Las muertes por armas de fuego aumentaron en un 30 por ciento entre los niños de EE. UU. en una década

MARTES, 26 de julio de 2022 (HealthDay News) -- Un desalentador nuevo análisis encuentra que las probabilidades de que los jóvenes estadounidenses mueran como resultado de violencia con armas de fuego aumentaron en un 30 por ciento en la última década.

El aumento en el riesgo parece haber sido provocado en gran medida por unos importantes incrementos en los suicidios relacionados con las armas de fuego, además de incrementos en todo tipo de muertes relacionadas con las armas de fuego entre las chicas y los jóvenes blancos no hispanos, encontraron los investigadores.

Las muertes por armas de fuego aumentaron en un 30 por ciento entre los niños de EE. UU. en una década

De hecho, "en la última década quizá se haya observado el aumento más marcado hasta la fecha en las muertes por armas de fuego entre los niños", anotó el coautor del estudio, Jagdish Khubchandani, profesor de salud pública de la Universidad Estatal de Nuevo México, en Las Cruces.

Khubchandani afirmó que, lamentablemente, los hallazgos no son inesperados, "dado el aumento constante en la propiedad de, y el acceso a, las armas de fuego" en Estados Unidos.

Aun así, los resultados son aleccionadores. En 2020, lamentó, perder la vida por un arma de fuego se determinó como la principal causa de muerte entre los niños.

Pero hubo una salvedad: los estados con la tasa de mortalidad por armas de fuego más baja durante la década anterior fueron los que también tenían las regulaciones más estrictas para las armas de fuego. Y todo esto, según Khubchandani, sugiere que quizá haya una vía legislativa para proteger a los niños estadounidenses de ahora en adelante.

Khubchandani y su coautor, James Price, de la Universidad de Toledo, apuntaron a estadísticas anteriores que indican que la violencia con armas de fuego plantea una amenaza bien establecida para los estadounidenses menores de edad.

Por ejemplo, anotaron que las muertes relacionadas con armas de fuego entre los niños estadounidenses menores de 15 años conforman un 90 por ciento de todas las muertes de este tipo alrededor del mundo, cuando se toman en cuenta todos los países industrializados y ricos.

Y en 2019, las lesiones accidentales, los asesinatos y los suicidios relacionados con las armas de fuego conformaron tres de las 10 principales causas de muerte entre los niños estadounidenses menores de 13 años.

Para explorar toda una década de tendencias en la violencia con armas de fuego entre los jóvenes estadounidenses, Khubchandani y Price analizaron datos recopilados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Todas las muertes por armas de fuego en cuestión ocurrieron entre niños y adolescentes de ambos sexos de hasta 19 años. Algunas de las muertes se consideraron accidentales, mientras que otras fueron el resultado de un suicidio, un asesinato o interacciones criminales.

Al final, el dúo identificó un aumento de un 30 por ciento en el riesgo durante el periodo del estudio, de 2010 a 2019. En ese periodo, los suicidios entre los jóvenes estadounidenses aumentaron en un 63 por ciento. Entre las chicas, las muertes relacionadas con las armas de fuego aumentaron en un 46 por ciento. El riesgo también aumentó en un 45 por ciento entre los jóvenes blancos, y en un 36 por ciento entre los jóvenes negros.

Pero el aumento en el riesgo difirió según la geografía.

Por un lado, 18 estados tenían tan pocas muertes relacionadas con las armas de fuego entre los jóvenes en general que no se pudo sacar ninguna conclusión sobre las tendencias en el riesgo, anotaron los autores del estudio.

Al mismo tiempo, aunque los estadounidenses jóvenes del Sur experimentaron un aumento de un 52 por ciento en su riesgo de morir tras una interacción con un arma de fuego, California y tres estados del noreste (Nueva York, Nueva Jersey y Pensilvania) no experimentaron ningún aumento en el riesgo, mostraron los hallazgos.

Un análisis de las cifras sugirió una posible explicación del motivo: los cuatro estados tenían unas leyes relativamente estrictas dedicadas a limitar el acceso de los niños a las armas de fuego.

Si se observa desde la dirección contraria, seis de los siete estados con el mayor aumento en las muertes relacionadas con las armas de fuego entre los niños no tenían ninguna ley sobre el acceso de los niños a las armas de fuego de ningún tipo, o solo habían implementado leyes muy flojas. Estos estados fueron Carolina del Sur, Arkansas, Colorado, Ohio, Kansas, Texas e Indiana.

Khubchandani señaló que la tendencia sugiere que "reformar las regulaciones y evaluar el acceso a las armas de fuego son una parte importante de la ecuación que es responsable directamente de las muertes de jóvenes relacionadas con las armas de fuego". Al mismo tiempo, reconoció que es probable que la pobreza, el crimen, las tasas de propiedad de armas de fuego en las familias, y las dificultades en el acceso a la atención de la salud mental también tengan un rol.

A falta de un cambio importante en estos factores, "es probable que veamos un mayor aumento en esta tendencia de muertes por armas de fuego entre los jóvenes", advirtió.

Los hallazgos se publicaron en una edición reciente de la revista American Journal of Medicine Open.

Ari Davis es un analista político de la Coalition to Stop Gun Violence, con sede en Washington, D.C. Davis advirtió que el análisis actual, por sí solo, no prueba que unas leyes más estrictas respecto a las armas de fuego reduzcan el riesgo entre los jóvenes.

"Pero hay un cuerpo de investigación que muestra que unas leyes firmes sobre las armas de fuego se vinculan con reducciones en las muertes por armas de fuego", anotó Davis. "Las leyes de prevención del acceso reducen los suicidios, homicidios y lesiones accidentales entre los jóvenes".

De forma más amplia, "este estudio resalta la creciente crisis de violencia con armas de fuego entre los jóvenes de nuestro país", enfatizó Davis.

"Ahora, las armas de fuego son la principal causa de muerte de los niños y jóvenes de EE. UU. de 1 a 19 años, y conforman más muertes que los accidentes de coche o el cáncer", indicó Davis. "Debemos tratar a la violencia con armas de fuego como la epidemia de salud pública que es, y promulgar políticas basadas en las evidencias para proteger a nuestros niños y prevenir estas muertes".

Más información

Para más información sobre la violencia con armas de fuego, visite el Centro de Soluciones para la Violencia con Armas de Fuego Johns Hopkins.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Jagdish Khubchandani, PhD, professor, public health, department of public health sciences, New Mexico State University, Las Cruces; Ari Davis, policy analyst, Coalition to Stop Gun Violence, Washington, D.C.; American Journal of Medicine Open, June 2022

Comparte tu opinión