Los tratamientos para la fertilidad no aumentan las probabilidades de bebés más pequeños y prematuros

MIÉRCOLES, 12 de enero de 2022 (HealthDay News) -- Los bebés concebidos a través de un tratamiento para la infertilidad son más propensos a nacer de forma prematura y pequeños.

Pero hay motivos, aparte de la reproducción médicamente asistida (RMA) que explican esta diferencia, concluye un nuevo estudio.

Los tratamientos para la fertilidad no aumentan las probabilidades de bebés más pequeños y prematuros

"Más bien que el tratamiento para la infertilidad en sí, nuestros nuevos hallazgos resaltan la importancia de los problemas de fertilidad y las afecciones de salud subyacentes de los padres, y las características del bebé al nacer, por ejemplo su orden de nacimiento y si son gemelos, para el peso al nacer y el término del embarazo", señaló la coautora del estudio, Alina Pelikh, investigadora del Centro de Estudios Longitudinales del Colegio Imperial de Londres (UCL), en Reino Unido, que trabajó en asociación con la Universidad de Utah, en Salt Lake City.

En el estudio, los investigadores analizaron los datos de 248,000 nacimientos en Utah.

Encontraron que las diferencias en el peso al nacer y la duración del embarazo entre las personas que concibieron de forma natural y las que usaron fertilización in vitro (FIV), inseminación artificial o medicamentos para la fertilidad eran insignificantes, una vez se tomaban en cuenta las circunstancias familiares.

El estudio se enfocó en los nacimientos en Utah entre 2009 y 2017, y en varios indicadores de la salud de la madre, por ejemplo el índice de masa corporal (un estimado de la grasa corporal que se basa en la estura y el peso) antes del embarazo, la presión arterial, la edad, el nivel educativo y si tuvieron nacimientos múltiples.

En total, alrededor de un 5 por ciento de los bebés del estudio fueron concebidos mediante RMA.

El uso de medicamentos para potenciar la fertilidad fue lo más común (con un 60 por ciento), seguido de la reproducción asistida, lo que incluye a la FIV (un 26 por ciento) y la inseminación artificial (un 14 por ciento).

Los niños concebidos mediante RMA tenían un 10 por ciento más de probabilidades de nacer de forma prematura, y un 9 por ciento más de probabilidades de tener un peso bajo al nacer, en comparación con los bebés que fueron concebidos de manera natural.

Los tratamientos más invasivos (como la FIV y la inseminación artificial) se vincularon de forma más firme con unos resultados de nacimiento adversos. Los bebés concebidos mediante el uso de medicamentos de fertilidad tuvieron unos resultados similares a los concebidos de forma natural.

Pero las diferencias en los resultados se estrecharon cuando se incluyeron la riqueza de la madre, el contexto socioeconómico de los padres, y las características de nacimiento del bebé.

Los investigadores utilizaron una base de datos estatal para enfocarse en un subgrupo que había dado a luz a niños usando tanto RMA como la concepción natural en distintos embarazos.

"Al comparar los nacimientos de la misma madre pudimos aislar mejor el impacto de las tecnologías de asistencia médica en estos nacimientos", comentó el coautor del estudio, Ken Smith, profesor de estudios de la familia y ciencias de la población de la Universidad de Utah.

La conclusión fue que, una vez se tomaron en cuenta la edad y el IMC antes del embarazo de la madre, y las características de nacimientos del bebé, los hermanos tuvieron unos términos de embarazo y pesos al nacer similares.

Esto sugiere que las circunstancias familiares y las características parentales ocultas, por ejemplo los rasgos genéticos, son importantes cuando se explica la asociación entre la RMA y unos resultados de nacimiento adversos.

"Obtener resultados similares en unos contextos muy diversos (en términos de la demografía, las tasas de fertilidad y el acceso a los tratamientos de reproducción médicamente asistida) fortalece el argumento de que es poco probable que los resultados de nacimiento adversos en los bebés concebidos mediante la reproducción médicamente asistida sean impulsados por la tecnología reproductiva en sí", comentó la coautora Alice Goisis, profesora asociada del Centro de Estudios Longitudinales del UCL.

"Estas nuevas evidencias podrán enriquecer la orientación de salud existente sobre los riesgos y los beneficios de los tratamientos para la infertilidad, y con algo de suerte aumentar la concienciación de las familias que estén pensando en utilizar la reproducción médicamente asistida para que las ayude a concebir", añadió.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 6 de enero de la revista Obstetrics & Gynecology.

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina ofrece más información sobre la infertilidad.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTE: University of Utah Health, news release, Jan. 6, 2022

Comparte tu opinión