Las mujeres embarazadas se enfrentan a unas mayores probabilidades de infección con el coronavirus

Las mujeres embarazadas se enfrentan a unas mayores probabilidades de infección con el coronavirus

LUNES, 22 de febrero de 2021 (HealthDay News) -- Las mujeres embarazadas tienen unas tasas altas de infección con la COVID-19, sobre todo las mujeres de color, y deberían estar cerca de la cabeza de la fila para las vacunas en todo Estados Unidos, señalan los investigadores.

"Nuestros datos indican que las embarazadas no evitaron la pandemia como esperábamos, y que las comunidades de color fueron las más afectadas", comentó la autora sénior del estudio, la Dra. Kristina Adams Waldorf, ginecoobstetra de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington.

Los investigadores analizaron los datos del estado de Washington, y estimaron que la tasa de infección de las mujeres embarazadas fue un 70 por ciento más alta que entre los adultos en un rango de edad similar.

También encontraron que las tasas de COVID-19 en las mujeres embarazadas de las comunidades de color eran de dos a cuatro veces más altas de lo previsto, según la distribución de raza y etnia de las mujeres embarazadas en el estado en 2018.

Un gran número de mujeres embarazadas con COVID-19 también recibieron su atención médica en un idioma que no era inglés, lo que muestra la necesidad crucial de unos esfuerzos de alcance de salud pública para fomentar las tasas de vacunación en esas comunidades, según los autores del estudio, que se publicó el 16 de febrero en la revista American Journal of Obstetrics and Gynecology.

"Nos desalentó observar unas tasas más altas de infección en las comunidades de color, además de las pacientes con un dominio limitado del inglés", añadió Adams Waldorf en un comunicado de prensa de la universidad.

Algunos estados (como Texas, Nuevo Hampshire, Nuevo México y Alaska) priorizan a las mujeres embarazadas para las vacunas contra la COVID-19 en la fase 1B del despliegue, pero muchos otros no lo hacen, anotaron los investigadores.

"Los planes de distribución de las vacunas varían bastante, en cada estado, y las mujeres embarazadas no se han incluido en la priorización para la distribución en alrededor de la mitad de los estados de EE. UU. Muchos estados ni siquiera están vinculando sus planes de distribución de las vacunas contra la COVID-19 con las afecciones médicas de alto riesgo mencionadas por los [Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.], que incluyen al embarazo", apuntó Adams Waldorf.

"Las tasas más altas de infección en las pacientes embarazadas, junto con un riesgo elevado de una enfermedad grave y de mortalidad materna debido a la COVID-19, sugieren que el embarazo se debe considerar una afección de salud de alto riesgo para la distribución de las vacunas contra la COVID-19 en la fase 1B en todo Estados Unidos", añadió. "El momento de actuar es ahora".

Las mujeres embarazadas deben hablar sobre los riesgos y los beneficios de la vacunación contra la COVID-19 con su proveedor de atención prenatal, recomendó Adams Waldorf.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre las mujeres embarazadas y la vacunación contra la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: University of Washington, news release, Feb. 16, 2021

Comparte tu opinión