Los dispositivos de alta tecnología podrían interferir con un desfibrilador implantado

MARTES, 1 de marzo de 2022 (HealthDay News) -- Algunos dispositivos tecnológicos portátiles equipados con imanes potentes pueden interferir con la capacidad de un implante cardiaco de regular unos ritmos cardiacos irregulares peligrosos, informa un estudio reciente.

Unos investigadores suizos encontraron que los AirPods Pro de Apple, el Surface Pen de Microsoft, y el Apple Pencil pueden desequilibrar temporalmente a un marcapasos/desfibrilador si se acercan demasiado al implante.

Los dispositivos de alta tecnología podrían interferir con un desfibrilador implantado

"Estos dispositivos están diseñados para que se puedan desactivar mediante un campo magnético de la suficiente potencia desde fuera del cuerpo", anotó el investigador principal, Corentin Fery, ingeniero investigador del Instituto de Ingeniería Médica e Informática Médica de la Universidad de Ciencias y Artes Aplicadas del Noroeste de Suiza.

Un marcapasos responde a una interferencia magnética al revertirse por defecto a un modo de ritmo fijo, en lugar de su ritmo cardiaco programado, algo que no es peligroso, apuntó Fery.

Pero un desfibrilador implantado se apaga por completo en presencia de una interferencia de este tipo, y no se podrá activar si el paciente desarrolla un ritmo cardiaco irregular que pudiera provocar que su corazón pare, advirtió Fery.

Cuando funciona con normalidad, un desfibrilador implantado administra un choque eléctrico al corazón para restaurar un ritmo cardiaco normal cuando ocurre un latido cardiaco irregular.

"Si el dispositivo electrónico portátil se acerca demasiado a un dispositivo implantado, la terapia del [desfibrilador] podría desactivarse, y podría ocurrir una muerte cardiaca súbita si se requiere desfibrilación durante esta situación", dijo Fery.

Este problema potencial ya se ha observado en otros dispositivos electrónicos, en particular con el iPhone 12 Pro Max, apuntaron los investigadores en las notas de respaldo.

Aunque es problemático, el riesgo de que la interferencia magnética de los dispositivos pudiera provocar una lesión grave o la muerte a una persona es bajo, aseguró el Dr. Mark Estes, director del Programa de Becas en Electrofisiología Cardiaca Clínica del Instituto Cardiaco y Vascular de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh.

El efecto magnético para cuando el dispositivo se aleja del implante cardiaco, y el implante vuelve a su función normal, apuntó Estes.

"Se tendría que dar la inusual confluencia de que un imán interfiera con el dispositivo al mismo tiempo que se sufre una arritmia que ponga a la vida en peligro", aclaró Estes. "La probabilidad de que suceda es extremadamente baja".

Además, no se ha reportado ninguna muerte ni lesión en el mundo real relacionada con estos dispositivos personales, señaló Estes.

"Los investigadores plantean un punto muy válido, de que algunos equipos electrónicos tienen el potencial de interactuar con los marcapasos/desfibriladores, pero no se han reportado resultados adversos reales por esta interacción", continuó Estes. "Es un evento con una probabilidad extremadamente baja".

De cualquier forma, existe la preocupación de que los campos magnéticos de los dispositivos pudieran alterar la programación de los implantes cardiacos, haciendo que funcionen de forma incorrecta incluso después de que el dispositivo se aleje, comentó la Dra. Johanna Contreras, cardióloga del Hospital Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

"Podría hacerlo. Es poco probable si el imán se aleja, pero nunca se sabe qué sucederá", dijo Contreras.

Contreras apuntó que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. debe investigar las interacciones potenciales entre los dispositivos con imanes y los implantes cardiacos.

Fery y sus colaboradores también piensan que se deben evaluar otros dispositivos personales, como los relojes inteligentes y los cigarrillos electrónicos, para asegurarse de que no puedan interferir con los implantes cardiacos.

Mientras tanto, las personas pueden protegerse al mantener cualquier dispositivo a al menos 6 pulgadas (unos 15 centímetros) de su implante cardiaco, aconsejó Estes.

"La mayoría de los marcapasos/desfibriladores se ubican debajo de la clavícula izquierda, de forma que no deben poner sus teléfonos celulares ni ningún dispositivo en el bolsillo de la camisa", añadió Estes. "Si están sentados en una cama, no deben usar sus iPads cerca del dispositivo en el pecho".

El nuevo estudio aparece en la edición del 1 de marzo de la revista Circulation: Arrhythmia and Electrophysiology.

Más información

Los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. ofrecen más información sobre los marcapasos y desfibriladores implantados.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Corentin Fery, MSc, research engineer, University of Applied Sciences and Arts Northwestern Switzerland, Institute for Medical Engineering and Medical Informatics, Muttenz, Switzerland; N.A. Mark Estes, MD, professor, medicine, and director, Clinical Cardiac Electrophysiology Fellowship Program, Heart and Vascular Institute, University of Pittsburgh School of Medicine; Johanna Contreras, MD, cardiologist, Mount Sinai Hospital, New York City; Circulation: Arrhythmia and Electrophysiology, March 1, 2022

Comparte tu opinión