Las recetas de marihuana medicinal aumentan las probabilidades de abuso, sin beneficios de salud: estudio

VIERNES, 18 de marzo de 2022 (HealthDay News) -- El uso de la marihuana medicinal para tratar el dolor, la ansiedad o la depresión podría conducir rápidamente a la dependencia, sin aliviar los síntomas, sugiere un estudio reciente.

Los que tienen el mayor riesgo de abusar de la marihuana medicinal son los pacientes que la usan para tratar la ansiedad y la depresión, encontraron los investigadores. Basándose en estos hallazgos, los beneficios de la marihuana medicinal quizá se hayan exagerado, señalaron los autores del estudio.

Las recetas de marihuana medicinal aumentan las probabilidades de abuso, sin beneficios de salud: estudio

"Encontramos que las personas que obtenían tarjetas para la marihuana medicinal tenían un riesgo más alto de desarrollar un trastorno por el uso de cannabis en las primeras 12 semanas tras tener la tarjeta", comentó la investigadora principal, Jodi Gilman, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard y del Centro de Medicina de la Adicción del Hospital general de Massachusetts, en Boston.

Para obtener una tarjeta de marihuana medicinal, los pacientes necesitan la autorización escrita de un médico, pero no tiene que provenir de su médico de atención primaria, ni se requiere un seguimiento. El distrito de Columbia y 36 estados han comercializado el uso de la marihuana para una variedad de afecciones de salud.

"Los adultos que utilizaron cannabis para problemas médicos en forma de cannabis comercializado no reportaron un alivio del dolor, la depresión o la ansiedad", aseguró Hillman respecto a los hallazgos del estudio. "Pero sí reportaron una mejora en el sueño".

Apuntó que es importante sopesar los riesgos del uso de la marihuana para las afecciones médicas, sin una orientación sobre los productos, las dosis o la potencia.

"Es probable que haya unos mejores tratamientos para las afecciones médicas de la mayoría de las personas, tratamientos cuya seguridad y eficacia se han evaluado de forma integral", dijo Gilman. "El cannabis ha sido aprobado por las legislaturas o mediante un voto, sin la evaluación que se requiere para otros medicamentos".

En este estudio, el equipo de Gilman asignó a 269 adultos en el área metropolitana de Boston que deseaban una tarjeta de marihuana medicinal a recibirla de inmediato o a esperar 12 semanas.

Los investigadores encontraron que las probabilidades de desarrollar un trastorno por uso de cannabis fueron casi dos veces mayores entre los que recibieron la tarjeta de inmediato, en comparación con los que tuvieron que esperar.

Tras 12 semanas, un 10 por ciento del grupo con tarjetas había desarrollado una dependencia de la marihuana, apuntaron los autores del estudio. Ese porcentajes se duplicó, hasta un 20 por ciento, entre los que usaban la marihuana para tratar la ansiedad o la depresión, informaron los investigadores.

"Hemos creado un sistema en que los pacientes pueden usar cannabis medicinal sin ninguna supervisión médica de parte de los médicos", lamentó Gilman. "Las personas deben tener cuidado sobre el uso de la marihuana para afecciones médicas, y se deben dar cuenta de que el cannabis es una sustancia psicoactiva que no carece de cierto riesgo".

Pero dos expertos que revisaron el estudio apuntaron que tiene limitaciones.

Mitch Earleywine, profesor de psicología de la Universidad de Albany en la parte norte del estado de Nueva York, dijo que el estudio planteaba más preguntas que respuestas sobre la dependencia a la marihuana.

La transición a un diagnóstico de dependencia de la marihuana puede ocurrir con un solo síntoma nuevo, apuntó.

"Puedo sin duda imaginar que los 'deseos intensos', que en mi laboratorio hemos encontrado en personas que nunca han usado marihuana, podrían aumentar en alguien que por fin recibe una tarjeta, aunque no me queda claro cómo puede ser particularmente angustiante o debilitante", dijo Earleywine. "Sin duda puedo imaginar que alguien esté dispuesto a cambiar la ansiedad por un deseo intenso de marihuana".

Advirtió que es inevitable que la tolerancia aumente con el uso regular. Pero la idea de que es un problema proviene de la literatura sobre el alcohol y las drogas duras, porque esas drogas son tóxicas, mientras que el cannabis no lo es, añadió Earleywine.

"Es difícil tomarse en serio el trastorno por el uso de cannabis si no sabemos cuáles síntomas aumentan, y no culparía a alguien por cambiar uno de los síntomas del trastorno por el uso de cannabis por el insomnio o la ansiedad", planteó.

Paul Armentano, subdirector de NORML (Organización Nacional para la Reforma de las Leyes de la Marihuana [National Organization for the Reform of Marijuana Laws]), anotó que el estudio no definió los síntomas del abuso de la marihuana, ni la forma en que afectaron a los participantes del estudio.

También dijo que estos hallazgos contradicen a los resultados de otros estudios.

"Se debe reconocer que casi todos los agentes terapéuticos poseen unos perfiles de seguridad variados", comentó Armentano. "El cannabis medicinal no es inocuo. Pero su perfil de seguridad es muy superior al de muchos fármacos convencionales para los cuales podemos proveer una alternativa, lo que incluye a los opioides y a las benzodiacepinas, incluso aunque estos hallazgos se tomen al pie de la letra".

El estudio se publicó en la edición en línea del 18 de marzo de la revista JAMA Network Open.

Más información

Aprenda más sobre la marihuana en el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Jodi Gilman, PhD, associate professor, Harvard Medical School, and director of neuroscience and principal investigator, Center for Addiction Medicine, Massachusetts General Hospital, Boston; Mitch Earleywine, PhD, professor, psychology, University at Albany, Albany, N.Y.; Paul Armentano, deputy director, NORML, Washington, D.C.; JAMA Network Open, March 18, 2022, online

Comparte tu opinión