Los monitores de actividad revelan los efectos a largo plazo de la COVID

JUEVES, 8 de julio de 2021 (HealthDay News) -- Los monitores de actividad portátiles, como el Fitbit o el Apple Watch, pueden ayudar a rastrear la recuperación de las personas tras la COVID-19, y están revelando exactamente qué tan a largo plazo es esta recuperación, según un estudio reciente.

Se llevó a cabo de finales de marzo de 2020 a finales de enero de 2021, e incluyó a 875 personas que usaban Fitbit, de las cuales 234 tuvieron un resultado positivo de la COVID-19.

Los monitores de actividad revelan los efectos a largo plazo de la COVID
| Foto: HEALTHDAY

Los datos de los dispositivos portátiles mostraron que las personas que tuvieron resultados positivos de COVID-19 tuvieron síntomas conductuales y fisiológicos, por ejemplo un aumento en la frecuencia cardiaca, que podían persistir entre semanas y meses, reportó el The New York Times.

Estos síntomas duraron más tiempo en las personas con COVID-19 que en las que tuvieron otras enfermedades respiratorias, según los investigadores, del Instituto de Investigación Traslacional Scripps en La Jolla, California.

En promedio, su frecuencia cardiaca en reposo tardó 79 días en volver a la normalidad, en comparación con apenas cuatro días en el grupo que no tuvo COVID.

Esto podría ser una señal de que la COVID-19 altera el sistema nervioso autónomo, que regula los procesos fisiológicos básicos. Las palpitaciones cardiacas y el mareo que reportan muchas personas que sufren de COVID podrían ser síntomas de esta alteración, señalaron los investigadores.

"Muchas personas que contraen COVID al final desarrollan una disfunción autónoma y un tipo de inflamación continua, y esto podría afectar de forma adversa la capacidad del cuerpo de regular su pulso", dijo al Times Jennifer Radin, una epidemióloga del Scripps que dirigió el ensayo.

"Deseamos hacer un mejor trabajo al registrar los síntomas a largo plazo para poder comparar los cambios fisiológicos que vemos con los síntomas que los participantes en realidad experimentan", comentó Radin. "En realidad, este es un estudio preliminar que da apertura a muchos estudios más en el futuro".

El estudio se publicó el miércoles en la revista JAMA Network Open.

"Fue un estudio interesante, y pienso que es importante", declaró al Times el Dr. Robert Hirten, gastroenterólogo y experto en dispositivos portátiles de la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York. "Los dispositivos portátiles ofrecen una capacidad para que podamos monitorizar a las personas sin molestarlas durante largos periodos de una forma objetiva: ¿cómo las afectó el virus realmente?".

Hirten no participó en el estudio.

Varios estudios anteriores han sugerido que los monitores de actividad portátiles, que pueden recolectar datos sobre la frecuencia cardiaca, la temperatura corporal, la actividad física y otras informaciones sobre la salud, podrían ayudar a detectar las señales tempranas de la COVID-19, según el Times.

Alrededor de 1 de cada 5 estadounidenses utiliza este tipo de dispositivo.

Más información

Johns Hopkins Medicine ofrece más información sobre los relojes inteligentes y la salud.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTE: The New York Times

Comparte tu opinión