Casos de COVID repuntan con intensidad en los hogares de ancianos

Casos de COVID repuntan con intensidad en los hogares de ancianos

Los casos de COVID-19 en los hogares de ancianos de EE. UU. aumentaron casi un 80 por ciento a principios de verano, y la gran mayoría ocurrieron en los estados de la Franja del Sol, informa un estudio reciente.

En la semana que comenzó el 26 de julio, los hogares de ancianos del país tuvieron 9,715 casos de COVID-19, un aumento de un 77 por ciento respecto a la semana del 21 de junio, cuando los casos llegaron a su mínimo, con 5,480, según la Asociación Americana de Atención de la Salud (American Health Care Association) y el Centro Nacional de Vivienda Asistida (AHCA/NCAL).

El pico más reciente ha superado al pico anterior, que se registró el 31 de mayo, muestra el análisis de los datos actualizados de los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid de EE. UU.

Durante la última semana de julio, los hogares de ancianos de EE. UU. registraron 1,706 muertes por la COVID-19, casi un 25 por ciento más que en la primera semana completa de julio, cuando las muertes se redujeron a un mínimo.

Y los estados de la Franja del Sol, donde viven miles de jubilados, se vieron afectados en particular, mostró el informe. A mediados de julio, los hogares de ancianos de la región conformaban un 69 por ciento de las muertes por la COVID-19, en comparación con un 28 por ciento en la semana del 31 de mayo, según el informe.

Los centros de atención a largo plazo conforman menos de un 1 por ciento de la población de EE. UU., pero más de un 40 por ciento de las muertes por COVID-19, según un informe de Associated Press sobre el Proyecto de Rastreo de la COVID.

"Con los importantes aumentos recientes en los casos de COVID-19 en muchos estados de todo el país, nos preocupaba mucho que esta tendencia condujera a un aumento en los casos en los hogares de ancianos y, lamentablemente, ha sido así", señaló Mark Parkinson, presidente y director ejecutivo de AHCA/NCAL.

"Esto es particularmente preocupante, dado que muchos hogares de ancianos y otros centros de atención a largo plazo siguen siendo incapaces de adquirir el equipo de protección personal y las pruebas que necesitan para combatir a este virus en toda regla", añadió en un comunicado de prensa.

Si bien la escasez de equipo de protección personal es un problema importante para los centros de atención a largo plazo, la falta de pruebas fiables y de resultados rápidos es su principal dificultad.

En una encuesta de junio, un 87 por ciento de los hogares de ancianos dijeron que tardaban dos días o más en obtener los resultados de las pruebas de los residentes y el personal, y uno de cada cuatro hogares de ancianos señaló que tardaba cinco o más días.

"Lo que necesitamos, ahora más que nunca, es que nuestros líderes gubernamentales y compañías de laboratorio del sector privado trabajen juntos para encontrar una solución para priorizar y acelerar el procesamiento de las pruebas de los residentes y cuidadores de los hogares de ancianos", planteó Parkinson.

AHCA/NCAL representa a más de 14,000 hogares de ancianos y comunidades de vivienda asistida, que ofrecen cuidados a alrededor de 5 millones de personas cada año en Estados Unidos.

Comparte tu opinión