La obesidad podría ayudar a provocar unos períodos más intensos, según un estudio

VIERNES, 9 de abril de 2021 (HealthDay News) -- Las mujeres obesas pueden ser más propensas a tener unos periodos mensuales más intensos, y ahora una nueva investigación ofrece pistas sobre el motivo.

Además de suscitar inflamación, el exceso de peso podría ralentizar el proceso de reparación uterina, informaron investigadores de Reino Unido. La menstruación ocurre cuando el revestimiento del útero (el endometrio) se desprende cada mes, pero el proceso de sanación frena el sangrado de forma que el revestimiento pueda desarrollarse otra vez.

La obesidad podría ayudar a provocar unos períodos más intensos, según un estudio

Los periodos intensos (que se definen como tener que cambiar el tampón o toalla sanitaria tras menos de dos horas o descargar grandes coágulos de sangre) pueden afectar de forma dramática a la calidad de vida de una mujer, señaló la autora del estudio, la Dra. Jacqueline Maybin, investigadora del Centro de Salud Reproductiva MRC de la Universidad de Edimburgo.

"Algunas personas tienen periodos tan intensos que no pueden salir de casa cuando menstrúan, ya que saturan a sus productos menstruales y empapan la ropa", dijo. "Esto resulta en ausencias en el trabajo o la escuela, una mayor carga financiera debida a pagar por productos menstruales adicionales y la incapacidad de cumplir varios roles".

Cuando Maybin y sus colaboradores midieron el índice de masa corporal (IMC) y la pérdida de sangre menstrual de 121 mujeres con ciclos menstruales regulares, encontraron que a medida que el IMC aumentaba, lo mismo ocurría con la pérdida de sangre menstrual. (El IMC es una medida del peso en relación con la estatura). La relación fue débil, pero siguió teniendo una significación estadística después de controlar otros factores que podrían afectar a la pérdida de sangre durante la menstruación, aseguró.

El equipo realizó un estudio complementario con ratonas para comprender mejor por qué unos IMC más altos podrían provocar unos periodos más intensos. Las ratonas a las que se alimentó con una dieta rica en grasa tenían un peso corporal significativamente más alto que las que recibieron una dieta normal. Tras desprender su revestimiento uterino, las ratonas en la dieta rica en grasa mostraron un retraso en la reparación del revestimiento remanente y unos niveles más altos de marcadores inflamatorios que las ratonas en la dieta normal.

Se necesita más investigación para confirmar los hallazgos, pero la pérdida de peso y los antiinflamatorios podrían aligerar los periodos en las mujeres obesas.

"Un método de sentido común sería ofrecer respaldo para perder peso a las mujeres que experimenten un sangrado menstrual intenso y que tengan un IMC alto como parte de su tratamiento", planteó Maybin.

Hay otras causas de un sangrado menstrual intenso, lo que incluye a los trastornos del sangrado, los fibroides u otros tumores anómalos en el útero, anotó.

"Es importante enfatizar que [la pérdida de peso] no debe reemplazar a las investigaciones y el tratamiento de [otras] causas subyacentes de sus periodos intensos", añadió Maybin.

El estudio se publicó en la edición del 9 de abril de la revista Journal of Endocrinology.

La Dra. Andrea Dunaif es profesora de medicina de la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, y jefa de la División de Endocrinología, Diabetes y Enfermedades Óseas del Sistema de Salud Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York. Los nuevos hallazgos reflejan lo que ve en su consultorio.

Unos periodos intensos e irregulares son más comunes en las mujeres con unos IMC más altos, aseguró Dunaif.

Perder peso podría hacer una diferencia para estas mujeres, pero con frecuencia es más fácil decirlo que hacerlo, anotó. Dado lo difícil que es perder peso y no volver a recuperarlo, los médicos con frecuencia tratan los síntomas de los periodos menstruales intensos tras descartar otras causas potenciales.

"Los anticonceptivos orales que contienen las hormonas estrógeno y progestina pueden hacer que el revestimiento uterino sea más delgado, lo que resulta en menos sangrado", señaló Dunaif.

Otros expertos de EE. UU. advirtieron que no se debe suponer de inmediato que la obesidad es la causa de unos periodos más intensos.

"Se necesitan más análisis para ver si hay una patología subyacente, como un pólipo, un fibroma o cáncer de útero", comentó la Dra. Nishath Ali, profesora asistente de obstetricia y ginecología del Colegio de Medicina Baylor, en Houston.

El Dr. Michael Jensen, endocrinólogo de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, se mostró escéptico ante los nuevos hallazgos.

"A medida que aumenta su peso, los mujeres tienden a tener unos periodos más intensos, pero es difícil vincular el modelo ratonil con las mujeres", anotó Jensen. La pérdida de peso podría ayudar a reducir la pérdida de sangre durante la menstruación, pero se necesita más investigación para comprender del todo por qué y cómo la obesidad afecta a la menstruación en las mujeres con sobrepeso u obesas, añadió.

Más información

Aprenda más sobre las causas potenciales del sangrado menstrual intenso en el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Jacqueline Maybin, MBChB, BSc, PhD candidate and researcher, MRC Centre for Reproductive Health, University of Edinburgh, Scotland; Andrea Dunaif, MD, professor, medicine, department of medicine, Icahn School of Medicine, Mount Sinai, and chief, Hilda and J. Lester Gabrilove Division of Endocrinology, Diabetes and Bone Disease, Mount Sinai Health System, New York City; Nishath Ali, MD, assistant professor, obstetrics and gynecology, Baylor College of Medicine, Houston; Michael Jensen, MD, endocrinologist, Mayo Clinic, Rochester, Minn.; Journal of Endocrinology, April 9, 2021

Comparte tu opinión