Los minutos significan meses: un estudio confirma que recibir pronto la atención para un ACV es vital

LUNES, 15 de marzo de 2021 (HealthDay News) -- A alguien que sufre un accidente cerebrovascular (ACV) grave, cada 10 minutos que pasan antes de que se inicie el tratamiento en la sala de emergencias podría costarle ocho semanas de vida sana, informan unos investigadores canadienses.

De hecho, los retrasos en el hospital podrían tener unas peores consecuencias para la recuperación que los retrasos para llegar al hospital, anotaron.

Los minutos significan meses: un estudio confirma que recibir pronto la atención para un ACV es vital

"Nuestro estudio confirmó que cualquier retraso en la administración de un tratamiento adecuado para el ACV es crítico", señaló el investigador principal, el Dr. Mohammed Almekhlafi, profesor asistente de neurociencias clínicas, radiología y ciencias de la salud comunitaria de la Facultad de Medicina Cumming de la Universidad de Calgary.

"Los retrasos tras la llegada al hospital también son importantes. Quizá no sea suficiente solo ser consciente de los síntomas de ACV y de la disponibilidad de hospitales que sean capaces de tratar el ACV en el área de una persona. El desempeño de estos hospitales en las distintas medidas de tiempo se debe reconocer. La administración rápida del tratamiento del ACV es un derecho que tienen todas las víctimas de ACV", enfatizó.

Muchas asociaciones del accidente cerebrovascular, nacionales e internacionales, han sugerido unos estándares para el tiempo desde la llegada a la sala de emergencias al tratamiento, observó Almekhlafi.

"Nuestros hallazgos enfatizan la importancia de una monitorización continua de esas medidas del tiempo, para garantizar que la vía hasta la atención se optimice", añadió.

En el estudio, el equipo de Almekhlafi revisó siete estudios anteriores, que incluyeron a un total de 406 pacientes, y que se publicaron entre 2010 y 2015. Los pacientes participaron en ensayos que compararon la eliminación mecánica de coágulos con o sin medicamentos trombolíticos, frente a solo el uso de trombolíticos.

Todos los pacientes sufrieron un ACV grave con un bloqueo de una de las grandes arterias del cerebro, y todos fueron tratados en un plazo de cuatro horas tras el inicio del ACV.

Los investigadores encontraron que el tiempo mediano entre el inicio de los síntomas y la llegada a emergencias fue de poco más de tres horas, y el tiempo mediano entre la llegada a emergencias y el inicio de un procedimiento para eliminar el coágulo en el cerebro fue de más de 1.5 horas.

Calcularon que cada retraso de una hora en el hospital resultó en la pérdida de 11 meses de vida sana.

El equipo de la investigación enfatizó que una acción rápida para evaluar y tratar al ACV es crítica. Los pacientes se deben someter con rapidez imágenes cerebrales para determinar la ubicación del coágulo, y se deben administrar trombolíticos lo antes posible. Entonces, los pacientes deben ser llevados rápidamente al quirófano para recibir terapia endovascular con el objetivo de eliminar el coágulo.

Pueden suceder retrasos si las salas para realizar los escáneres cerebrales o las angiografías están ocupadas con otro paciente, o si ocurren retrasos en la notificación al equipo de ACV, explicó Almekhlafi.

El Dr. Larry Goldstein, presidente del departamento de neurología de la Universidad de Kentucky, en Lexington, afirmó que "estos datos sugieren que los retrasos en el proceso del tratamiento tras la llegada al hospital, pero no los retrasos entre el inicio de los síntomas que reflejan en el último momento en que se sabía [que el paciente estaba bien] y la llegada al hospital, se asociaron con unos peores resultados tras la eliminación del coágulo en los pacientes con ACV".

Pero Goldstein anotó que el proceso completo (desde el reconocimiento del ACV, ir al hospital y recibir diagnóstico y tratamiento) es esencial para los resultados de los pacientes de ACV.

"En todo caso, el reconocimiento de los síntomas de accidente cerebrovascular, la activación rápida del sistema de transporte de emergencia, la disponibilidad de hospitales capaces de un diagnóstico rápido del ACV, y los sistemas para minimizar los retrasos en el tratamiento y optimizar los procesos de atención relacionados con los ACV emergentes y subsiguientes, son todos importantes para aumentar las probabilidades de mejorar los resultados de los pacientes", aseguró Goldstein.

El proceso comienza con creer que ha ocurrido un ACV.

A continuación, una lista que ayuda a las personas a reconocer los síntomas del ACV, según Goldstein. Si una persona de repente desarrolla cualquiera de estos síntomas, quizá esté sufriendo un ACV:

  • Problemas de equilibrio o debilidad en las piernas
  • Pérdida visual o vista doble
  • Caída de los músculos de la cara
  • Debilidad en un brazo
  • Habla confusa u otros cambios en el habla
  • Debe llamar al 911 de inmediato

Los hallazgos serán presentados en la reunión anual virtual de la Asociación Americana del Accidente Cerebrovascular (American Stroke Association), del 17 al 19 de marzo. Las investigaciones presentadas en reuniones se deben considerar preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Más información

Para más información sobre el ACV, visite la Asociación Americana del Accidente Cerebrovascular.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Mohammed Almekhlafi, MD, assistant professor, clinical neurosciences, radiology and community health sciences, Cumming School of Medicine, University of Calgary, Alberta, Canada; Larry Goldstein, MD, professor and chairman, department of neurology, University of Kentucky, Lexington; American Stroke Association, meeting, March 17 to 19, 2021, online

Comparte tu opinión