Los árboles son un oasis de bienestar mental

Los árboles son un oasis de bienestar mental

MARTES, 30 de julio de 2019 (HealthDay News) -- Los habitantes de las ciudades que viven en calles con árboles podrían ser más felices y sanos gracias a ellos, sugiere un nuevo estudio de gran tamaño.

El estudio, de casi 47,000 residentes urbanos, encontró que los que vivían en lugares que contaban con áreas donde el dosel arbóreo ofrecía sombra reportaron menos distrés psicológico y una mejor salud general a lo largo de seis años.

Por otro lado, la hierba verde no lograba el mismo efecto. Las personas en vecindarios con más áreas de hierba en realidad reportaron una peor salud que las que estaban rodeadas sobre todo de concreto.

Los investigadores dijeron que los hallazgos sugieren que quizá los árboles tengan alguna característica particular que fomenta la salud. Tal vez las personas que los tienen cerca tienen más oportunidades para caminar y recrearse, o disfrutan de una protección contra el ruido y la contaminación del tráfico, por ejemplo.

La moraleja: parece que los árboles son importantes para nuestro bienestar, señaló Kathleen Wolf, científica de investigación social en el Colegio del Medioambiente de la Universidad de Washington, en Seattle.

Wolf, que no participó en el estudio, aseguró que amplía las investigaciones que han encontrado un vínculo entre los "espacios verdes" y una mejor salud.

Un estudio de Reino Unido que se publicó el mes pasado es un ejemplo. Encontró que las personas que pasaban dos horas por semana al aire libre otorgaban unas calificaciones más altas a su salud física y mental que las que preferían quedarse bajo techo.

"Si se tiene un estudio que muestra una asociación, es como un aviso de que hay un hallazgo interesante", dijo Wolf.

Cuando estudios múltiples muestran el mismo patrón, sugiere que de verdad hay algo, añadió.

Un punto fuerte del nuevo estudio es que siguió a las personas a lo largo del tiempo, apuntó Wolf, en lugar de medir el bienestar una sola vez.

Encontró que, en promedio, los habitantes de ciudades que vivían cerca de un dosel arbóreo más extenso eran menos propensas a desarrollar síntomas nuevos de distrés psicológico, como el nerviosismo, la desesperanza o la fatiga sin explicación.

El beneficio se observó entre las personas que vivían en áreas con una cobertura arbórea de al menos un 30 por ciento a una distancia de 1 milla (1.6 kilómetros) de su casa. En comparación con los residentes que tenían pocos árboles cerca, presentaban alrededor de un tercio menos de probabilidades de reportar síntomas de distrés en un cuestionario estándar.

También tenían un tercio menos de probabilidades de reducir las calificaciones de su salud general a "regular" o "mala".

Por supuesto, vivir en áreas más verdes podría implicar una variedad de cosas que hagan que las personas sean más felices y sanas. Pero los investigadores intentaron tomar esas diferencias en cuenta, y sopesaron factores como los ingresos familiares, los niveles educativos y el estado civil.

Incluso entonces, los árboles seguían siendo importantes para el bienestar mental y físico.

¿A qué podría deberse? Wolf apuntó a varias posibilidades. Las calles y los parques con árboles quizá den a las personas más oportunidades de hacer ejercicio, lo que, anotó, es importante no solo para el bienestar físico, sino también para la salud mental.

También hay una teoría de que estar en la naturaleza ofrece una mejor sensación de perspectiva, lo que hace que nuestro estrés diario parezca menos significativo.

"Los seres humanos tienden a rumiar cuando les pasan cosas malas, no con las buenas", dijo Wolf. Parte de esa reflexión mental podría desvanecerse cuando uno está al aire libre, con cosas que ver, oler y experimentar, anotó.

Por otro lado, vivir cerca de zonas con hierba se vinculó con unas probabilidades más altas de distrés y mala salud.

El estudio no puede revelar el motivo, apuntó Sjerp de Vries, investigador en Wageningen University and Research, en los Países Bajos. Pero, a diferencia de la hierba, los árboles pueden hacer que en un área se pueda caminar mejor.

Los árboles también son más obvios, dijo de Vries. La presencia de los árboles altos, en particular, se nota independientemente de que las personas estén fuera o dentro.

Además, anotó de Vries, se puede plantear el argumento de que los árboles son beneficiosos porque liberan unos compuestos llamados fitoncidas, que podrían fomentar la función inmunitaria humana.

de Vries es autor de un editorial publicado junto con el nuevo estudio, que aparece en la edición en línea del 26 de julio de la revista JAMA Network Open.

Los resultados del estudio se basaron en 46,786 adultos de a partir de 45 años en tres grandes ciudades australianas. Todos permanecieron en el mismo vecindario a lo largo de seis años, y completaron los mismos cuestionarios de salud al principio y al final del periodo del estudio.

Es posible que las personas más sanas elijan vivir en áreas con árboles, añadió de Vries. Pero otros estudios han sugerido que los "espacios verdes" tienen beneficios particulares para las personas con unos ingresos más bajos, anotó. Y esas personas tienen menos elección respecto al lugar en donde viven que sus contrapartes más ricas.

Más información

El Servicio de Parques Nacionales de EE. UU. ofrece más información sobre los beneficios de la naturaleza para la salud.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión