Este contenido ha sido archivado y puede no estar actualizado

La tasa de caídas letales se duplicó en 20 años entre los adultos mayores de EE. UU.

VIERNES, 12 de mayo de 2023 (HealthDay News) -- La tasa de mortalidad por caídas de los adultos mayores estadounidenses se ha multiplicado por más de dos respecto a hace 20 años: las mujeres, los hombres y todos los grupos raciales han experimentado aumentos, según un nuevo estudio.

En 2020, encontró el estudio, poco más de 36,500 estadounidenses de a partir de 65 años fallecieron por una lesión relacionada con una caída. Esto es un aumento respecto a más o menos 10,100 muertes en 1999.

La tasa de caídas letales se duplicó en 20 años entre los adultos mayores de EE. UU.

Estas cifras, ajustadas según la edad, equivalieron a un aumento de más del doble en la tasa de muertes relacionadas con las caídas entre los estadounidenses mayores: de 29 por cada 100,000 en 1999 a 69 por cada 100,000 en 2020.

Es bien conocido que las caídas son la principal causa de muertes por lesiones entre los estadounidenses mayores, y que el problema está en aumento.

Los nuevos hallazgos lo subrayan, y muestran que no hay ningún sector demográfico que no se vea afectado, según el investigador, Alexis Santos-Lozada, profesor asistente de estudios sobre el desarrollo humano y la familia de la Universidad Estatal de Pensilvania.

Encontró que las tasas de muertes relacionadas con las caídas se multiplicaron por más de dos tanto entre los hombres como entre las mujeres. Entre los grupos raciales y étnicos, los adultos mayores blancos tuvieron la tasa más alta de muertes por caídas, y el mayor aumento, al llegar a las 78 muertes por cada 100,000 en 2020.

Pero las tasas de mortalidad también aumentaron entre los adultos mayores negros, hispanos, asiáticos y amerindios.

"Va en la misma dirección en todos los grupos", lamentó Santos-Lozada. "Es preocupante".

Pero añadió que "la prevención de las caídas no es algo de lo que hablemos mucho".

Esto es a pesar de que las caídas se cobran un inmenso precio en la salud, más allá de las muertes que provocan.

"Las muertes por las caídas son apenas la punta del iceberg", señaló Jennifer Tripken, directora asociada del Centro para un Envejecimiento Saludable del Consejo Nacional para Adultos Mayores (National Council on Aging), una organización sin fines de lucro.

Muchos más estadounidenses mayores se caen cada año, afirmó, muchos de los cuales no informan a su médico, a menos que una caída los obligue a buscar atención.

Las cifras de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. describen el panorama: alrededor de una cuarta parte de los estadounidenses mayores se caen cada año. Unos 3 millones acaban en la sala de emergencias, y más de 800,000 necesitan ser hospitalizados, con la mayor frecuencia debido a una lesión de cabeza o a una fractura de cadera.

Esto equivale a unos 50 mil millones de dólares al año en costos médicos, estiman los CDC.

El nuevo estudio, que se publicó en la edición del 9 de mayo como carta de investigación en la revista Journal of the American Medical Association, no puede determinar los motivos de la creciente tasa de mortalidad. Santos-Lozada analizó los datos nacionales sobre las tasas de mortalidad de una plataforma en línea de los CDC, que provee información limitada basada en los certificados de defunción.

Pero hay amplias tendencias que son probables factores contribuyentes, según Tripken, que no participó en el estudio.

Por un lado, comentó, hoy en día más adultos mayores sobreviven a afecciones médicas graves, como un ataque cardiaco y un accidente cerebrovascular, lo que es positivo. Pero vivir con las secuelas de estas afecciones también puede poner a las personas en un mayor riesgo de morir.

Tripken observó que otro factor es que muchos adultos mayores toman ahora múltiples medicamentos, algunos de los cuales, o sus combinaciones, pueden provocar mareo u otros efectos secundarios que contribuyen a las caídas.

En sus consejos para la prevención de caídas, los CDC recomiendan que los adultos mayores les pidan al médico o farmacéutico que revise sus medicamentos, incluso los de venta libre, para ver si alguno podría aumentar su riesgo de caídas.

Tripken planteó que también es importante que los adultos mayores se sometan a revisiones regulares de la visión y el oído, dado que las afecciones de cualquiera de los dos son factores de riesgo de las caídas.

En cuanto a los lugares donde los adultos mayores se caen, la investigación muestra que muchas caídas ocurren en centros de cuidados a largo plazo, anotó Santos-Lozada. Pero una gran, y creciente, proporción ocurren en casa, lamentó.

Tripken dijo que los adultos mayores y las familias pueden tomar varias medidas sencillas para que el hogar sea más seguro. Entre ellas se encuentran instalar barras de agarre en los baños, deshacerse de las alfombras pequeñas y otros riesgos de tropezar y resbalar, tener barandillas en ambos lados de las escaleras, y asegurarse de que la casa esté bien iluminada.

Si es posible, anotó Tripken, los adultos mayores y las familias pueden trabajar con un terapeuta ocupacional, que son profesionales de la salud que, entre otras cosas, pueden ir a una vivienda y recomendar modificaciones de seguridad.

Más información

El Consejo Nacional para Adultos Mayores ofrece una herramienta para que los adultos mayores verifiquen su riesgo de caídas.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Alexis Santos-Lozada, PhD, assistant professor, human development and family studies, Pennsylvania State University, University Park, Pa.; Jennifer Tripken, EdD, MEd, associate director, Center of Healthy Aging, National Council on Aging, Arlington, Va.; Journal of the American Medical Association, May 9, 2023

Comparte tu opinión