Los deportes de equipo también son buenos para la mente de los niños

JUEVES, 2 de junio de 2022 (HealthDay News) -- Los niños que practican deportes de equipo quizá también obtengan ciertos beneficios de salud mental, pero lo mismo tal vez no sea cierto para los que practican deportes individuales, sugiere un estudio reciente.

Varios estudios anteriores han vinculado los deportes de equipo con un mejor bienestar mental entre los niños y adolescentes, y la nueva investigación no es una excepción. Encontró que, en general, los niños de EE. UU. que practicaban deportes de equipo parecían tener menos "dificultades" de salud mental, por ejemplo síntomas de ansiedad y depresión, que sus pares que no practicaban ningún deporte.

Los deportes de equipo también son buenos para la mente de los niños

Al contrario, la situación se invirtió entre los niños que practicaban deportes que dependían más del desempeño individual, como el tenis, la gimnasia y la lucha libre. Tendían a mostrar más síntomas de salud mental que sus pares.

"En una escala general, al observar a los deportes con una mayor amplitud, parecen ser buenos para la salud mental de los niños", comentó el investigador principal, Matt Hoffmann, profesor asistente de kinesiología de la Universidad Estatal de California, en Fullerton.

Pero este estudio sugiere que no todos los deportes brindan los mismos beneficios.

No está claro a qué se debe, pero un motivo podría ser la presión añadida de desempeño en los deportes individuales: los niños no pueden compartir la "carga" con sus compañeros de equipo, apuntó Hoffman, y quizá sea más probable que se culpen cuando las cosas no salen como esperaban.

Esto podría ser particularmente cierto si los padres presionan, anotó.

En el estudio, que se publicó en la edición en línea del 1 de junio de la revista PLOS ONE, participaron más de 11,000 niños de EE. UU. de 9 a 13 años. Sus padres completaron una lista de comprobación estándar de salud mental, que calificaba dificultades como la ansiedad, la depresión, el retraimiento social y los problemas de atención de sus hijos.

En general, los niños que practicaban deportes de equipo puntuaron más bajo en la mayoría de las dificultades de la salud mental, en comparación con los que no practicaban ningún deporte. Por otro lado, los niños que practicaban deportes individuales en general tenían unas puntuaciones más altas.

Por otra parte, los niños que practicaban ambos tipos de deportes tuvieron en esencia un empate: sus calificaciones de salud mental fueron equivalentes a las de los niños que no practicaban deportes.

Hoffmann apuntó que ninguna de las diferencias fue grande. En promedio, la participación en los deportes de equipo se vinculó con una reducción de entre un 10 y un 19 por ciento en las puntuaciones de los síntomas, mientras que los deportes individuales se vincularon con un aumento modesto parecido en las puntuaciones.

Los investigadores tomaron otros factores en cuenta, por ejemplo los ingresos familiares. Este es uno importante, señaló Hoffmann, porque los recursos familiares ayudan a determinar cuáles deportes practican los niños. Incluso así, encontró el estudio, los deportes de equipo parecieron ser mejores para el bienestar mental que los individuales.

Pero no se sabe con certeza que los deportes en sí fueran el factor impulsor. Hoffmann apuntó que es posible, por ejemplo, que los niños introvertidos se vean más atraídos por los deportes individuales, en lugar de los de equipo.

Al mismo tiempo, hay motivos para creer que los deportes de equipo mejoran la salud mental de los niños, añadió. Ofrecen la oportunidad de crear amistades y un sentido de pertenencia, y de aprender habilidades como la cooperación y afrontar las dificultades.

Un problema de los deportes individuales, como el tenis y la gimnasia, es que los niños podrían "especializarse" a partir de una edad temprana, según la Dra. Erin Moix Grieb.

En esos casos, los niños quizá entrenen todo el año, lo que puede aumentar el riesgo de lesiones, explicó Grieb, especialista en medicina deportiva pediátrica de Stanford Children's Health, en California.

"Las lesiones son uno de los factores de riesgo más potentes de los problemas de salud mental en los deportistas", advirtió.

Además, "el entrenamiento muy enfocado todo el año" podría exponer a algunos niños al aislamiento social, el estrés y el agotamiento, añadió Grieb.

Pero nada de esto significa que los niños necesiten los deportes de equipo para que les vaya bien.

"La intención no es desanimar a los padres para que no permiten que sus hijos practiquen deportes individuales", dijo Hoffmann.

Más bien, sugirió que los padres vigilen a sus hijos, para asegurarse de que se están divirtiendo con el deporte que eligieron. (Algunos niños, anotó Hoffmann, simplemente acaban en un deporte que uno de sus padres practicaba, y quizá en realidad no estén apegados al mismo).

Grieb se mostró de acuerdo. "La realidad es que si los niños disfrutan de su deporte y practican una variedad de deportes, reciben el respaldo de sus padres y entrenadores, y tienen un tiempo libre adecuado con unas buenas técnicas de prevención de las lesiones, ya van ganando", apuntó.

Y los niños también pueden encontrar conexiones sociales fuera del deporte. "Si un niño tiene una actividad o interés por el que siente pasión, anímele a apuntarse a un grupo organizado de otros individuos con interese similares", sugirió Grieb.

"Saber que cuentan con respaldo y que se dedican a sus propios intereses hace mucho por su salud mental", añadió.

Más información

La Asociación Americana de Psicología (American Psychological Association) ofrece más información sobre el ejercicio y la salud mental de los niños.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Matt Hoffmann, PhD, assistant professor, kinesiology, California State University, Fullerton; Erin Moix Grieb, MD, clinical assistant professor, Stanford Children's Health, Palo Alto, Calif.; PLOS ONE, June 1, 2022, online

Comparte tu opinión