La violencia con las armas de fuego cuesta 170 mil millones de dólares al año al sistema de atención de la salud de EE. UU.

La violencia con las armas de fuego cuesta 170 mil millones de dólares al año al sistema de atención de la salud de EE. UU.

Un aumento en la violencia con las armas de fuego y un incremento resultante en las lesiones graves demandan medidas urgentes para frenar estas tendencias y reducir el alto costo de salvar las vidas de las víctimas, señalan unos investigadores.

"Esperamos que nuestros hallazgos puedan orientar mejor a las políticas, en términos de la prevención de la violencia además del reembolso a los hospitales que atienden a estos pacientes, que con frecuencia se encuentran en regiones que reciben unos servicios insuficientes", planteó el Dr. Peyman Benharash, profesor residente asociado de cirugía y bioingeniería de la Facultad de Medicina David Geffen de la Universidad de California, en Los Ángeles.

La violencia con las armas de fuego tiene un costo anual para el sistema de atención de la salud de EE. UU. de 170 mil millones de dólares, 16 mil millones de dólares tan solo en cirugías.

En el estudio, los investigadores usaron datos nacionales sobre las admisiones a los hospitales por heridas por disparos entre 2005 y 2016. En total, observaron a más de 262,000 víctimas que necesitaron una cirugía mayor.

En ese periodo, la mediana de los costos hospitalarios aumentó en más de un 27 por ciento, de 15,100 a 19,200 dólares. Mediana significa que la mitad aumentó más, y la mitad aumentó menos.

El número de días en el hospital también aumentó, de un promedio de siete a 13. Las muertes se redujeron, de un 9 por ciento en 2005 a un 8 por ciento en 2016, aunque las admisiones para las cirugías por disparos aumentaron de casi 20,000 en 2005 a más de 23,000 en 2016.

La gravedad de las lesiones aumentó ligeramente a lo largo del periodo, lo que resultó en una reducción en la supervivencia, de un 81 a un 79 por ciento.

Los costos de las cirugías abarcaron de los 7,400 a los 58,800 dólares. Las heridas en la cabeza y el cuello, en el sistema vascular y en el gastrointestinal fueron las más costosas. Los costos fueron más altos en los estados de Oeste, encontraron los investigadores.

El informe se publicó en una edición reciente en línea de la revista Journal of the American College of Surgeons.

La mejora en la supervivencia a las heridas por disparos se debe a las mejoras en el transporte de los traumatismos desde el campo, la reanimación antes de llegar al hospital, y unas mejores técnicas gestión del paciente y terapias en los hospitales, aseguró Benharash.

"Parece que los pacientes llegan a cirugía con una mayor frecuencia debido a una reducción en la mortalidad antes de llegar al hospital", comentó en un comunicado de prensa del hospital.

Pero esas mejoras no significan que el problema subyacente pueda ser ignorado, enfatizó Benharash.

"Es muy importante poner en perspectiva que esta entidad es bastante costosa a nivel económico", lamentó. "Si se observa a la prevención frente al tratamiento de las heridas por disparos desde la perspectiva económica, tendría sentido invertir en las intervenciones contra la violencia, que pueden reducir unas agresiones que con frecuencia son prevenibles".

También hay que abordar el suicidio, dijo.

"El grupo de pacientes que se autolesionaron en realidad tuvo la mayor mortalidad general", añadió. "Esta situación apunta una vez más a la necesidad de un mejor acceso a la salud mental, que con algo de suerte conduzca a una reducción en los intentos de suicidio".

Comparte tu opinión