Los padres llevan más comestibles de marihuana a casa, y las intoxicaciones de los niños aumentan

LUNES, 14 de febrero de 2022 (HealthDay News) -- Productos comestibles de marihuana. Los adultos los pueden usar de forma recreativa, o para ayudarlos a gestionar el dolor, las náuseas y la ansiedad. Pero estos productos llenos de THC, que con frecuencia se venden como gominolas, galletas y brownies, han aumentado el número de llamadas de emergencia por los niños pequeños que consumen por error los deliciosos comestibles.

Tan solo en 2021, el Centro de Control de Intoxicaciones de Nueva Jersey asistió en el tratamiento médico de más de 150 niños que consumieron comestibles de cannabis. De ellos, casi 100 tenían 5 años o menos.

Los padres llevan más comestibles de marihuana a casa, y las intoxicaciones de los niños aumentan

En todo el país, hubo 187 exposiciones a los comestibles de marihuana entre niños de 12 años o menos en Estados Unidos en 2016, según los datos de la Asociación Americana de Centros de Control de Intoxicaciones (American Association of Poison Control Centers). En 2020, ese número había aumentado a más de 3,100, y una gran mayoría eran niños de 5 años o menos.

"Las exposiciones pediátricas a los comestibles de cannabis están aumentando en todo el país", señaló la Dra. Diane Calello, directora ejecutiva y médica del Centro de Control de Intoxicaciones de Nueva Jersey, de la Facultad de Medicina de Nueva Jersey de la Universidad de Rutgers. "De 2019 a 2020, observamos un aumento de un 370 por ciento en las llamadas, y recibimos un máximo histórico de más de 150 llamadas en 2021. Está claro que está en aumento".

Otro experto se mostró de acuerdo en que el problema está empeorando.

"Sin duda no son pocos los niños que encuentran los productos de marihuana de sus padres. En general se trata de niños de 2 a 6 años. Casi siempre implica productos comestibles en forma de brownies o galletas u otras cosas que los niños pudieran pensar razonablemente que son buenas para comer", explicó el Dr. Eric Lavonas, toxicólogo del Centro de Intoxicación y Seguridad de las Drogas de las Montañas Rocosas, en Denver.

"Los niños llegan muy alterados y no pueden comunicarse con su ambiente, y con frecuencia están vomitando", apuntó. "El mayor peligro es asegurarse de que no sea otra cosa y que el niño no se deshidrate".

Hay ideas equivocadas comunes respecto a que no se puede sufrir una sobredosis de THC y que consumir cualquier cantidad es seguro. Pero un exceso de cannabis puede resultar en unos efectos secundarios físicos y mentales indeseados, cuya intensidad varía. Y cuando se compara con fumar cannabis, los efectos de los comestibles con frecuencia se atrasan, lo que puede conducir a un consumo excesivo accidental, lo que plantea un peligro real para los niños.

Un estudio, que se publicó en la revista Pediatrics el octubre pasado, comparó la incidencia de los niños que consumieron de forma accidental comestibles de cannabis antes de y después de que los productos de cannabis se legalizaran en 17 estados de todo Estados Unidos y en Canadá en octubre de 2018. Los investigadores descubrieron un aumento significativo en las incidencias de niños menores de 11 años que consumieron de manera accidental comestibles de cannabis y que necesitaron atención médica de emergencia durante el periodo posterior a la legalización.

Algo interesante es que los investigadores también encontraron que aunque las visitas a emergencias aumentaron entre el periodo anterior y el periodo posterior a la legalización del cannabis, la tasa de cambio permaneció igual entre los dos periodos. Esto indica que las incidencias de niños que consumieron comestibles por accidente han continuado a un ritmo constante, lo que sugiere que este problema existía incluso antes de la legalización del cannabis.

Incluso en los estados que no han legalizado el cannabis, los autores anotaron un aumento generalizado en el acceso a las formas medicinales o ilícitas, lo que podría contribuir al creciente número de niños que consumen comestibles.

"Estos productos se han vuelto más accesibles y disponibles, ya que la mayoría de los estados tienen acceso a la marihuana medicinal o recreativa", señaló Kaitlyn Brown, directora clínica administrativa de la Asociación Americana de Centros de Control de Intoxicaciones. "Los productos comestibles de cannabis pueden resultar muy atractivos para los niños, debido a la apariencia y el sabor del producto. Ha habido un gran aumento en los casos desde 2016".

Lamentablemente, los niños, a diferencia de los adultos que consumen los comestibles, tienen un riesgo significativamente más alto de efectos secundarios graves por el cannabis. Estos efectos de salud pueden incluir las dificultades para respirar, la pérdida de coordinación, la somnolencia y convulsiones. En casos extremos, quizá incluso haya que admitir a los niños a la unidad de cuidados intensivos.

Por ejemplo, un informe de investigación de toxicología, que se publicó en la revista Annals of Emergency Medicine en noviembre de 2017, describe a un grupo de invitados a una fiesta de cumpleaños que comieron gominolas de THC por accidente. De las 21 personas, 12 eran niños que tuvieron que ir al hospital.

"Aunque por suerte los efectos secundarios potencialmente letales son muy raros, también son prevenibles", apuntó Calello. "Una visita [a emergencias] puede ser aterradora para los niños y los padres. Guardar y empaquetar estos productos de forma segura es una forma fácil de prevenir un problema potencialmente grande".

Los expertos de la Rutgers ofrecen estos consejos para ayudar a mantener los comestibles en un lugar seguro y fuera del alcance de los niños:

Guarde los comestibles (o cualquier producto de cannabis) de la misma forma que guardaría los medicamentos, es decir, en un lugar seguro/cerrado bajo llave, fuera de la vista y del alcance de los niños y las mascotas.

Preste mucha atención a la potencia (la concentración del THC) del comestible.

Limite la cantidad de productos comestibles que hay en casa en cualquier momento dado.

Compre productos que contengan cannabis solo de fuentes con licencia y fiables.

Más información

Visite el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU. para aprender más sobre la marihuana.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Diane Calello, MD, executive and medical director, New Jersey Poison Control Center, Rutgers New Jersey Medical School; Eric Lavonas, MD, toxicologist, Rocky Mountain Poison and Drug Safety, Denver; Kaitlyn Brown, PharmD, DABAT, clinical managing director, American Association of Poison Control Centers; Rutgers University-New Brunswick, news release, Feb. 3, 2022

Comparte tu opinión