Los problemas para pagar las facturas podrían significar peores resultados tras un ataque cardiaco

JUEVES, 10 de marzo de 2022 (HealthDay News) -- Una cuenta bancaria sana paga dividendos tras un ataque cardiaco: una nueva investigación indica que el estrés financiero intenso aumenta el riesgo de muerte de los sobrevivientes.

Los investigadores analizaron los datos de casi 3,000 personas de a partir de 75 años, cuya salud se monitorizó después de que sufrieran un ataque cardiaco.

Los problemas para pagar las facturas podrían significar peores resultados tras un ataque cardiaco

"Nuestra investigación indica la importancia del estrés financiero para predecir cuáles pacientes sobrevivirán a unas afecciones de salud graves", señaló el coautor del estudio, Jason Falvey, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland, en un comunicado de prensa de la universidad.

"Muchos de los participantes de nuestro estudio con un estrés financiero intenso no vivían por debajo de la línea de la pobreza ni estaban inscritos en las opciones de la red de seguridad, como Medicaid", anotó Falvey, profesor asistente de fisioterapia y ciencias de la rehabilitación. "Esto significa que no tendríamos ninguna forma de saber quiénes son esos pacientes si no les hacemos esta pregunta cuando recopilamos su historial médico".

En un plazo de seis meses tras salir del hospital, casi un 17 por ciento de los que no podían pagar sus gastos mensuales habían fallecido, en comparación con un 9 por ciento de los que tenían un estrés financiero moderado y un 7 por ciento de los que no tenían preocupaciones financieras.

Tras ajustar por otros factores de salud, el estrés financiero intenso aumentó el riesgo de morir en un 61 por ciento, en comparación con un estrés financiero moderado o no tener estrés financiero, según los autores. Los resultados se publicaron en una edición reciente de la revista JAMA Internal Medicine.

Los investigadores no examinaron por qué los problemas de dinero graves aumentarían el riesgo de muerte de los sobrevivientes a un ataque cardiaco, pero sugirieron que una falta de acceso a medicamentos esenciales y las dificultades para obtener citas de atención de la salud de seguimiento podrían tener un rol.

Los factores estresantes biológicos, por ejemplo una inflamación elevada, también se asocian con los problemas económicos, y es probable que sean un factor importante en el aumento del riesgo de muerte, sugirió Falvey.

Los hospitales deben pensar en preguntar sobre la situación financiera del paciente durante la planificación del alta, para ayudar a identificar a los que podrían estar en riesgo debido a los problemas con el dinero, recomendó.

Los trabajadores sociales y otros miembros del personal del hospital podrían remitir a estos pacientes a servicios de transición gratuitos o subsidiados, a programas que ayudan a los pacientes con unos ingresos bajos con los copagos de los medicamentos, o a organizaciones comunitarias que puedan proveer o prestar equipos y dispositivos médicos, añadió Falvey.

"Este es un hallazgo importante que apunta a la necesidad de identificar y abordar las disparidades económicas en nuestra población de pacientes", aseguró el Dr. Albert Reece, vicepresidente ejecutivo de asuntos médicos de la universidad.

"Observamos un costo real en términos de unas vidas más cortas entre los pacientes que no pueden siempre llegar a final de mes, que quizá no se deba a los límites de la atención médica, sino a nuestra incapacidad de proveer a estos pacientes el acceso a la atención y a los servicios que necesitan", añadió Reece en el comunicado.

Más información

Aprenda más sobre la recuperación tras un ataque cardiaco en la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: University of Maryland Medical School, news release, March 7, 2022

Comparte tu opinión