a 2013, cuando comenzó a reducirse, dijo Hughes.

El uso de cannabis permaneció estable de 2000 a 2009, y entonces aumentó a partir de 2011, con un aumento incluso más dramático de 2017 a 2020, señaló. Desde 2014, el uso de marihuana ha superado al uso de alcohol cada año, y en una proporción mayor cada año, comentó Hughes.

El uso de todas las formas de marihuana aumentó, pero los comestibles experimentaron el mayor aumento mensual promedio, lo que podría significar que los adolescentes fuman menos la marihuana y la comen más, aclaró.

También aumentó la popularidad de los extractos de marihuana que se encuentran en los cigarrillos electrónicos, anotó Hughes.

El aumento en el uso juvenil de la marihuana refleja la legalización de la droga en todo el país, dijo. Hasta ahora, el cannabis es legal para su uso recreativo en 21 estados y en Washington, D.C., y el uso médico en 38 estados y en D.C.

Richter apuntó que la alta potencia y concentración de THC en algunos de estos productos, y sus efectos retardados en el cerebro, con frecuencia significan que las personas ingieren más de lo que querían, lo que las pone en riesgo de intoxicación.

"Es importante que los adultos reconozcan los riesgos significativos que plantean los productos de marihuana y otras drogas, independientemente de la forma que adopten, y que estos riesgos son incluso más altos para los niños y los adolescentes", enfatizó Richter.

Según el estudio, el abuso de medicamentos de venta libre entre los adolescentes sigue provocando la mayoría de las visitas al departamento de emergencias por sobredosis. Además de los fármacos para la tos, los antihistamínicos que se encuentran en los medicamentos para el resfriado fueron un culpable común en este estudio.

Las muertes por el abuso de drogas fueron poco comunes en este grupo de edad. Aun así, 450 jóvenes murieron de sobredosis, sobre todo de opioides, encontraron los investigadores.

La prevención del abuso de las drogas comienza con los padres, afirmó Hughes. "Comienza con ser consciente del problema, y de que estas drogas están en todas partes, y los padres quizá no sean conscientes de que los jóvenes tienen un riesgo alto", advirtió.

Richter dijo que si hay productos de marihuana o cualquier sustancia adictiva en casa, los adultos deben asegurarse de que permanezca fuera de la vista y el alcance de los niños. "Si los adultos los usan delante de los niños, deben tener mucho cuidado de evitar comunicarles de cualquier forma que estos productos son inocuos o divertidos o necesarios para relajarse o reducir el estrés", aconsejó.

La mayoría de las más de 57,000 intoxicaciones de niños de 6 a 12 años no implicaron a los medicamentos tradicionales, sino a las vitaminas, las plantas, la melatonina, los desinfectante de manos y otra sustancias, encontraron los investigadores.

El informe se publicó en la edición del 5 de diciembre de la revista Clinical Toxicology.

Más información

Aprenda más sobre los adolescentes y el abuso de sustancias en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Adrienne Hughes, MD, assistant professor, emergency medicine, Oregon Health & Science University, Portland; Linda Richter, PhD, vice president, prevention research and analysis, Partnership to End Addiction, New York City; Clinical Toxicology, Dec. 5, 2022

Comparte tu opinión