Las terapias hormonales fomentan la salud mental de los jóvenes trans

JUEVES, 19 de enero de 2023 (HealthDay News) -- Mientras varios estados de EE. UU. toman medidas para restringir la atención de salud transgénero, un nuevo estudio muestra que este tipo de atención puede mejorar de forma sustancial la salud mental de los adolescentes.

El estudio, que se publicó en la revista New England Journal of Medicine, dio seguimiento a adolescentes transgénero y no binarios que recibieron hormonas de "afirmación de género" (estrógeno o testosterona) durante dos años.

Las terapias hormonales fomentan la salud mental de los jóvenes trans

En ese periodo, encontraron los investigadores, dos tercios de los adolescentes que habían tenido una depresión entre moderada y grave mostraron una mejora marcada. Muchos también experimentaron una reducción en sus síntomas de ansiedad, y reportaron mejoras en su satisfacción vital.

Unos expertos que no participaron en el estudio aseguraron que fortalece las evidencias de los beneficios de la atención de afirmación de género, es decir, los servicios de atención de la salud para las personas transgénero y no binarias.

Esta atención incluye a los "bloqueadores de la pubertad", unos medicamentos que pueden pausar el desarrollo puberal, y a las hormonas de afirmación de género, que alteran los rasgos físicos de los pacientes para que concuerden mejor con su identidad de género.

En el estudio, hubo una correlación directa entre las mejoras en la salud mental de los adolescentes y el grado hasta el cual la terapia hormonal les había dado su apariencia física deseada.

Se sabe que, en comparación con sus pares, los adolescentes transgénero y no binarios tienen un riesgo más alto de problemas de la salud mental, uso de sustancias y suicidio.

Una encuesta del año pasado, realizada por el Trevor Project, una organización sin fines de lucro, encontró que de un 12 a un 22 por ciento de los jóvenes transgénero y no binarios habían intentado suicidarse en el año anterior. Y pocos (un tercio) se sentían aceptados en su familia.

Basándose en varios estudios de tamaño reducido, parece que la atención de afirmación de género con frecuencia ayuda.

"La atención de afirmación de género es segura, efectiva y puede incluso salvar vidas", aseguró la Dra. Michelle Forcier, profesora de pediatría de la Universidad de Brown. "Los medicamentos usados pueden conducir a unos resultados más positivos para la salud mental y física para la gran mayoría de las personas que acceden a esta atención".

El nuevo estudio, que fue más grande y de mayor duración que los anteriores, lo refuerza, según Forcier.

Los hallazgos se basan en 315 pacientes transgénero o no binarios, de 12 a 20 años, que recibieron atención de afirmación de género en uno de cuatro centros médicos académicos de EE. UU. A algunos les recetaron bloqueadores de la pubertad en la pubertad temprana, y todos iniciaron hormonas de afirmación de género: estrógeno para fomentar unos rasgos femeninos como el desarrollo de los senos y una reducción en la masa muscular y el vello corporal; o testosterona para fomentar rasgos como un aumento en el músculo, una voz más profunda y el vello facial.

Unos investigadores dirigidos por Diane Chen,, del Hospital Pediátrico Lurie, en Chicago, dieron seguimiento a los pacientes durante dos años.

En promedio, encontraron, los participantes del estudio experimentaron mejoras en los síntomas de depresión y ansiedad, y un aumento en la satisfacción vital.

De 27 que tenían una depresión grave antes de la terapia hormonal, un 67 por ciento habían mejorado al rango de depresión "mínima o moderada" tras dos años. Por otro lado, de los 27 jóvenes que habían tenido un trastorno de ansiedad, casi un 39 por ciento ya no cumplían con los criterios diagnósticos tras dos años.

La Dra. Gina Sequeira, codirectora de la Clínica Pediátrica de Género de Seattle, aseguró que el estudio se llevó a cabo de manera rigurosa, y que respalda los beneficios del acceso temprano a la atención de afirmación de género.

También apuntó a algunos de los mitos comunes sobre este tipo de atención.

Uno es que la atención de afirmación de género es algún tipo de experimento extraoficial. De hecho, cuenta con la recomendación de importantes organizaciones médicas, entre ellas la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics), enfatizó Sequeira.

Más allá de esto, apuntó, no se administran medicamentos antes de que el niño llegue a la pubertad, y cuando un paciente tiene menos de 18 años, se requiere el consentimiento de los padres para cualquier medicamento.

Los hallazgos llegan en un momento en que la atención de afirmación de género está bajo amenaza en muchos estados de EE. UU. Los legisladores están sopesando proyectos de ley que prohibirían que los menores (e incluso los adultos jóvenes en algunos casos) accedan a este tipo de atención.

"Los legisladores están interfiriendo con el derecho de los padres a tomar decisiones en el mejor interés de sus hijos", lamentó Sequeira.

Forcier se mostró de acuerdo, y apuntó que "los niños no deben ser los peones de los políticos".

Añadió que "la decisión de iniciar y participar en la atención de afirmación de género debería ser personal y privada, entre el niño, los cuidadores y los proveedores de atención de la salud implicados".

Pero las hormonas no son una panacea por sí mismas. En este estudio, la depresión y la ansiedad persistieron en algunos jóvenes, y dos fallecieron al suicidarse durante el seguimiento de dos años.

Además, los beneficios para la salud mental se vieron sobre todo entre jóvenes transmasculinos (a quienes se asignó el sexo femenino al nacer pero que se identificaban como varones).

Un motivo, apuntaron ambas médicas, podría ser que el estrógeno tarda años en provocar cambios en los rasgos físicos como el desarrollo de los senos. Además, el estrógeno no borra los rasgos masculinos que ocurren con el aumento en la testosterona en la pubertad.

Pero también hay un factor social, apuntó Forcier: las personas transfemeninas quizá se enfrenten a incluso más discriminación, y cuenten con menos respaldo, que las personas transmasculinas.

Esto también apunta a un tema más general, señalaron ambas médicas: como todos los jóvenes, los adolescentes transgénero y no binarios necesitan a unos adultos y a unos pares que los respalden para poder prosperar.

Forcier enfatizó que los mensajes sociales también son importantes. Y los mensajes que subyacen a la legislación actual, lamentó son "bastante alarmantes, incluso terroríficos" para los niños y las familias que buscan atención de afirmación de género.

Más información

La Oficina de Asuntos de la Población de EE. UU. ofrece más información sobre la atención de afirmación de género.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Michelle Forcier, MD, MPH, professor, pediatrics, Brown University Warren Alpert Medical School, Providence, R.I.; Gina Sequeira, MD, MS, co-director, Gender Clinic, Seattle Children's, Seattle; New England Journal of Medicine, Jan. 19, 2023

Comparte tu opinión