La transmisión de la COVID en las guarderías es muy baja, según un estudio

MARTES, 9 de febrero de 2021 (HealthDay News) -- Las tasas de infección por coronavirus de los niños en las guarderías fueron bajas al principio de la pandemia, y son fuentes poco probables de transmisión de la COVID-19, encuentra un estudio reciente de Francia.

La COVID-19 puede infectar a personas de todas las edades, pero los niños tienden a desarrollar síntomas leves, si los desarrollan, y casi nunca necesitan ingresar en los hospitales. El papel de los niños muy pequeños como propagadores asintomáticos de coronavirus sigue siendo desconocido, y el riesgo para la comunidad de tener las guarderías abiertas no ha estado claro.

La transmisión de la COVID en las guarderías es muy baja, según un estudio

"Los niños pequeños no propagan mucho el virus en estos ambientes", dijo la Dra. Camille Aupiais, coautora del estudio, del Hospital Jean-Verdier, en París.

"Estos hallazgos deberían ser alentadores para los padres y para el personal de las guarderías, sobre todo dado que los niños incluidos en el estudio tienen padres que son trabajadores esenciales y se cree que tuvieron un mayor riesgo durante la primera ola de la epidemia", afirmó Aupiais.

Sin embargo, el estudio se completó antes de la aparición de las nuevas variantes más infecciosas del virus.

El estudio incluyó a 327 niños con edades comprendidas entre los 5 meses y los 4 años, que asistieron a guarderías que permanecieron abiertas en Francia durante el primer confinamiento nacional del país, desde marzo hasta mayo de 2020.

Los investigadores evaluaron los niveles de anticuerpos del virus en la sangre de los niños (seroprevalencia), y encontraron que menos del 4 por ciento tenían dichos anticuerpos.

Es probable que los niños con anticuerpos del coronavirus fueran infectados por un adulto en sus hogares, más que por alguien en la guardería, según el estudio. Los resultados se publicaron en la edición del 8 de febrero de la revista The Lancet Child & Adolescent Health.

La tasa de seroprevalencia entre el personal de las guarderías fue similar al de un grupo control de adultos que no estuvieron expuestos a los niños ni a personas con la COVID-19 en el trabajo, encontraron los investigadores.

Se cree que los datos de seroprevalencia revelan la tasa real de infección, ya que muestran los niveles de anticuerpos en la sangre tanto si la persona ha tenido síntomas de la COVID-19 como si no.

"Sugerimos que las señales clínicas de la COVID-19 no son los mejores indicadores de la infección ni para realizar pruebas a los niños muy pequeños, y que el criterio principal debería ser un caso sospechoso o confirmado de un miembro adulto del hogar", planteó Aupiais en un comunicado de prensa de la revista. Se necesita más investigación para comprender del todo el papel de los niños pequeños en la transmisión comunitaria, añadió.

Han aparecido nuevas variantes del coronavirus desde que se recopilaron los datos del estudio, y no se sabe si los niños pequeños son más o menos susceptibles a estas nuevas cepas, señalaron los investigadores.

También afirmaron que las guarderías en el estudio no se encontraban funcionando a plena capacidad durante el periodo de estudio, así que los hallazgos podrían no aplicarse a los centros que funcionaban de forma normal.

Más información

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) ofrece más información sobre las guarderías y la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: The Lancet Child & Adolescent Health, news release, Feb. 8, 2021

Comparte tu opinión