Los conteos de espermatozoides se recuperan cuando los hombres con obesidad pierden peso

JUEVES, 26 de mayo de 2022 (HealthDay News) -- Cuando los hombres pierden el peso en exceso y no lo recuperan, los beneficios para la salud podrían alcanzar incluso a su conteo de espermatozoides, encuentra un nuevo estudio.

El estudio, de casi 50 hombres con obesidad, encontró que los que perdieron peso al seguir una dieta baja en calorías mejoraron su conteo de espermatozoides en alrededor de un 40 por ciento. Pero hubo una salvedad. No podían recuperar el peso si querían mantener el conteo más alto de espermatozoides.

Los conteos de espermatozoides se recuperan cuando los hombres con obesidad pierden peso

Y, en este caso, la pérdida de peso fue bastante sustancial: tras una dieta baja en calorías de ocho semanas, los participante del estudio habían perdido 36 libras (unos 16 kilos) en promedio.

Tanto la pérdida de peso como el aumento en el conteo de espermatozoides fueron rápidos, y llamativos, según el Dr. Bobby Najari, un urólogo que revisó los hallazgos.

"Me impresionó el impacto en el conteo de espermatozoides en tan poco tiempo", dijo Najari, profesor asistente y director del Programa de Infertilidad Masculina de Langone Health de la NYU, en la ciudad de Nueva York.

Apuntó que no está claro cuántos hombres en el mundo real lograrían este tipo de pérdida de peso... y no lo recuperarían.

Pero el punto más general, apuntó Najari, es que perder el peso excesivo mediante la dieta y el ejercicio puede tener un rol en la planificación familiar.

Varios estudios han vinculado a la obesidad con unos espermatozoides de peor calidad, lo que incluye a unos conteos más bajos de espermatozoides que se ven y se mueven como deberían. El nuevo estudio, que se publicó en una edición reciente de la revista Human Reproduction, observó si perder peso puede cambiar esta situación.

Participaron 47 hombres obesos de 20 a 63 años, que siguieron una dieta baja en calorías (de 800 calorías al día) durante ocho semanas. Después de esto, se les asignó al azar a uno de cuatro grupos para una fase de mantenimiento de un año: un grupo hizo ejercicio; otro tomó liraglutida, un medicamento para la diabetes que a veces se usa para perder peso; un tercer grupo hizo ejercicio y tomó el medicamento; y el cuarto grupo no hizo ninguna de las dos cosas.

Se animó a todos los que hacían ejercicio a hacer al menos 150 minutos de ejercicio moderado, por ejemplo caminar a paso vivo, cada semana. También se les ofrecieron clases de ejercicio, como motivación adicional.

Los investigadores encontraron que tras la dieta de ocho semanas, los participantes no solo habían perdido una cantidad sustancial de peso, sino que en general mostraron una recuperación de los espermatozoides. Su conteo promedio de espermatozoides aumentó en un 41 por ciento, y la concentración de espermatozoides (la densidad de espermatozoides) aumentó en un 49 por ciento.

Un año más tarde, alrededor de la mitad de los hombres habían mantenido la pérdida de peso, ya fuera a través del ejercicio, el medicamento, o ambos. También habían mantenido unos conteos y unas concentraciones más altas de espermatozoides.

Pero esto no sucedió entre los que recuperaron el peso.

"Perder peso y no recuperar el peso parece tener un profundo efecto en el aumento del conteo de espermatozoides", señaló la investigadora Signe Sørensen Torekov, profesora de ciencias biomédicas de la Universidad de Copenhague, en Dinamarca.

No está claro si algún participante del estudio tenía un historial de infertilidad, o si la pérdida de peso mejoró su capacidad de concebir.

Pero, dijo Torekov, "los nuevos hallazgos podrían ser una buena noticia para la fertilidad, ya que estudios anteriores han mostrado un vínculo entre un conteo más alto de espermatozoides y un logro más rápido del embarazo".

En cuanto al motivo de que el peso sea importante, no está claro del todo, pero Najari comentó que los efectos hormonales son el principal sospechoso. El tejido graso excesivo puede potenciar la conversión de testosterona en estrógeno, y se ha mostrado que los hombres con obesidad tienen unos niveles de testosterona más bajos que los hombres más delgados.

Independientemente de los mecanismos exactos, Naraji afirmó que los nuevos hallazgos sugieren que la pérdida de peso revierte el proceso.

"Esto provee esperanzas de que el impacto negativo en la calidad del esperma no es permanente, y se puede revertir mediante la dieta y el ejercicio", planteó Najari.

Sugirió que los hombres con obesidad quizá deban realizar un análisis de semen si han estado intentando concebir con una pareja durante seis meses sin tener éxito.

Más información

La Clínica Mayo ofrece más información sobre la infertilidad masculina.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Signe Sørensen Torekov, PhD, MSc, professor, clinical translational metabolism, University of Copenhagen, Denmark; Bobby Najari, MD, assistant professor, urology and population health, and director, Male Infertility Program, NYU Langone Health, New York City; Human Reproduction, May 17, 2022, online

Comparte tu opinión