La ómicron es el más reciente golpe mental para los estadounidenses agotados por la pandemia

MIÉRCOLES, 8 de diciembre de 2021 (HealthDay News) -- Primero, la pandemia de COVID-19 trajo el pánico, con las sucesivas olas de infección y muerte, lo que incluyó la aparición de la variante delta este año.

Entonces, las vacunas ofrecieron la promesa de una recuperación, con una velocidad y a una escala nunca vistas antes.

La ómicron es el más reciente golpe mental para los estadounidenses agotados por la pandemia

Pero ahora, la variante ómicron está haciendo que los estadounidenses pasen por otra montaña rusa emocional, y los expertos en salud mental señalan que esto es lo último que las personas necesitan.

"Pienso que lo que siento y veo más es que muchas personas están llegando al agotamiento y la fatiga", comentó Robert Hayes, consejero y experto en psicología.

La perspectiva de Hayes surge de los años que pasó trabajando como funcionario de salud mental de la Cruz Roja Americana, donde ofreció orientación psicológica a las víctimas de algunos de los peores desastres del país. Entre estos se encuentran la bomba de 1995 en Oklahoma City, el terremoto de 1994 en Los Ángeles, el accidente de American Airlines de 1999 en Little Rock, Arkansas, y el ataque del 11/9 en el Pentágono de EE. UU. en 2001.

Hayes explicó que "nuestro trabajo era en realidad escuchar sus historias. Y por supuesto también intentamos ayudar a las personas a averiguar cuál era su próximo paso, ayudarlas a encontrar una forma de examinar su situación para que pudieran avanzar de nuevo".

Pero esta pandemia, aparentemente interminable, ha traído parálisis, no avance.

"Lo que la mayoría de personas piensan que es una 'vuelta a la normalidad' no ha llegado", anotó. "Están cansadas. Están cansadas de todo esto. Muchas ya ni prestan atención. Porque muchas de ellas se vacunaron. Ahora, su reacción es '¿Qué más quieren que haga?'".

Todo esto lleva a un tipo de "rechazo", añadió Ani Kalayjian, presidenta de la Asociación de Alcance y Prevención del Trauma (Association for Trauma Outreach and Prevention).

"Nos distanciamos, nos pusimos máscaras y nos vacunamos", señaló. "Y pensamos que las cosas mejorarían. Y de pronto, ¡sorpresa! Otra variante.

Esto crea una sensación real de desesperanza", añadió Kalayjian. "Un sentimiento de decepción. Sobre todo con la vacuna, pensamos que volveríamos a la normalidad. Pero esto todavía no ha sucedido. Y ahora, con esta nueva variante, aparece el terrible pensamiento de que en realidad nunca va a acabarse".

El resultado es que el público está tanto "triste como desmoralizado", apuntó Andrea Corn, una psicóloga de Florida que tiene experiencia en el tratamiento de la depresión, la ansiedad, el duelo y la autoestima.

Corn anotó que muchas personas han cumplido las normas de salud pública y han realizado enormes sacrificios personales, al perderse de las vacaciones, las celebraciones y el tiempo irremplazable con los amigos, la familia y los vecinos. Todo eso lo hicieron "con la esperanza de que su alianza con la comunidad médica y la ciencia se vería recompensada con un retroceso de la pandemia", planteó.

En un futuro, un pesimismo tan profundo puede conducir a "una reducción en la capacidad de que les importen las cosas", advirtió Corn.

"Es probable que, si les preguntan, muchos adultos crean que han hecho suficientes sacrificios en estos 20 meses, y que ya no quieran acatar las normas de forma estricta, cuando tantas personas intencionalmente no están dispuestas o se burlan y no hacen lo que se les pide", dijo Corn.

¿Qué se puede hacer para contrarrestar el creciente malestar por la pandemia?

Hayes dijo que lo mejor que las personas pueden hacer es hablar con las demás.

"Muchas personas tienen miedo y se sienten nerviosas, debido a todos los cambios. O debido a la pérdida", anotó Hayes. "Si nos detenemos a hablar con las personas, encontramos que en este punto muchas conocen a alguien que falleció de la COVID. Y escuchar su historia puede ser importantísimo. Porque, en el trauma, las personas de verdad deben contar sus historias".

"Y esto es un trauma", añadió Kalayjian. "Un trauma colectivo. Y tenemos que nombrarlo como tal. Porque no se puede ir a otro país y escapar. Todo el mundo, en todos los lugares, está pasando por una situación similar".

En este sentido, la solución es doble, aseguró. "En primer lugar, identifique y libere sus propias emociones. Cualesquiera que sean. Reconózcalas y sáquelas. De cualquier forma que pueda. Y si necesite, busque la empatía de los grupos de respaldo. Pero libere, libere, libere. Es muy importante sacar esa ansiedad y depresión. Se sentirá mucho mejor".

Kalayjian tiene otro consejo: "Busque a los demás. A las personas mayores. A las personas que de vedad no pueden salir y están completamente solas. Esto le dará una base sólida. Le dará un propósito. Le ayudará a sentir que tiene el control. Le dará un significado más profundo en la vida. Y cuando uno tiene esto, se mantiene con los pies en la tierra", aseguró. "Y si tiene los pies en la tierra, recuperarse puede ser más fácil. Incluso de las peores situaciones".

Más información

Aprenda más sobre el impacto de la COVID en la salud mental en la Organización Mundial de la Salud.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Ani Kalayjian, EdD, president, Association for Trauma Outreach and Prevention, and United Nations consultant on traumatic stress, Cliffside Park, N.J.; Andrea Corn, PsyD, psychologist, Lighthouse Point, Fla.; Robert Hayes, EdD, professor emeritus, psychology, Ball State University, Muncie, Ind., and disaster mental health officer, American Red Cross

Comparte tu opinión