La vacuna contra la COVID de Moderna es segura y efectiva en los adolescentes, según un estudio

JUEVES, 12 de agosto de 2021 (HealthDay News) -- Los conteos de los casos de COVID se disparan mientras comienza el año escolar, y una nueva investigación muestra que la vacuna de Moderna es segura y efectiva para los adolescentes, lo que debería tranquilizar a los padres que se muestran indecisos respecto a las vacunas.

"Unos ensayos de gran tamaño en los adultos, y otros de tamaño más reducido en los adolescentes, muestran que esta vacuna es segura y efectiva, y fuera de los ensayos, cientos de millones de personas han recibido la vacuna contra la COVID-19, y no vemos ningún problema", comentó el Dr. Michael Smith, profesor de pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte. Smith no tuvo ninguna implicación en el nuevo estudio.

La vacuna contra la COVID de Moderna es segura y efectiva en los adolescentes, según un estudio

Moderna solicitó la autorización del uso de emergencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. para administrar la vacuna a los adolescentes de 12 a 17 años, pero todavía no la ha recibido. La vacuna de Pfizer está autorizada para su uso en niños de a partir de 12 años. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. recomiendan que todas las personas de a partir de 12 años se vacunen.

En el estudio, más de 3,730 adolescentes recibieron dos dosis de la vacuna de Moderna o inyecciones de placebo. Unos análisis de sangre mostraron que la vacuna creó una respuesta inmunitaria similar a la que se ha observado en los adultos. Los efectos secundarios de la vacuna fueron leves en general, e incluyeron dolor en el lugar de la inyección, dolor de cabeza y fatiga, encontró el estudio.

Ninguno de los adolescentes que recibieron la vacuna contrajo la COVID-19, pero hubo cuatro casos en el grupo del placebo.

"El mensaje principal es que la vacuna de Moderna es segura y efectiva en los adolescentes de 12 a 18 años", señaló el autor del estudio, el Dr. Gary Berman, investigador principal de Clinical Research Institute, Inc., en Minneapolis.

Los hallazgos se publicaron en la edición en línea del 11 de agosto de la revista New England Journal of Medicine.

El estudio solo debía incluir a 3,000 adolescentes, pero la respuesta a la solicitud de participantes fue tan abrumadora que los investigadores incluyeron a más adolescentes, apuntó el coautor del estudio, el Dr. Kashif Ali, un pediatra de Houston.

El riesgo de no vacunarse contra la COVID-19 supera con creces a cualquier riesgo observado en los adolescentes por esta vacuna, aseguró. Para vacunar a más niños, la Casa Blanca recluta ahora a los pediatras, para lograr que la vacuna contra la COVID-19 sea parte de los exámenes físicos deportivos para la vuelta a la escuela, y anima a las escuelas a albergar clínicas de vacunación.

"En las últimas semanas, con la propagación de la variante Delta, hemos visto que los adultos jóvenes, entre ellos los adolescentes, son susceptibles a la infección con la COVID-19, y que dos dosis de esta vacuna previenen las hospitalizaciones y las muertes, y que son bastante buenas para prevenir la enfermedad", añadió Smith.

Ha habido informes de miocarditis o inflamación en el corazón de los adultos jóvenes que recibieron vacunas contra la COVID-19, pero parece ser muy poco común, y a la mayoría de los niños les va bien con poco o ningún tratamiento, observó.

Tampoco hay fundamentos para ninguna preocupación sobre la fertilidad o la salud reproductiva después de la vacunación, enfatizó Smith.

Hay muchos mitos sobre la vacuna en las comunidades y los medios sociales, apuntó la Dra. Claire Boogaard, pediatra del Hospital Pediátrico Nacional, en Washington, D.C.

"Si a los padres les preocupan la seguridad o la efectividad de la vacuna, o si desean hablar sobre algún mito en particular, pueden hablar con el pediatra o médico en el que confíen para que responda a sus preguntas", aconsejó Boogaard, que no participó en el estudio.

No deje esta importante conversación para más tarde, añadió.

"La COVID-19 es, en general, una infección más leve en los niños y adolescentes, pero hay casos de hospitalizaciones y muertes por el virus entre los niños, un gran grupo de adolescentes con síntomas de COVID-19 prolongada que persisten durante semanas o meses tras una infección, y algunos que desarrollan síndrome inflamatorio multisistémico [SIM-N], en que distintos sistemas orgánicos del cuerpo se inflaman y, a veces, colapsan, lo que puede resultar potencialmente letal", explicó Boogaard.

Más información

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) ofrece más información sobre las vacunas contra la COVID-19 para los niños y los adolescentes.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Michael Smith, MD, professor, pediatrics, Duke University School of Medicine, Durham, N.C.; Gary Berman, MD, principal investigator, Clinical Research Institute, Inc., Minneapolis; Kashif Ali, MD, pediatrician, Houston; Claire Boogaard, MD, pediatrician, Children's National Hospital, Washington, D.C.; New England Journal of Medicine, Aug. 11, 2021, online

Comparte tu opinión