Las PFAS, unos 'compuestos permanentes', son nocivas hasta para los caimanes

JUEVES, 20 de octubre de 2022 (HealthDay News) -- Los caimanes que viven a lo largo del río Cape Fear de Carolina del Norte tienen unos altos niveles en sangre de 14 compuestos tóxicos, junto con señales de daño en el sistema inmunitario, muestra una investigación reciente.

El estudio sobre los niveles de sustancias per- y polifluoroalquilos (PFAS) en la sangre de los reptiles ahonda las preocupaciones de que los compuestos pudieran provocar daños genéticos y en el sistema inmunitario. Los caimanes son una especie centinela, que provee a los humanos una advertencia adelantada sobre los riesgos ambientales.

Las PFAS, unos 'compuestos permanentes', son nocivas hasta para los caimanes

"Es raro que los caimanes sufran infecciones", señaló Scott Belcher, profesor asociado de biología de la Universidad Estatal de Carolina del Norte.

"Se lesionan, pero en general sanan muy pronto", comentó en un comunicado de prensa de la universidad. "Observar lesiones infectadas que no sanaban de forma adecuada era preocupante, y nos llevó a observar más de cerca a las conexiones entre la exposición a las PFAS y los cambios en los sistemas inmunitarios de los caimanes".

Las PFAS se usan en muchos productos cotidianos. Evitan que la comida se pegue a las sartenes, hacen que las telas sean resistentes a las manchas, y mejoran la efectividad de la espuma contra el fuego, según el Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental de EE. UU..

Belcher dirigió el equipo que recolectó las muestras de sangre y realizó evaluaciones de la salud de 49 caimanes que vivían a lo largo del río Cape Fear entre 2018 y 2019.

Los compararon con 26 caimanes del lago Waccamaw, que está a unas 30 millas (unos 48 kilómetros) en la cuenca del río Lumber, en Carolina del Norte.

Los investigadores observaron a 23 PFAS, y vieron unas diferencias claras entre los tipos y los niveles entre las dos poblaciones.

"Detectamos en promedio 10 PFAS distintas en las muestras del río Cape Fear, en comparación con un promedio de cinco PFAS distintas en la población del lago Waccamaw", comentó Belcher.

Además, los niveles de fluoroéteres eran más altos en los caimanes del río Cape Fear, y mucho más bajos, o no se detectaron, en los caimanes del lago Waccamaw.

Los investigadores indicaron que era inusual ver una variedad de lesiones sin sanar o infectadas en los caimanes del río Cape Fear.

Un análisis genético reveló que tenían unos niveles significativamente más altos de genes que responden al interferón alfa (INF-α), 400 veces más altos que los de los caimanes del lago Waccamaw, que también tenían unos niveles mucho más bajos de PFAS en la sangre.

El INF-α es una proteína implicada en la estimulación de la respuesta inmunitaria.

"El grupo de genes que responden al INF-α que analizamos en general está implicado en las infecciones virales", apuntó Belcher. "En los humanos, la expresión alta crónica [o a largo plazo] de este grupo de genes es un importante indicador de enfermedades autoinmunes, en particular el lupus".

La exposición a los PFAS en los humanos también se vincula con trastornos autoinmunes crónicos, como la colitis ulcerativa y la enfermedad de la tiroides, apuntó.

"Cuando vemos una expresión elevada del INF-α en estos caimanes, nos dice que algo se está alterando en las respuestas inmunitarias de estos caimanes", señaló Belcher.

Su equipo ha recolectado datos sobre los mismos caimanes cada año durante cinco años, y planifica seguir monitorizando los niveles de exposición a las PFAS y la salud en ambos hábitats.

"Los caimanes son una especie centinela, precursores de los peligros para la salud humana", añadió Belcher. "Ver estas asociaciones entre la exposición a las PFAS y la alteración en la función inmunitaria en los caimanes del río Cape Fear respalda las conexiones entre los efectos de salud adversos en humanos y animales y la exposición a las PFAS".

Los hallazgos se publicaron en la edición del 20 de octubre de la revista Frontiers in Toxicology.

Más información

La Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. ofrece más información sobre las PFAS.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: North Carolina State University, news release, Oct. 20, 2022

Comparte tu opinión