Los días fríos con fuertes vientos pueden afectar tu corazón

Los días fríos con fuertes vientos pueden afectar tu corazón
| Foto: GETTY IMAGES

Ese fresco aire de otoño y las temperaturas frías de invierno podrían hacerle más vulnerable a los problemas del corazón, sugiere un nuevo estudio.

Los investigadores encontraron "un aumento en los ataque cardiacos durante las temperaturas bajas, los vientos fuertes, una luz solar de poca duración y una presión atmosférica baja", señaló el autor sénior, el Dr. David Erlinge, director de cardiología en la Universidad de Lund, en Suecia.

No todas las noticias son preocupantes

El riesgo de ataque cardiaco se redujo en alrededor de un 3% por cada aumento de 13 ºF en la temperatura mínima del aire, informa el estudio.

"Es importante anotar que este efecto general es bastante modesto", señaló el Dr. Usman Baber, profesor asistente de cardiología en la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

En el estudio participaron más de 274,000 suecos que sufrieron ataques cardiacos entre 1998 y 2013. Los investigadores averiguaron el tiempo que hacía el día de cada ataque cardiaco, para ver si ciertas condiciones parecían hacer que las personas fueran más propensas a los problemas cardiacos.

La temperatura del aire tuvo el efecto más profundo en el riesgo de ataque cardiaco, y el riesgo fue incluso mayor cuando la temperatura bajó de los 32 ºF (0 ºC). Pero los días en que la luz solar duraba poco, con vientos fuertes y con una presión atmosférica más baja también se vincularon con un aumento en el riesgo.

El aumento observado en el riesgo de ataque cardiaco podría deberse a los efectos del tiempo en el sistema circulatorio, explicó Erlinge.

"Sabemos que el frío y el viento hacen que el cuerpo contraiga los vasos sanguíneos de la piel para conservar la temperatura y la energía", comentó Erlinge. "Eso hace que el corazón bombee contra una mayor resistencia, lo que aumenta el estrés del corazón y podría desencadenar un ataque cardiaco".

Pero el estudio no puede probar causalidad, y Baber anotó que otros factores también podrían influir.

"Sospecho que el motivo de esa asociación observada será mucho más complejo", dijo Baber. "La fisiología podría tener un rol, pero otros factores, como la conducta del paciente que varía según el tiempo, podrían tener un rol".

"Cuando el tiempo cambia, la gente podría comportarse de forma distinta", continuó Baber. "Quizá estén más estresados. El estrés tiene un rol importante en el riesgo de ataque cardiaco. Quizá las personas no tomen los medicamentos con tanta frecuencia".

La reducción en la actividad física, los cambios en la dieta y la depresión son otros factores conductuales que podrían influir en el riesgo estacional de ataque cardiaco, añadieron los investigadores.

Las personas también podrían ser más propensas a sufrir infecciones respiratorias y gripe durante este tipo de tiempo, y se sabe que esas enfermedades son factores de riesgo del ataque cardiaco. Por ejemplo, se ha mostrado que una infección respiratoria puede provocar que el riesgo de ataque cardiaco se multiplique por seis, anotaron los investigadores.

Si su salud cardiaca le preocupa, tómese el tiempo de ponerse un suéter o una chaqueta los días frescos, o cúbrase bien cuando el mercurio baje, dijo Erlinge.

El estudio aparece en la edición del 24 de octubre de la revista JAMA Cardiology.

Más información

La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) ofrece más información sobre el clima frío y la enfermedad cardiaca.

Comparte tu opinión