Los usuarios de estatinas podrían contar con una protección adicional contra una COVID-19 grave

MARTES, 20 de julio de 2021 (HealthDay News) -- ¿Podrían las estatinas, que bajan el colesterol, reducir su riesgo de morir de la COVID-19?

Para los pacientes con antecedentes de hipertensión o enfermedad cardiaca, la respuesta parece ser que sí. Al menos esta es la conclusión de un nuevo estudio en que participaron unos 10,500 pacientes de 104 hospitales de EE. UU., entre enero y septiembre de 2020.

Los usuarios de estatinas podrían contar con una protección adicional contra una COVID-19 grave
| Foto: HEALTHDAY

Todos habían sido admitidos con un caso grave de COVID-19. Antes de la hospitalización, un 42 por ciento habían estado tomando estatinas para controlar un colesterol alto: un 7 por ciento tomaban solo estatinas, y un 35 por ciento tomaban tanto estatinas como antihipertensivos.

Al final, más o menos una quinta parte de los pacientes fallecieron de COVID-19 o fueron datos de alta a un hospicio.

"[Pero] encontramos que los pacientes que tomaban estatinas antes de hospitalizarse debido a la COVID-19 tenían un riesgo un 41 por ciento más bajo de fallecer durante esa hospitalización, incluso tras ajustar por otros factores como la edad, el sexo, otros problemas médicos, y el tipo de seguro médico que tenían", comentó la autora del estudio, la Dra. Lori Daniels.

Tras analiza los datos reunidos por la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association), el equipo concluyó además que el uso de las estatinas también se vinculaba con un riesgo un 25 por ciento más bajo de desarrollar un "resultado grave" por una infección con la COVID-19.

¿Por qué? Las estatinas podrían tener este efecto al "estabilizar las afecciones cardiacas subyacentes para las cuales son recetadas, haciendo que sea más probable que los pacientes se recuperen de la COVID-19", planteó Daniels, directora de la unidad de cuidados intensivos cardiovasculares de la Universidad de California, en San Diego.

Pero no todos los pacientes que toman estatinas tienen una enfermedad cardiaca avanzada, anotó el equipo de Daniels. Muchos pacientes relativamente sanos también las toman de forma proactiva, para evitar los problemas cardiovasculares.

Esto plantea la pregunta de si las estatinas podrían también reducir las muertes entre los pacientes con COVID que todavía no tienen problemas cardiovasculares subyacentes graves. Daniels sugirió que esta pregunta todavía no tenía una repuesta.

Anotó que las estatinas tienen un poder antiinflamatorio que podría resultar útil. Su equipo también encontró que las estatinas redujeron el riesgo en un 16 por ciento entre los pacientes sin antecedentes de enfermedad cardiaca.

Aun así, Daniels advirtió que los resultados del ensayo "no tuvieron una significación estadística" en los pacientes con un corazón sano. Y "el estudio presente no puede decirnos si administrar estatinas a los pacientes, si todavía no las toman, sería útil", enfatizó.

"Pero en otros ámbitos aparte de la COVID-19, por ejemplo los pacientes que ingresan con ataques cardiacos importantes, los estudios han mostrado que administrar estatinas de por adelantado (al principio de la hospitalización a los pacientes que todavía no las toman) mejora los resultados", comentó Daniels, al reducir el riesgo de ataques cardiacos y muerte en el futuro.

"No hay precedentes de que las estatinas hagan una diferencia rápida en los pacientes hospitalizados", anotó.

Aun así, el Dr. Gregg Fonarow, director del Centro de Cardiomiopatía Ahmanson-UCLA, tuvo sentimientos contradictorios ante los hallazgos.

Reconoció que hace mucho que hay interés en si los medicamentos para el corazón (lo que incluye a los antihipertensivos y a las estatinas) podrían ofrecer una ventaja a los pacientes con COVID-19 respecto a reducir la gravedad y las muertes por la enfermedad.

"Y varios estudios observacionales han sugerido que hay asociaciones entre el uso anterior o continuo de estos medicamentos y la gravedad de la COVID-19 y los resultados clínicos", anotó Fonarow, que no participó en el estudio.

Pero enfatizó que precisar un beneficio potencial es muy difícil, dada la amplia variedad de factores que pueden influir en los resultados entre los pacientes con COVID. Y apuntó que otros ensayos con pacientes cardiacos que sufren COVID "no han encontrado beneficios ni daños" vinculados con ninguna de las clases de medicamentos.

Pero Fonarow anotó que ya se están realizando ensayos adicionales. Y "las directrices actuales recomiendan la continuación de estas terapias", señaló.

Daniels y sus colaboradores publicaron sus hallazgos en la edición del 15 de julio de la revista PLOS ONE.

Más información

La Asociación Americana del Corazón ofrece más información sobre la COVID y los pacientes cardiacos.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Lori Daniels, MD, director, cardiovascular intensive care unit, University of California, San Diego; Gregg Fonarow, MD, director, Ahmanson-UCLA Cardiomyopathy Center, Los Angeles; PLOS ONE, July 15, 2021

Comparte tu opinión