Los órganos donados por las personas que tuvieron COVID son seguros, según un estudio

MIÉRCOLES, 23 de marzo de 2022 (HealthDay News) -- Una nueva investigación resulta tranquilizadora para las personas que están esperando un hígado o un riñón nuevos durante la pandemia: los órganos de donantes fallecidos que tuvieron la COVID-19 no provocaron infección en los receptores, y no plantearon un riesgo para los trabajadores de la atención de la salud.

En un estudio que comenzó en septiembre de 2021, el equipo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Duke evaluó unos trasplantes en que unas combinaciones de dos hígados y dos riñones/páncreas de cuatro donantes que tuvieron un resultado positivo de la COVID-19 se implantaron a cuatro receptores.

Los órganos donados por las personas que tuvieron COVID son seguros, según un estudio

Un donante murió de complicaciones de una COVID-19 grave, que incluyeron coágulos en los pulmones, y uno murió de un acceso cerebral que es probable que haya sido provocado por la COVID-19. Los otros dos donantes tuvieron una COVID-19 leve o moderada, y murieron de un accidente cerebrovascular (ACV) y de una sobredosis de droga.

Los donantes se evaluaron según el tipo de órgano, la duración y la gravedad de la enfermedad de COVID-19, y si había cualquier señal de un aumento potencial en la coagulación en los órganos o vasos sanguíneos donados.

El protocolo que utilizó el equipo de la Duke también incluyó una cuidadosa inspección del órgano, y tomaron en cuenta la urgencia del trasplante al evaluar el riesgo.

Durante un seguimiento mediano de 46 días tras recibir sus nuevos órganos, ninguno de los receptores se infectó con la COVID-19 a través del trasplante, y no hubo infecciones entre los trabajadores de la atención de la salud que entraron en contacto con los pacientes.

El estudio será presentado en el Congreso Europeo de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas en Lisboa, Portugal, que se celebrará del 23 al 26 de abril. Las investigaciones presentadas en reuniones se deben considerar preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

"Aunque es limitada, nuestra experiencia hasta la fecha respalda que el uso de los órganos abdominales de los donantes COVID-19 positivos es seguro y efectivo, incluso los de los que tienen una infección activa, o una enfermedad pulmonar provocada por la COVID-19", planteó en un comunicado de prensa de la reunión la autora del estudio, la Dra. Emily Eichenberger.

Eichenberger anotó que "los resultados de los receptores parecen ser coherentes con los resultados previstos de los trasplantes", y añadió que ya se ha realizado con éxito un total de 20 trasplantes de este tipo.

Pero la investigación sobre los órganos trasplantados de donantes que han tenido la COVID-19 todavía está en las etapas tempranas, y se necesitan más estudios de varios centros de todo el mundo para confirmar estos hallazgos iniciales.

La pandemia ha exacerbado la escasez de órganos de donación, porque a los cirujanos les ha preocupado el uso de órganos de donantes infectados con la COVID-19.

Aunque los cuatro receptores del este estudio no estaban vacunados, anotó Eichenberger, ahora se anima de forma contundente a todos los recipientes de trasplantes que estén vacunados del todo.

"No estar vacunados puede aumentar el riesgo de una COVID-19 grave en los pacientes con trasplantes, debido a los inmunosupresores administrados tras el trasplante. Por ese motivo, animamos de forma contundente a nuestros pacientes en la lista de espera a que se vacunen. Pero, en este momento, no estar vacunada no elimina a una persona de la lista de espera para el trasplante de órganos en nuestra institución", añadió Eichenberger.

Más información

La Red Unida para la Compartición de Órganos (United Network for Organ Sharing) ofrece recursos sobre la COVID-19 para los pacientes.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTE: European Congress of Clinical Microbiology and Infectious Diseases, news release, March 22, 2022

Comparte tu opinión