Este contenido ha sido archivado y puede no estar actualizado

Los perros muerden a los niños con la mayor frecuencia en primavera y verano

MIÉRCOLES, 3 de mayo de 2023 (HealthDay News) -- En primavera y verano, todo el mundo se apresura a salir con sus perros para disfrutar del tiempo más cálido, pero un nuevo estudio sugiere que esto tiene una desventaja.

Más niños son mordidos por perros en esos meses, según investigadores de Nemours Children’s Health.

Los perros muerden a los niños con la mayor frecuencia en primavera y verano

Pero una mordedura de perro no es inevitable. Es posible mantener tanto a los perros como a los niños más seguros, y proveer una atención adecuada si pasa algo desafortunado, señalan los investigadores.

Parte de esto es simplemente un buen recordatorio, ya que las personas están ahora menos contenidas que durante la pandemia, un periodo durante el cual muchas personas adoptaron perros y cachorros, según el investigador, el Dr. Edward Caterson, jefe de la división de cirugía plástica pediátrica de Nemours Children’s Health en Wilmington, Delaware.

"A veces, en la medicina, en realidad solo decimos lo obvio de una forma estadística y médicamente importante, solo para llamar la atención del público a un problema de salud: las visitas a emergencias son un evento frecuente tras las mordeduras de perros", apuntó Caterson.

En el estudio, los investigadores usaron el Sistema Nacional de Vigilancia Electrónica de las Lesiones de EE. UU. para recolectar los datos de una década de expedientes de pacientes, de 2010 a 2020.

Entre los más de 152 millones de pacientes del sistema, 46 millones eran niños, y un 0.08 por ciento de esos niños fueron atendidos en departamentos de emergencias por mordeduras de perros.

En primavera y verano había más de estas mordeduras, encontraron los investigadores.

El estudio concluyó que un aumento significativo en las mordeduras de perros en niños en primavera y verano debería proveer a las agencias de salud pública y a los sistemas de salud, además de los cuidadores, la información que necesitan para reducir estas lesiones.

Aunque a veces las mordeduras menores se pueden tratar en casa, con frecuencia los niños son atendidos en la sala de emergencias porque necesitan tratamiento local y antibióticos, apuntó Caterson. Esto puede incluir puntos o no, pero incluiría la limpieza de la herida.

Como parte de su trabajo, Caterson atiende mordeduras que llegan al próximo nivel.

En los niños mayores y los adolescentes, que quizá sean más capaces de defenderse de un perro, esto puede significar más mordeduras en las extremidades, por ejemplo una mordedura en una pierna mientras huyen, o heridas en las manos o los brazos.

Es más probable que los niños más pequeños sufran mordeduras en la cara o el torso. Los niños pequeños tienden a tener más heridas en la cabeza y el cuero cabelludo, anotó.

"Esto se debe a que gatean por el suelo. Están al mismo nivel que el perro, cara a cara, y es ahí donde puede ocurrir un mayor daño", advirtió Caterson.

Y no solo los perros callejeros o desconocidos del vecindario pueden presentar un riesgo. Incluso un perro que por lo general es amistoso puede lesionar a un niño si es territorial con la comida, anotó Caterson.

También puede ocurrir si un niño le hace daño a un perro sin querer, quizá si lo pisa, apuntó la Dra. Darria Gillespie, profesora clínica asistente del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Tennessee, en Knoxville.

"Reaccionan muy rápido, y si la mano del niño está cerca de la cara, el perro la suelta de inmediato, pero ya ha provocado un daño significativo al desgarrar y aplastar", apuntó Gillespie.

Anotó que aunque las mordeduras de un gato son como agujas hipodérmicas que inyectan bacterias profundamente bajo la superficie, las bocas más grandes de los perros tienden a provocar una lesión más por desgarro y aplastamiento.

Con frecuencia, en emergencias los médicos no cierran la herida con suturas, porque es importante que cualquier bacteria potencial que pueda provocar una infección no quede atrapada, aclaró Gillespie. Si la herida está muy abierta, podrían poner un par de puntos flojos para juntar la herida, pero permitir que drene.

Es distinto si la herida está en un lugar que provoque desfiguración, por ejemplo la cara: en ese caso la herida se cose y se monitoriza con cuidado.

Caterson y Gillespie ofrecieron algunas sugerencias para mantener a los niños seguros de las mordeduras de perro todos los meses del año.

En primer lugar, es importante que los dueños de perros mantengan a sus perros bajo control. Esto significa mantenerlos dentro de las vallas o con correa, y decirles con claridad a los transeúntes que no los toquen.

"Y es importante, obviamente, pensar en cómo manejar la mascota para que no se convierta en un peligro para un niño en el vecindario", comentó Caterson.

Los padres también deben ser claros con sus hijos respecto a que no deben invadir el patio de una persona, ni usarlo como atajo, enfatizó.

Deben enseñar a sus hijos la forma de acercarse a un perro desconocido, apuntó Gillespie, y esto puede incluir no acercarse a ellos.

"Es una de las cosas que de verdad hay que enseñar a los niños es que, aunque tengan un perro amigable en casa, uno no se acerca a perros que no conozca. Aunque lo lleven con correa, que no se acerquen a menos que mamá o papá, un padre o un adulto, pregunte si pueden acariciar al perro", enfatizó Gillespie.

Por supuesto, también es importante que los padres enseñen a sus hijos a ser amables con sus propios perros en casa.

Si un niño es mordido y la mordedura rompe la piel, es importante llevarlo al médico, dijo Gillespie.

Estas heridas se pueden infectar fácilmente, debido a las bacterias en la boca del animal. Un médico puede proveer antibióticos, además de evaluar si el niño necesita una vacuna antitetánica, o potencialmente, una vacuna contra la rabia.

"Y la cuarta pregunta es cómo limpiamos y i suturamos o no", comentó Gillespie.

Un médico de emergencias o su proveedor de atención de la salud debería ser capaz de responder a estas preguntas.

La investigación se presentó el 1 de mayo en la reunión de las Sociedades Pediátricas Académicas (Pediatric Academic Societies), en Washington, D.C. Los hallazgos presentados en las reuniones médicas deben considerarse preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Más información

La Asociación Americana de Medicina Veterinaria (American Veterinary Medical Association) ofrece más información sobre la prevención de las mordeduras de perros.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Edward Caterson, MD, division chief, pediatric plastic surgery, Nemours Children’s Health, Wilmington, Del.; Darria Gillespie, clinical assistant professor, University of Tennessee Health Science Center, Knoxville, Tenn.; Pediatric Academic Societies Meeting, Washington, D.C., May 1, 2023

Comparte tu opinión