Los CDC recurren a los datos sobre las aguas residuales para monitorizar la propagación de la COVID

VIERNES, 4 de febrero de 2022 (HealthDay News) -- Es menos encantador que adivinar el futuro con los posos del té, pero las autoridades de salud federales anunciaron el viernes que están ampliando los esfuerzos nacionales de rastreo de la COVID al monitorizar los niveles del virus que se encuentran en las aguas negras sin procesar.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. prevén que añadirán 250 centros de vigilancia adicionales en las próximas semanas, a una lista de más de 400 lugares que ya analizan las aguas residuales de forma regular para buscar trocitos del virus de la COVID-19, señaló durante una conferencia de prensa matutina Amy Kirby, directora de programa del Sistema Nacional de Vigilancia de las Aguas Residuales de los CDC.

Los CDC recurren a los datos sobre las aguas residuales para monitorizar la propagación de la COVID

"Debido a que los incrementos [del virus] en las aguas residuales en general ocurren antes de los aumentos correspondientes en los casos clínicos, la vigilancia de las aguas residuales sirve como un sistema de advertencia temprana del surgimiento de la COVID-19 en una comunidad", apuntó Kirby. "Estos datos tienen una potencia particular, porque capturan la presencia de las infecciones de personas con y sin síntomas, y no se ven afectados por el acceso a la atención de la salud ni la disponibilidad de las pruebas clínicas".

Los CDC también añaden los datos de la vigilancia de las aguas residuales al sitio del Rastreador de Datos de la COVID de la agencia, para que las personas puedan observar las tendencias en sus comunidades, añadió Kirby.

Los estimados sugieren que entre un 40 y un 80 por ciento de las personas infectadas con la COVID-19 excretan ARN viral en las heces, hayan desarrollado síntomas o no, dijo Kirby.

"La excreción en las heces comienza muy pronto después de que alguien se infecta. De hecho, es una de las primera señales de infección que vemos, lo que es de verdad importante respecto a esta capacidad de advertencia temprana de las aguas residuales", aclaró Kirby. "Observamos que estas tasas suben muchísimo, de forma que se excretan muchos virus en las heces a principios de la infección, y luego disminuyen".

Teniendo esto en cuenta, los CDC iniciaron el Sistema Nacional de Vigilancia de Aguas Residuales (NWSS) en septiembre de 2020, para advertir a las comunidades que se enfrenten a futuros aumentos de la COVID-19. El NWSS recolecta ahora más de 34,000 muestras al día, lo que representa a más o menos 53 millones de estadounidenses, apuntó Kirby.

Las agencias de salud pública pueden utilizar la monitorización de la COVID en las aguas residuales para planificar dónde ubicar los sitios móviles de pruebas y vacunación en las comunidades, además de advertir a los hospitales locales para que se preparen para el aumento en ciernes, anotó Kirby.

Algunos estados también realizan secuenciación genética de las muestras de aguas residuales, añadió, para monitorizar el surgimiento potencial de nuevas variantes de la COVID.

El programa de monitorización de aguas residuales de la ciudad de Nueva York detectó hace poco fragmentos de COVID-19 con mutaciones únicas que nunca se habían visto antes en pacientes humanos. Estos "linajes crípticos" podrían ser evidencia de nuevas variantes, informaron los investigadores el jueves en la revista Nature Communications.

"Muchos de nuestros estados están secuenciando muestras de sus aguas residuales, y estos datos llegarán a los CDC en las próximas semanas. También tendremos eso disponible para la monitorización", apuntó Kirby. "Es un método muy poderoso para monitorizar las variantes preocupantes en las aguas residuales".

Rastrear los virus en las aguas negras no es un concepto nuevo, dijo Kirby. Hay lugares en el extranjero donde las aguas residuales se utilizan como parte de las iniciativas para erradicar la polio, por ejemplo.

Y aunque el NWSS se creó como parte de la respuesta a la COVID, los CDC están trabajando para ampliar la capacidad del sistema para rastrear otros patógenos.

Entre los objetivos futuros se encuentran los gérmenes resistentes a los antibióticos, las infecciones transmitidas por los alimentos, la influenza, y los patógenos fúngicos emergentes, añadió Kirby.

Más información

Visite el Proyecto de Monitorización de la COVID para ver el nuevo programa de vigilancia de las aguas residuales.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: U.S. Centers for Disease Control and Prevention, media briefing, Feb. 4, 2022 with Amy Kirby, PhD, MPH, program lead, CDC's National Wastewater Surveillance System

Comparte tu opinión