La pandemia inunda a los hospitales de EE. UU. de adolescentes en crisis mental

MARTES, 24 de mayo de 2022 (HealthDay News) -- La pandemia de COVID-19 y el aislamiento que impuso tuvieron un efecto dramático en la salud mental de los jóvenes, lo que ha aumentado la demanda de servicios en un sistema que ya estaba sobrecargado.

Como resultado, muchos jóvenes se encontraron en "internamiento temporal" en los departamentos de emergencias mientras esperaban atención, según un nuevo estudio realizado en el Hospital Pediátrico de Boston. La espera promedio era de casi cinco días sin tratamiento especializado.

La pandemia inunda a los hospitales de EE. UU. de adolescentes en crisis mental

"Se trata de un inmenso problema nacional", comentó la Dra. Jennifer Havens, profesora y catedrática de psiquiatría infantil y adolescente de la Facultad de Medicina de la NYU, en la ciudad de Nueva York.

"La demanda de servicios de salud mental ha aumentado de forma dramática debido a la COVID-19, y la capacidad de atención psiquiátrica interna para los niños es marginal, en el mejor de los casos, de manera que estamos observando un atraso en los servicios de salud mental para pacientes internos y ambulatorios", señaló Havens, que no participó en el estudio.

En el estudio, la Dra. Patricia Ibeziako, jefa asociada de servicios clínicos del departamento de psiquiatría y ciencias conductuales del Hospital Pediátrico de Boston, y sus colaboradores, compararon los expedientes de hospital del primer año de la pandemia (de marzo de 2020 a febrero de 2021) con el año anterior.

En ese periodo, casi 3,800 niños de 4 a 18 años fueron admitidos al departamento de emergencias o a unidades de pacientes internos por un problema de la salud mental. Más o menos ocho de cada 10 tenían de 12 a 18 años.

En el año anterior a la pandemia, un 50 por ciento de los jóvenes que fueron admitidos al hospital tenían ideación suicida o habían intentado suicidarse. Este número aumentó hasta un 60 por ciento durante el primer año de la pandemia, mostró el estudio.

Además, hubo aumentos marcados en las admisiones de salud mental por la depresión, la ansiedad, los trastornos de la alimentación, el abuso de sustancias, y el trastorno obsesivo compulsivo durante el primer año de la pandemia.

Unos crecientes números de niños se mantuvieron durante días en el departamento de emergencias debido a problemas de la salud mental en el primer año de la pandemia. El tiempo de internamiento temporal promedio aumentó de 2.1 días antes de la pandemia a 4.6 días durante la pandemia, mostraron los hallazgos.

El estudio se publicó en una edición reciente en línea de la revista Hospital Pediatrics.

Hay cosas que los padres preocupados pueden hacer para potencialmente evitar una situación de internamiento temporal. "No espere hasta que las cosas se agraven", comentó la Dra. Meghan Schott, directora médica de los servicios de emergencias psiquiátricas del Hospital Pediátrico Nacional, en Washington, D.C. "Inscríbase en una lista de espera de atención y servicios desde que note un problema", aconsejó Schott, que no participó en el estudio.

"El internamiento temporal está en aumento porque los niños llegan con enfermedades mentales graves y que empeoran", apuntó Schott. "Buscar servicios para el paciente tan pronto como haya una pequeña señal de un problema puede ayudar a evitar la necesidad de internamiento temporal".

El internamiento temporal no resuelve el problema subyacente. "Si solo está sentado en la sala de emergencias o en la planta médica, en realidad no recibe los servicios que necesita", señaló. Si su hijo debe ser hospitalizado por problemas de la salud mental, busque hospitales que cuenten con unidades psiquiátricas pediátricas, añadió Schott.

El sistema no funciona, y lamentablemente, no hay una solución rápida, anotó Havens. "Debemos aumentar la fuerza laboral y las tarifas de reembolso", planteó.

"Los problemas con la fuerza laboral se relacionan con el reembolso, porque si no le paga a alguien un sueldo con el que pueda vivir, no se puede reclutar a nadie", apuntó Havens.

"Sacamos camas de las unidades de cuidados intensivo de la nada para los pacientes con COVID-19 a principios de la pandemia, y el suicidio es la segunda causa principal de muerte entre las personas de 10 a 24 años", añadió Havens. "De verdad debemos descifrar cómo podemos arreglar este sistema".

Su pediatra tiene un rol importante al ayudar a los niños con problemas de la salud mental a obtener la atención que necesitan, observó el Dr. Steven Abelowitz, director médico regional de Coastal Kids Pediatrics, en Irvine, California.

"Si el pediatra se implica pronto y tiene todas las herramientas, tenemos la capacidad de reducir potencialmente la gravedad de muchos de estos problemas de la salud mental", señaló Abelowitz, que no participó en la investigación. "Esto podría prevenir que muchos niños se presenten en el departamento de emergencias, muchos de los cuales requieren un internamiento temporal".

Más información

Encuentre un psiquiatra infantil y de adolescentes cerca de usted con esta herramienta de la Academia Americana de Psiquiatría Infantil y del Adolescente (American Academy of Child and Adolescent Psychiatry).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Jennifer Havens, MD, Arnold Simon professor and chair, department of child and adolescent psychiatry, NYU School of Medicine, New York City; Meghan Schott, DO, medical director, psychiatric emergency services, Children's National Hospital, Washington, D.C.; Steven Abelowitz, MD, regional medical director, Coastal Kids Pediatrics, Irvine, Calif.; Hospital Pediatrics, May 17, 2022, online

Comparte tu opinión