La reinfección con la COVID es poco común, pero los adultos mayores son más vulnerables, según un estudio

JUEVES, 18 de marzo de 2021 (HealthDay News) -- La reinfección con la COVID-19 en las personas que ya han tenido la enfermedad es muy poco frecuente, y la mayoría de las personas están protegidas contra la reinfección durante al menos seis meses, encuentra un informe reciente. Pero la inmunidad parece reducirse de forma marcada en las personas de a partir de 65 años, hallaron los investigadores.

En un informe que publicaron el miércoles en la revista The Lancet, un equipo de científicos daneses observó las tasas de reinfección en 4 millones de personas durante la segunda ola de COVID-19 (de septiembre hasta el 31 de diciembre), y las compararon con las tasas de infección durante la primera ola, entre marzo y mayo.

La reinfección con la COVID es poco común, pero los adultos mayores son más vulnerables,  según un estudio

De las 11,068 personas que tuvieron un resultado positivo en la primera ola, apenas 72 tuvieron de nuevo un resultado positivo en la segunda.

Pero la edad fue importante.

El grupo de mayor edad tuvo una protección de apenas alrededor de un 47 por ciento contra la infección repetida, en comparación con las personas más jóvenes, que parecieron tener una protección de alrededor de un 80 por ciento contra la reinfección, descubrió el equipo. Menos de un 1 por ciento de los que tenían menos de 65 años se reinfectaron, mientras que un 3.6 por ciento de las personas de a partir de 65 años volvieron a sufrir una segunda enfermedad de COVID-19.

El hallazgo no es una sorpresa total, dado que los sistemas inmunitarios de las personas se debilitan a medida que envejecen.

"Dado lo que hay en juego, los resultados enfatizan la importancia de que las personas cumplan las medidas implementadas para mantenerse a sí mismas y mantener a las demás seguras, aunque ya hayan tenido COVID-19", enfatizó en un comunicado de prensa de la revista el coautor del estudio, el Dr. Steen Ethelberg, del Statens Serum Institut, en Dinamarca.

"La conclusión es que las personas mayores deben continuar practicando las medidas de mitigación, como el uso de las máscaras y el distanciamiento social (además de vacunarse), aunque ya hayan tenido un diagnóstico de COVID-19", señaló el Dr. Robert Glatter, un médico de emergencias que ha cuidado a muchos pacientes con la enfermedad.

"Una vacunación rápida es nuestra mejor arma contra la continuación de la propagación de la COVID-19", aseguró Glatter, que trabaja en el Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York.

El Dr. Amesh Adalja es un especialista en enfermedades infecciosas y experto sénior del Centro de Seguridad de la Salud Johns Hopkins, en Baltimore. Dijo que, al menos, las segundas enfermedades con la COVID-19 quizá no resulten tan graves como el primer encuentro.

"Sabíamos que con otros coronavirus, la reinfección es común tras un periodo de varios meses, y también parece ser así con el SARS-CoV-2, y que en general son leves", dijo. "Es importante saber con qué gravedad de los síntomas clínicos y nivel de contagiosidad se asocian estas reinfecciones".

En un comentario publicado junto con el estudio, unos inmunólogos, la Dra. Rosemary Boyton y Daniel Altman, del Colegio Imperial de Londres, afirmaron que la variación en las tasas de reinfección es "relativamente alarmante".

"Una protección de apenas un 80 por ciento contra la reinfección en la población general, que desciende a un 47 por ciento en las personas de a partir de 65 años, son unas cifras más preocupantes que las que han ofrecido estudios anteriores", escribieron. "Estos datos son toda la confirmación, si era necesaria, de que en el SARS-CoV-2 la esperanza de una inmunidad protectora mediante las infecciones naturales quizá no esté a nuestro alcance, y que un programa de vacunación global con unas vacunas de alta eficiencia es la solución duradera".

Edwards anotó que "hay motivos por los que las personas de a partir de 65 años reciben vacunas adicionales para reforzar su inmunidad contra varias infecciones, porque sabemos que el sistema inmunitario comienza a menguar a una edad avanzada".

Un factor tranquilizador es que las vacunas de ARNm de Pfizer y Moderna parecen resolver algunos de los problemas de inmunidad en las personas mayores, porque producen una protección muy robusta.

Una limitación del estudio es que observó las infecciones antes de que hubiera muchas de las variantes en circulación, así que no está claro qué impacto esto podría tener en las futuras tasas de reinfección. Esto es algo que los científicos deberán observar de ahora en adelante.

"Con el surgimiento de las variantes, sobre todo la B117, que no solo es más infecciosa sino también más letal, debemos seguir vacunando lo más rápidamente posible para prevenir que se vuelvan dominantes", enfatizó Glatter.

Los estados amplían la elegibilidad para la vacuna contra la COVID

Los estados están ampliando con rapidez la elegibilidad para las vacunas contra el coronavirus, a medida que se apresuran para cumplir la fecha límite del Presidente Joe Biden del 1 de mayo, en que habrá vacunas para todos los adultos estadunidenses.

Al inicio del despliegue de las vacunas, las vacunas contra la COVID-19 solo estaban disponibles para los estadounidenses más vulnerables y algunos trabajadores esenciales. Ahora, tres estados (Maine, Virginia y Wisconsin), junto con Washington, D.C., han dicho que habrán abierto la disponibilidad para la población general el 1 de mayo, reportó el The New York Times. Al menos seis estados más (Colorado, Connecticut, Ohio, Michigan, Montana y Utah) esperan hacerlo este mes o el siguiente.

Por otra parte, todas las personas de a partir de 16 años pueden ahora vacunarse en Mississippi y Alaska, mientras que Arizona y Michigan han hecho que las vacunas estén disponibles para todos los adultos en algunos condados, según el Times.

Ahora se están usando tres vacunas contra el coronavirus, y Biden ha fijado una elevada meta que muchos estados pretenden alcanzar.

Varios ya han ampliado la elegibilidad para las vacunaciones. En Ohio, las vacunas estarán disponibles para todo el mundo de a partir de 40 años desde el viernes, y para más residentes con ciertas afecciones médicas, reportó el Times. Indiana amplió el acceso a las personas de a partir de 45 años, con efectividad inmediata.

Los residentes de Colorado de a partir de 50 años serán elegibles para una vacuna a partir del viernes, junto con todo el que tenga a partir de 16 años y sufran ciertas afecciones médicas, reportó Times. Y el martes, Wisconsin dijo que los residentes de a partir de 16 años con ciertas afecciones médicas serían elegibles una semana antes de lo que se había planificado. El lunes, los texanos de a partir de 50 años, y los residentes de Georgia de a partir de 55, se hicieron elegibles para las vacunas.

En Nueva York, los residentes de a partir de 60 años son elegibles para recibir la vacuna, y más trabajadores de primera línea se harán elegibles el miércoles, lo que incluye a los empleados gubernamentales, los trabajadores de servicios de construcción y los empleados de los grupos sin fines de lucro. El gobernador Andrew Cuomo todavía no ha anunciado cómo ni cuándo el estado abrirá la elegibilidad para todos los adultos.

Desde que las vacunaciones comenzaron en diciembre, el gobierno federal ha entregado más de 147.6 millones de dosis de vacunas a los estados y los territorios, y más de un 77 por ciento se han administrado, según las cifras más recientes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. El país administra en promedio unos 2.4 millones de vacunas al día, en comparación con bastante menos de 1 millón al día en enero, según el Times.

Hasta el jueves, un 65.4 por ciento de los adultos mayores del país habían recibido al menos una dosis de vacuna, y un 37.6 por ciento se habían vacunado del todo.

El mismo tiempo, los casos, las muertes y las hospitalizaciones por el coronavirus se han reducido de forma significativa respecto a los niveles máximos que se reportaron en enero, señaló el Times. Pero el progreso se ha ralentizado de forma notable desde inicios de marzo, y las reducciones continuas en algunos estados se han visto descompensadas por los brotes en otras partes del país, sobre todo en el Noroeste.

Biden sopesa un estándar nacional para las máscaras en el lugar de trabajo

La administración de Biden está deliberando sobre un estándar nacional para las máscaras faciales en los lugares de trabajo, aunque ya ha incumplido su propia fecha límite para una decisión.

El 21 de enero, Biden pidió a la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) del Departamento de Trabajo que determinara antes del 15 de marzo si se necesitaba un estándar de este tipo, según CBS News.

Se prevé que pronto se publique un estándar temporal de emergencia sobre las máscaras en el lugar del trabajo, pero el análisis todavía no se ha completado, declararon a CBS News tres personas que está familiarizadas con el proceso. El estándar temporal nacional sobre las máscaras faciales en el lugar de trabajo tendría un impacto en millones de trabajadores, y es probable que dure seis meses.

Unos expertos en salud pública y seguridad en el lugar de trabajo dijeron a CBS News que el estándar temporal de emergencia podría proveer unos valiosos consejos sobre el distanciamiento social para los trabajadores, y orientación de seguridad sobre las máscaras faciales, dado que sus capacidades protectoras varían.

Usualmente, se tarda años en implementar los estándares para el lugar de trabajo de la OSHA, y a veces se ha utilizado un estándar temporal de emergencia para contrarrestar un "peligro grave" al que se enfrentaban los trabajadores, reportó CBS News.

La última vez que se usó un estándar de emergencia fue en 1983, para limitar la exposición al asbesto en el lugar de trabajo, según el Servicio de Investigación del Congreso. Al final, una orden judicial anuló la norma.

Hasta ahora, durante la pandemia no ha habido un estándar nacional, y varios estados han implementado sus propios estándares, reportó CBS News.

El Dr. David Michaels, un exsecretario asistente de trabajo de la OSHA que trabajó en el equipo de transición presidencial de Biden, explicó a CBS News que los aspectos técnicos de cualquier estándar temporal de emergencia se tienen que sopesar con la necesidad urgente de proteger a los trabajadores contra la propagación de la COVID-19.

"La Administración de Seguridad y Salud Ocupacional ha estado trabajando sin descanso, como es adecuado, para considerar cuáles estándares podrían ser necesarios, y se está tomando el tiempo para hacerlo bien", dijo el lunes a CBS News un vocero del Departamento de Trabajo. El funcionario no ofreció ninguna cronografía para la decisión.

Un azote global

El jueves, el conteo de casos de coronavirus de EE. UU. había superado los 29.6 millones, mientras que el número de muertes superó a las 537,000, según los cálculos del Times. El jueves, los cinco estados con más casos de infecciones con el coronavirus eran: California, con más de 3.6 millones de casos; Texas, con más de 2.7 millones de casos; Florida, con cerca de 2 millones de casos; Nueva York, con más de 1.7 millones de casos; e Illinois, con más de 1.2 millones de casos.

Frenar la propagación del coronavirus en el resto del mundo sigue resultando difícil.

En Brasil, el número de casos de coronavirus era de más de 11.7 millones el jueves, con casi 283,000 muertes, mostró un conteo de la Universidad de Johns Hopkins. El jueves, India tenía casi 11.5 millones de casos y más de 159,000 muertes, mostró el conteo de la Hopkins.

En todo el mundo, el número de infecciones reportadas superó los 121 millones el jueves, con casi 2.7 millón de muertes registradas, según el conteo de la Hopkins.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el nuevo coronavirus.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Amesh Adalja, MD, senior scholar, Johns Hopkins Center for Health Security, Baltimore; Robert Glatter, MD, emergency physician, Lenox Hill Hospital, New York City; CNN; CBS News, The New York Times

Comparte tu opinión