Los tíos de ambos sexos podrían influir en las probabilidades de autismo de un niño

Los tíos de ambos sexos podrían influir en las probabilidades de autismo de un niño

MIÉRCOLES, 27 de mayo de 2020 (HealthDay News) -- Un niño con un tío o una tía con autismo parece tener un riesgo más de dos veces más alto de ser diagnosticado con un trastorno del espectro autista (TEA), informa un nuevo estudio financiado por el gobierno de EE. UU.

Se puede prever que alrededor de un 3 a un 5 por ciento de los niños con una tía o un tío con autismo también tengan alguna forma de autismo, en comparación con solo un 1.5 por ciento de los niños en general, según el estudio, que fue financiado por los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU.

Sin embargo, los investigadores presentan esto como una noticia tranquilizadora para una persona que tenga un hermano o una hermana con autismo y que esté pensando en comenzar una familia.

Una pareja que haya tenido un hijo con autismo tienen unas probabilidades de un 20 a un 50 por ciento de que los hermanos posteriores sean diagnosticados con un TEA, señaló el coautor del estudio, el Dr. John Constantino, director de psiquiatría infantil y adolescente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en St. Louis.

"En promedio, estos resultados son una fuente potencial de consuelo para los hermanos de los individuos con autismo, en términos de tener sus propios hijos", apuntó Constantino. "Muestra que el riesgo se eleva, pero no de forma dramática".

El autismo es un complejo trastorno del neurodesarrollo que comienza a principios de la niñez y que afecta a la comunicación, las habilidades sociales y el aprendizaje.

Los resultados del estudio también ponen en duda una teoría del autismo que sostiene que las chicas tienen una resistencia inherente a los genes relacionados con los TEA, lo que potencialmente explica por qué tres veces más chicos son diagnosticados con autismo que chicas, añadieron los investigadores.

El estudio no encontró una diferencia estadísticamente significativa entre el riesgo genético de las mamás con un hermano de cualquier sexo con autismo en comparación con el riesgo genético de los papás con un hermano de cualquier sexo con autismo.

Según el investigador sénior Sven Sandin, estadístico y epidemiólogo del Instituto Karolinska en Estocolmo, Suecia, "si la hipótesis del efecto protector femenino es real, entonces esta proporción sería mucho mayor. Deberíamos observarlo en esta población".

Una parte inmensa del riesgo de autismo de una persona (hasta un 85 por ciento) proviene de su genética, apuntó Constantino.

Si existe un efecto protector femenino, muchas mujeres que portan esos factores de riesgo no se varían afectadas, pero entonces transmitiría esos genes relacionados con los TEA a sus hijos de sexo masculino, comentaron los investigadores.

En ese caso, se prevería que los hijos de madres con un hermano de cualquier sexo diagnosticado con autismo tuvieran un riesgo de TEA hasta un 30 por ciento más alto, apuntó Constantino.

"Dado que la teoría prevalente sobre las diferencias sexuales predeciría una tasa de autismo mucho más alta en los hijos de una hermana, la hermana debería sentirse relativamente tranquilizada porque su tasa no es tan alta en relación con la población general", indicó Constantino en relación con los resultados del estudio.

Para evaluar esta teoría, los investigadores monitorizaron los datos de salud de más de 850,000 niños nacidos en Suecia entre 2003 y 2012, y de sus familias.

Alrededor de 13,000 de esos niños fueron diagnosticados con un trastorno del espectro autista, más o menos un 1.5 por ciento de los niños nacidos en ese periodo.

Los investigadores no encontraron ninguna diferencia significativa entre los hombres y las mujeres con un hermano de cualquier sexo con autismo. También encontraron que, aunque era mayor, el riesgo genético de un TEA que conlleva tener una tía o un tío con autismo no superó al que se prevería basándose en estudios anteriores relacionados con el rol de la genética en el autismo.

Las conclusiones de los investigadores sobre la falta de un efecto protector femenino son "plausibles", aseguró Kristen Lyall, profesora asistente del Instituto de Autismo de la Universidad de Drexel, en Filadelfia.

Si es así, los investigadores tendrán que buscar otras explicaciones para la diferencia sexual entre chicos y chicas, planteó Lyall.

Los chicos quizá sean más susceptibles al autismo, o tal vez el autismo no se diagnostique lo suficiente en las chicas, dijo Lyall.

"Cada una de esas explicaciones podría tener algo que ver, hasta cierto punto", observó Lyall. "Quizá se trate de una combinación de factores. Creo que sería de verdad interesante que estudios futuros abordaran este tema".

Las personas con hermanos o padres con autismo no deben dejar que los resultados del estudio influyan en sus planes de tener hijos, añadió Lyall.

"Es prematuro aplicar los resultados de un solo estudio a algo tan sensible y complejo como la planificación familiar", aseguró Lyall.

El nuevo estudio aparece en una edición reciente en línea de la revista Biological Psychiatry.

Más información

Los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. ofrecen más información sobre la genética del autismo.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión