La vacunación repetida contra el COVID podría proteger contra una amplia gama de variantes del virus

MARTES, 21 de mayo de 2024 (HealthDay News) -- Vacunas potentes contra COVID podrían preparar a los sistemas inmunitarios de las personas para que luchen con éxito no solo contra futuras variantes de COVID, sino también contra otros tipos de coronavirus, muestra un estudio reciente.

Las personas vacunadas repetidamente contra COVID (las dosis iniciales, seguidas de refuerzos y vacunas actualizadas) generan anticuerpos capaces de neutralizar no solo las variantes de COVID, sino incluso algunos coronavirus lejanamente relacionados, reportaron los investigadores en la edición del 17 de mayo de la revista Nature.

La vacunación repetida contra el COVID podría proteger contra una amplia gama de variantes del virus

Parece que la revacunación periódica contra COVID podría hacer que las personas acumulen gradualmente una reserva de anticuerpos que las protejan de una variedad de coronavirus, concluyeron los investigadores.

Esto va en contra de las preocupaciones de que las vacunas anuales contra COVID podrían interferir con la respuesta inmunitaria en los años siguientes, como sucede con las inyecciones contra la gripe, señalaron los investigadores.

"La primera vacuna que recibe un individuo induce una fuerte respuesta inmunitaria primaria que da forma a las respuestas a la infección y a la vacunación posteriores, un efecto conocido como impronta", explicó el investigador sénior, el Dr. Michael Diamond, profesor de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en St. Louis.

"En principio, la impronta puede ser positiva, negativa o neutral", añadió Diamond en un comunicado de prensa de la universidad. "En este caso, vemos una fuerte impronta que es positiva, porque está acoplada al desarrollo de anticuerpos neutralizantes de reacción cruzada con una notable amplitud de actividad".

Una primera vacuna desencadena el desarrollo de células inmunitarias de memoria. Una segunda vacuna similar reactiva esas células de memoria, que luego dominan y dan forma a la respuesta inmunitaria al segundo pinchazo, dijeron los investigadores.

En el caso de la vacuna contra la gripe, la impronta tiene efectos negativos, ya que las células de memoria desplazan a los nuevos anticuerpos producidos por el último pinchazo. Como resultado, las personas desarrollan menos anticuerpos contra las cepas de la vacuna más nueva.

Pero los investigadores encontraron que la impronta en realidad funciona bien con la vacuna contra COVID.

Para evaluar la amplitud de los anticuerpos de las personas, los investigadores los probaron en el laboratorio contra un panel de coronavirus. Estos incluyeron dos variantes de ómicron, así como los coronavirus SARS-1 y MERS y otro coronavirus de una especie de oso hormiguero escamoso.

Los anticuerpos terminaron matando a todos los virus, así como al MERS, que proviene de una rama diferente del árbol genealógico del coronavirus que el resto, encontraron los investigadores.

Experimentos posteriores revelaron que estos anticuerpos eran tan potentes y flexibles debido a la combinación de la vacuna original y la variante.

Las personas que solo recibieron las vacunas originales contra el COVID solo tuvieron una protección débil contra los otros coronavirus, pero después de un refuerzo de la era ómicron, incluso ellos tenían mejores anticuerpos.

El hallazgo sugiere que la vacunación regular con vacunas actualizadas contra COVID dará a las personas las herramientas para combatir las nuevas variantes, así como otros coronavirus relacionados.

"Al comienzo de la pandemia de COVID-19, la población mundial era inmunológicamente ingenua, lo cual es parte de la razón por la que el virus pudo propagarse tan rápido y hacer tanto daño", dijo Diamond. 

"No sabemos con certeza si recibir una vacuna actualizada contra COVID-19 cada año protegería a las personas contra los coronavirus emergentes, pero es plausible", añadió Diamond. "Estos datos sugieren que si estos anticuerpos de reacción cruzada no disminuyen rápidamente (tendríamos que seguir sus niveles a lo largo del tiempo para saberlo con certeza), podrían conferir cierta protección o incluso una protección sustancial contra una pandemia provocada por un coronavirus relacionado".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre las vacunas contra la COVID.

FUENTE: Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, comunicado de prensa, 17 de mayo de 2024

Comparte tu opinión