Los estadounidenses de más de 50 quieren 'envejecer en casa', pero muchos no están preparados: encuesta

MIÉRCOLES, 13 de abril de 2022 (HealthDay News) -- La gran mayoría de los estadounidenses que envejecen desean permanecer en casa y vivir de forma independiente durante todo el tiempo posible, pero muchos no han pensado en lo que deben hacer para lograr "envejecer en casa", revela una nueva encuesta.

Casi 9 de cada 10 estadounidenses (un 88 por ciento) de entre 50 y 80 años dijeron que es importante permanecer en sus propios hogares mientras envejecen, encontró la Encuesta nacional sobre un envejecimiento sano más reciente de la Universidad de Michigan.

Los estadounidenses de más de 50 quieren 'envejecer en casa', pero muchos no están preparados: encuesta

Pero casi la mitad (un 47 por ciento) admitieron que habían pensado poco o nada en las medidas que deben tomar para poder permanecer en casa de forma segura y cómoda en la vejez.

"Muchos adultos mayores desean poder quedarse en casa durante el máximo de tiempo posible, pero no parece que la mayoría estén pensando de verdad en lo que esto significa y los tipos de cosas que deben hacer para prepararse", señaló Sheria Robinson-Lee, profesora asistente de la Facultad de Enfermería de la Universidad de Michigan, y coautora de un informe sobre los hallazgos de la encuesta.

La encuesta, patrocinada por AARP, encontró que apenas 1 de cada 3 personas de mediana edad y mayores (un 34 por ciento) dijeron que su vivienda cuenta con las características necesarias para permitirles envejecer en casa. Un 47 por ciento adicional dijeron que es probable que cuente con ellos, y un 19 por ciento que no.

Las características de accesibilidad comunes que las personas reportaron en sus viviendas fueron un baño (un 88 por ciento) y una habitación (un 78 por ciento) en la primera planta.

Pero después de esto, pocas personas parecían tener viviendas preparadas para un envejecimiento fácil y seguro.

Apenas alrededor de la mitad (un 54 por ciento) tenían marcos de puertas de la suficiente anchura para una silla de ruedas, un 32 por ciento tenían pomos de puerta de estilo palanca, y las viviendas de un 19 por ciento tenían entradas con rampas o no tenían escalones.

Alrededor de un 36 por ciento de los baños tenían taburetes o bancos de ducha o inodoros con asiento elevado, un 32 por ciento tenían barras de seguridad, y tan solo un 7 por ciento tenían duchas sin barreras.

¿Qué pasa si se cae y está solo?

Se trata del tipo de medidas de precaución básicas necesarias para prevenir las caídas, apuntó Ramsey Alwin, presidenta y directora ejecutiva del Consejo Nacional sobre el Envejecimiento.

"Las caídas son un área muy preocupante para nosotros", afirmó Alwin. "Tan solo el año pasado, hubo más de 3 millones de lesiones relacionadas con las caídas, que resultaron en más de 800,000 hospitalizaciones".

Muchos estadounidenses mayores quizá tampoco tengan el tipo de respaldos sociales y ayuda que necesitarán para quedarse en casa.

Más de 1 de cada 4 (un 28 por ciento) dijeron que viven solos. De ellos, un 48 por ciento apuntaron que no tienen a alguien en sus vidas que pudiera ayudarlos si fuera necesario con cuidados personales como bañarse o vestirse.

Un punto positivo es que una mayoría de los estadounidenses que envejecen dijeron que sí tienen a alguien que pudiera ayudarlos a hacer la compra (un 84 por ciento), las tareas del hogar (un 80 por ciento), a administrar sus finanzas (un 79 por ciento) y con los cuidados personales (un 67 por ciento).

Pero tan solo un 19 por ciento señalaron que sienten confianza de que podrían permitirse pagarle a alguien para obtener esa ayuda. Casi dos tercios dijeron que es probable que no pudieran permitírselo.

Alwin comentó que no resulta sorprendente que muchas personas no hayan sopesado las implicaciones de envejecer.

"Las personas desean envejecer en casa, pero la realidad es que con frecuencia viven de sueldo en sueldo, gestionando afecciones crónicas relacionadas con el corazón y la diabetes", lamentó Alwin. "Para muchos solo existe el ahora, apagar esos incendios inmediatos, llegar a final de mes e intentar hacer algo respecto a su salud y bienestar".

Como resultado, con frecuencia no existe un pensamiento a largo plazo, aseguró.

"Por no mencionar que todos estamos en negación sobre el hecho de que envejecemos, aunque sin duda envejecemos desde nuestro primer aliento", continuó Alwin. "Negar la realidad es toda una tradición estadounidense".

Robinson-Lane sugiere que las personas que estén creando estrategias para la forma en que les gustaría envejecer comiencen por hacer una lista de las cosas que son importantes para ellas.

"En primer lugar, piense si su casa actual es la casa donde quiere envejecer", dijo. "Y si no lo es, comience a pensar sobre dónde desea ir".

Más o menos 1 de cada 5 adultos mayores (un 21 por ciento) apuntaron que se habían mudado en los cinco años anteriores, encontró la encuesta. Más de la mitad (un 52 por ciento) se habían mudado a una casa por donde moverse era más fácil, un 49 por ciento a una vivienda más pequeña, y un 34 por ciento más cerca de sus familiares.

Una vez esté en el lugar donde desea envejecer, debe evaluar su vivienda y ver si tiene las características que necesita para permanecer seguro.

Alwin sugiere que todo el mundo, sea o no una persona mayor, realice una inspección de seguridad de su hogar.

"Un par de preguntas sencillas le ayudará a asegurar que su espacio esté libre de caídas", apuntó. "Mire todas las alfombras. Son la zona de peligro. Piense en cuando usa las escaleras. Asegúrese de que evita usar calcetines en las escaleras. ¿Puede poner cinta antideslizante en esas escaleras para que sean un poco más seguras?".

Este es el tipo de "cambio y modificaciones de bajo costo o sin costo que se pueden hacer en el hogar para que sea mucho más seguro, para que pueda acompañarlo en el envejecimiento", enfatizó Alwin.

Una persona que envejece también debe pensar si hay habitaciones en la primera planta que se puedan usar para dormir y bañarse, de forma que pueda evitar las escaleras siempre que sea posible, aconsejó Robinson-Lane.

Además, los adultos mayores deben planificar la asistencia que van a necesitar, es decir, hacer una lista de las personas, las empresas y las organizaciones que quizá puedan ayudarlos cuando sea necesario.

Hágase amigo de la tecnología

Y Robinson-Lane añadió que las personas mayores que deseen permanecer en casa quizá también deban aprender un poco más de tecnología.

Hay muchos sistemas activados por voz, como los dispositivos de iHome o Echo, que permiten a las personas mayores llamar para pedir asistencia sin tener que recordar un número telefónico, observó. Estos dispositivos también pueden ayudar a las personas a mantener una lista de la compra o recordatorios sobre las actividades diarias.

Incluso los electrodomésticos han adoptado la alta tecnología, con características de seguridad como fogones con Wi-Fi y apagado automático, añadió Robinson-Lane.

Pero apenas la mitad de los adultos mayores (un 49 por ciento) reportaron que tenían al menos un dispositivo inteligente en casa. Los más comunes fueron los dispositivos controlados por voz (un 21 por ciento), los termostatos inteligentes (un 18 por ciento) y timbres de puerta con cámaras (un 16 por ciento).

Menos de un 10 por ciento reportaron que tenían uno de los siguientes dispositivos diseñados para la seguridad: alarmas de fogón inteligente, monitores de la temperatura del agua del baño, detectores de escapes de agua, pastilleros inteligentes, o sistemas de respuestas de emergencias.

"Existe el estereotipo de que quizá los adultos mayores no estén tan implicados con la tecnología, y pienso que la pandemia ha cambiado esto de forma significativa", afirmó Robinson-Lane. "Las personas han tenido que familiarizarse con algunas tecnologías, como las videollamadas, pero esto tal vez no haya incluido algunas otras formas en que se puede utilizar la tecnología para obtener ayuda".

La encuesta se realizó en línea y por teléfono en enero y febrero, con un grupo seleccionado al azar de casi 2,300 adultos de EE. UU. de 50 a 80 años. El margen de error es de más o menos 1 a 3 puntos de porcentaje en las preguntas que se hicieron a todo el grupo, y más alto entre los subgrupos.

Más información

El Consejo Nacional sobre el Envejecimiento ofrece una herramienta para revisar que su casa esté libre de riesgos de caídas.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Sheria Robinson-Lane, PhD, MHA, RN, assistant professor, University of Michigan School of Nursing, Ann Arbor; Ramsey Alwin, MBA, president and CEO, National Council on Aging, Arlington, Va.; National Poll on Healthy Aging, University of Michigan, April 13, 2022

Comparte tu opinión