Los estadounidenses podrían tener más probabilidades de sufrir Parkinson de lo que se pensaba

JUEVES, 15 de diciembre de 2022 (HealthDay News) -- La enfermedad de Parkinson es un problema mucho más grande de lo que se pensaba, sobre todo para los estadounidenses mayores, encuentra un nuevo estudio.

Cada año, en Norteamérica se diagnostican alrededor de un 50 por ciento más de casos nuevos del trastorno degenerativo de lo que se estima ahora, concluyeron los investigadores tras una exhaustiva revisión de los datos.

Los estadounidenses podrían tener más probabilidades de sufrir Parkinson de lo que se pensaba

"Decíamos que cada año 60,000 personas eran diagnosticadas, pero en realidad cada año se diagnostica enfermedad de Parkinson a 90,000 personas", señaló el coinvestigador James Beck, director científico de la Parkinson's Foundation.

Los resultados resaltan que el aumento en la edad es un factor de riesgo primario del Parkinson, apuntó Beck. Con una población que envejece, se están diagnosticando más casos de Parkinson.

Los nuevos estimados concuerdan con un estudio de 2018, que proyectó que se prevé que los casos de Parkinson se dupliquen en un plazo de dos décadas, y que habrán aumentado a más de 12 millones en todo el mundo en 2040, comentó la Dra. Xin Xin Yu, neuróloga del Centro de Neurorrestauración de la Clínica Cleveland.

"Siento que este estudio es un llamamiento a la acción", observó Yu respecto al nuevo informe. "¿Cómo cuidamos a una población que está envejeciendo y que vive más tiempo? ¿Cómo abogamos por una mejor atención para esta población que envejece y que está en riesgo de enfermedad de Parkinson?".

La enfermedad de Parkinson afecta a una región del cerebro llamada sustancia negra, que produce un importante compuesto llamado dopamina. La dopamina transmite mensajes entre los nervios que controlan los movimientos de los músculos, y también tiene un rol en los centros de placer y recompensa del cerebro.

Es normal que las células de la sustancia negra mueran a medida que se envejece, pero en algunos esta pérdida ocurre con rapidez, según Johns Hopkins. Cuando más de un 50 por ciento de las células desaparecen, la producción de dopamina de una persona falla hasta el punto en que comienzan a ocurrir síntomas de Parkinson.

Los síntomas primarios del Parkinson implican temblores, ralentización del movimiento, rigidez en las extremidades, y problemas con el paso o el equilibrio, según la Parkinson's Foundation.

Hasta ahora, los estimados de los casos de Parkinson no han sido muy concluyentes, porque los estudios tendían a observar regiones específicas y grupos más pequeños de pacientes, aclaró Beck.

"Aquí utilizamos una amplia variedad de conjuntos de datos, y los reunimos para obtener este mejor estimado", contó Beck. "Al reunir los conjuntos de datos de distintas áreas geográficas de Estados Unidos y Canadá, pudimos entender cuántas personas se diagnostican al año".

Los números mostraron que el riesgo de Parkinson aumenta de forma dramática con la edad, y que es más probable que los hombres desarrollen la enfermedad que las mujeres.

Los datos también revelaron regiones específicas donde se diagnostican más casos, lo que concuerda con la investigación que vincula al Parkinson con la contaminación, los pesticidas y otros factores ambientales, dijeron Beck y Yu.

"Es algo que en realidad no se ha demostrado de una forma acreditada en las personas, que estas exposiciones estén provocando enfermedad de Parkinson", apuntó Beck. "Ahora mismo estamos a punto de pasar de la epidemiología, que nos muestra la correlación, a averiguar la causalidad".

Las tasas de Parkinson son más altas en los estados del "Cinturón de Óxido" en la parte noreste y en el Medio Oeste de Estados Unidos, además del valle central del Sur de California, la parte sureste de Texas, la región central de Pensilvania y Florida, mostró el estudio.

"Es difícil determinar un solo factor ambiental, pero ha habido investigación que ha observado el impacto de los pesticidas y de los productos secundarios de la industrialización, así como de distintas sustancias" en el riesgo de Parkinson, aseguró Yu. "Se necesita más investigación sobre el motivo de que haya ciertas áreas geográficas donde vemos una incidencia más alta".

Más que nada, el estudio provee una nueva comprensión sobre la carga del Parkinson en la sociedad estadounidense, apuntó Beck.

"No saber quién en realidad vive con la enfermedad de Parkinson, cuántas personas se diagnostican cada año, de verdad dificulta hablar con los legisladores y defensores sobre por qué debe haber una mayor financiación de la investigación sobre la enfermedad de Parkinson", observó Beck.

Beck anotó que alrededor de un millón de personas tienen Parkinson en Estados Unidos, en comparación con 5 millones de personas que viven con el Alzheimer.

"Es una diferencia quíntuple entre las enfermedades, pero la diferencia en cuánto se invierte en el Alzheimer frente al Parkinson se acerca más a las diez veces", lamentó Beck. "Intentamos plantear que el Parkinson debería tener una categoría proporcional a la del Alzheimer. Si pudiéramos obtener al menos paridad en proporción con la financiación para el Alzheimer, sería tremendo".

El nuevo estudio se publicó en la edición del 15 de diciembre de la revista npj Parkinson's Disease.

Más información

Aprenda más sobre el Parkinson en la Parkinson's Foundation.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: James Beck, PhD, chief scientific officer, Parkinson's Foundation; Xin Xin Yu, MD, neurologist, Cleveland Clinic's Center for Neuro-Restoration; npj Parkinson's Disease, Dec. 15, 2022

Comparte tu opinión