Las muertes por monóxido de carbono se disparan durante los apagones

LUNES, 17 de enero de 2022 (HealthDay News) -- La frecuencia de los apagones está aumentando en Estados Unidos, y un nuevo estudio resalta una consecuencia de los cortes de luz prolongados: las intoxicaciones por el monóxido de carbono.

Al observar los apagones importantes en EE. UU. entre 2007 y 2018, los investigadores encontraron que las intoxicaciones por monóxido de carbono se disparaban durante estas interrupciones, en comparación con los días anteriores inmediatos.

Las muertes por monóxido de carbono se disparan durante los apagones

El patrón no resulta sorprendente, aseguró el investigador principal, el Dr. Christopher Worsham. El año pasado, cuando una tormenta invernal asoló a todo Texas, y provocó un masivo corte de la electricidad, las intoxicaciones por el monóxido de carbono se dispararon. Según los informes, más de 1,400 personas acabaron en el departamento de emergencias, y al menos 11 fallecieron.

"La gran ola de frío en Texas nos ofreció un ejemplo dramático de lo que puede suceder", apuntó Worsham, médico de atención crítica del Hospital General de Massachusetts y la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, en Boston.

Pero aunque estas historias "abundan", dijo, hasta ahora el tema no se había estudiado de forma sistemática.

El monóxido de carbono (CO) es un gas invisible e inodoro que se produce cuando los combustibles (lo que incluye a la gasolina, el carbón, la leña y el gas natural) se queman de forma incompleta. Cuando las personas respiran el CO, reemplaza al oxígeno en el torrente sanguíneo, y puede resultar letal.

En un año típico, las intoxicaciones con CO envían a más de 20,000 estadounidenses a la sala de emergencias, y acaba con las vidas de más de 400, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

"Es un asesino silencioso", advirtió Katherine Pruitt, directora nacional sénior de políticas de la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association). "Pero estas tragedias se pueden prevenir".

Con frecuencia, las intoxicaciones con CO se relacionan con calderas y otros dispositivos de interiores defectuosos o que se ventilan hacia el exterior de forma inadecuada.

Durante los apagones importantes, las personas con frecuencia caen víctimas después de encender generadores eléctricos en interiores, o de llevar fuentes de calefacción y para cocinar exteriores (como las parrillas de carbón o las estufas para campamentos) dentro de vivienda. En algunos casos, las personas han intentado usar un fogón de gas como calefacción, o encendieron un coche en un garaje cerrado, intentando calentarse o cargar las baterías.

Pruitt enfatizó que es esencial no entrar esos dispositivos a la vivienda.

"No queme nada bajo techo a menos que esté diseñado para usarse en interiores, y que tenga una ventilación adecuada", aconsejó.

En el nuevo estudio, el equipo de Worsham utilizó datos federales para identificar a 581 apagones importantes que ocurrieron entre 2007 y 2018. En promedio, duraron 48 horas.

Entonces utilizaron una base de datos de reclamaciones de seguro, y encontraron 799 visitas al departamento de emergencia por intoxicaciones con CO que sucedieron en un plazo de 10 días antes o 10 días después del inicio del apagón. La gran mayoría (580) ocurrieron después del inicio del apagón.

El estudio encontró que cuando los apagones duraron más de 48 horas, las intoxicaciones por CO alcanzaron su punto máximo el tercer día. En ese momento, eran nueve veces más comunes, en comparación con 10 días antes del inicio del apagón.

Los hallazgos se publicaron como una carta de investigación en la edición del 13 de enero de la revista New England Journal of Medicine.

Tracy Fox, vocera de la Cruz Roja Americana, dijo que es esencial que las personas tengan un detector de CO que funcione en cada nivel de su vivienda, además de pilas de repuesto por si hay un apagón.

Y aunque los generadores de electricidad pueden proveer energía durante un apagón, Fox señaló que usarlos de forma adecuada resulta vital. "Creo que muchas personas no se dan cuenta de que los generadores de electricidad se deben encender al aire libre", comentó.

Pruitt, de la asociación del pulmón, dijo que las personas que dependen de la electricidad para los dispositivos médicos, por ejemplo el oxígeno suplementario, deben tener un plan para las emergencias. Hable con el médico sobre qué hacer si se queda sin electricidad, aconsejó.

Entre los síntomas de intoxicación con CO se incluyen mareo, dolor de cabeza, náuseas y confusión. Fox enfatizó que las personas que noten que ellas, o sus hijos, presentan estos síntomas, deben salir a tomar aire fresco de inmediato y entonces llamar al 911.

Según la Administración de Información sobre la Energía de EE. UU., 2020 fue un año récord respecto a los apagones: el estadounidense promedio pasó ocho horas sin electricidad, frente a poco más de tres horas en 2013. Los eventos climáticos, como los huracanes y las tormentas de hielo, con frecuencia tuvieron la culpa.

Worsham se hizo eco del consejo sobre lo que los individuos deben hacer para prevenir la intoxicación por CO, pero también dijo que se deben resolver las causas de los apagones: los extremos de tiempo relacionados con el cambio climático, y la anticuada red eléctrica del país.

"Debemos invertir en nuestra infraestructura por muchos motivos", añadió Worsham. "Este es uno de ellos".


Más información

La Cruz Roja Americana ofrece más información sobre cómo mantenerse seguro durante los apagones.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Christopher M. Worsham, MD, pulmonologist and critical care doctor, Massachusetts General Hospital, and instructor, Harvard Medical School, Boston; Tracy Fox, spokesperson, American Red Cross, Washington, D.C.; Katherine Pruitt, national senior director for policy, American Lung Association, Chicago; New England Journal of Medicine, Jan. 13, 2022

Comparte tu opinión