La potencia de las vacunas contra la COVID mengua con el tiempo, pero siguen protegiendo, según un estudio

JUEVES, 2 de septiembre de 2021 (HealthDay News) -- Un nuevo estudio de más de 19,000 trabajadores de la atención de la salud de San Diego encuentra que las vacunas contra la COVID-19 podrían haber perdido parte de su potencia para proteger de las infecciones "postvacunación".

Pero esto no es motivo para perder la fe en las vacunas. En el estudio, la tasa de infecciones con la COVID-19 en julio entre los trabajadores sin vacunar fue casi tres veces más alta que la de las personas que se habían vacunado.

La potencia de las vacunas contra la COVID mengua con el tiempo, pero siguen protegiendo, según un estudio
| Foto: HEALTHDAY

Aun así, el estudio encontró un "cambio dramático en la efectividad de la vacuna entre junio y julio", según los investigadores dirigidos por la Dra. Francesca Torriani, del sistema de salud de la Universidad de California, en San Diego (UCSD Health).

Su equipo calculó que "la efectividad de la vacuna superó el 90 por ciento de marzo a junio, pero se redujo a un 65.5 por ciento en julio".

En junio, un tercio de los casos diagnosticados de COVID-19 ocurrieron entre trabajadores de la atención de la salud vacunados del todo. Pero apenas un mes más tarde, 3 de cada 4 casos ocurrieron entre los vacunados.

Como más de un 83 por ciento de todos los trabajadores de UCSD Health están vacunados ahora, se preveía algún tipo de aumento en el número de casos postvacunación. Pero el repentino y marcado aumento entre junio y julio de cualquier forma resultó sorprendente.

"Es probable que se deba tanto al surgimiento de la variante Delta como a la inmunidad menguante con el tiempo", señalaron Torriani y sus colaboradores en un informe, que se publicó en la edición del 1 de septiembre de la revista New England Journal of Medicine.

En julio, los riesgos de reinfección también "se vieron complicados por el final de los requerimientos de uso de máscaras en California, y el resultante riesgo más alto de exposición en la comunidad", añadieron los autores.

En general, las pruebas regulares de poco más de 19,000 trabajadores de salud de la UCSD descubrieron 125 casos de COVID-19 sintomática en julio, un aumento respecto a 13 casos en mayo y 15 en junio. Apenas un caso fue tan grave que el individuo requirió atención en el hospital, y este caso ocurrió en un trabajador sin vacunar, apuntaron los investigadores. Nadie falleció.

Y aunque 94 de los 125 casos reportados en julio ocurrieron en trabajadores vacunados, el número clave que se debe observar en esta situación es lo que los investigadores denominan la "tasa de ataque".

Según el estudio, en julio hubo unos 5.7 casos de COVID-19 por cada 1,000 trabajadores vacunados de UCSD Health.

Hay que comparar esto con la tasa de ataque entre las personas sin vacunar, de 16.4 casos de COVID-19 por cada 1,000 trabajadores.

Esto significa que una persona sin vacunar tenía casi tres veces más probabilidades de contraer la COVID-19, en comparación con una persona vacunada del todo.

En cuanto a los síntomas, en un conteo de los casos que ocurrieron entre los trabajadores de salud de la UCSD de marzo a julio, "hubo síntomas en 109 de los trabajadores vacunados del todo [un 83.8 por ciento] y en 80 de los 90 trabajadores sin vacunar [un 88.9 por ciento]", encontró el estudio.

El nuevo estudio representa una observación detallada de las tasas de infección de la COVID, porque UCSD Health "tiene un umbral bajo para hacer las pruebas del SARS-CoV-2, que se realizan por la presencia de al menos un síntoma durante la evaluación diaria o por una exposición identificada, independientemente del estatus de vacunación", anotaron los autores.

El Dr. Amesh Adalja es experto en enfermedades infecciosas y académico sénior del Centro de Seguridad de la Salud Johns Hopkins en Baltimore. Al leer los hallazgos, dijo que respaldan la efectividad y la necesidad de vacunarse contra el nuevo coronavirus.

"Las vacunas no son campos de fuerza. Habrá infecciones postvacunación, sobre todo a medida que las personas vuelvan a sus actividades con la presencia de la variante Delta, que es más contagiosa", señaló Adalja.

"Todas las infecciones postvacunación fueron leves, y nadie fue hospitalizado", añadió. "Esto me muestra que las vacunas están haciendo lo que se les diseñó para hacer: domesticar al virus".

Más información

Aprenda más sobre las vacunas contra la COVID-19 en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Amesh Adalja, MD, senior scholar, Johns Hopkins Center for Health Security, New England Journal of Medicine, Sept.1, 2021

Comparte tu opinión